ANÚNCIATE
PARTICIPA
VISITA TAMBIÉN

Talina Fernández (de 69 años) nos recibió en su casa, y frente al altar donde guarda la urna que contiene las cenizas de su fallecida hija Mariana Levy, y a pocas semanas de que se cumplan 6 años de la trágica muerte de la actriz, Talina nos abrió su corazón.

El 29 de abril de 2005 Mariana Levy falleció cuando tenía apenas 39 años de edad, víctima de un infarto. La actriz iba a bordo de su camioneta en compañía de su esposo José María Fernández 'El Pirru' y sus tres hijos María, Paula y José Emilio, entonces de 9, 3 y 1 año respectivamente, cuando se dio cuenta de que intentaban asaltarlos, y fue tal su miedo, que le ocasionó un ataque fulminante al corazón.

En septiembre del mismo año 'El Pirru' se fue a vivir con la grupera Ana Bárbara, y se casaron el 27 de febrero de 2006, a sólo 10 meses de la tragedia. Esto separó definitivamente a los pequeños de Mariana, ya que mientras Paula y José Emilio se fueron a vivir con su papá y la cantante, María se quedó con su abuela, quien la adoptó legalmente.

En enero de 2009 comenzó un pleito entre Talina y 'El Pirru', ya que ella lo acusaba de no dejarla ver a sus nietos, pero a mediados de 2010 todo se solucionó y la conductora volvió a convivir con los niños.

Ariel López Padilla, padre de María, y Talina acordaron que la niña se quedara con su abuela, ya que la otra alternativa era llevarla a vivir a Miami con su papá, lo que hubiera implicado quitarle todo lo que conoce. A pesar de la distancia Ariel y María no han perdido el contacto.


Platicamos con la conductora justo un día después de que celebró los 15 años de su nieta y estas fueron sus conmovedoras palabras:

- ¿Cómo ha sido verla crecer y convertirse en toda una señorita?

"Ha sido una bendición después de la pérdida de mi hija Mariana. Sabes, María no ha reemplazado a su mami, pero sí es una prolongación de ella".

- ¿Ha sido complicado?
"A estas alturas de mi vida no es lo mismo ser una madre joven que una abuela. Te confieso que ha habido de todo: muchos miedos cuando era más pequeña, cuando se va formando el carácter, pero gracias a Dios he descubierto en ella una jóven dinámica y llena de energía. Es muy amiguera igual que Mariana, eso me hace sentir orgullosa y tranquila, aparte de saber que va por buen camino y es responsable en la escuela".

- ¿Se convirtió en su motor?
"Tengo varios, que son mis hijos, sólo que María es la que más me necesita. ahora pasa por una edad que no es fácil y debo estar pendiente de ella".

- ¿Cuál es la diferencia entre lo que vivió con Mariana en su etapa de adolescente y ahora con María?
"Mi hija tenía novio y María también. No hay diferencia en eso, pero Mariana ya empezaba a incursionar en el medio artístico y lo compaginaba con sus estudios. En cambio mi nieta tiene muchas actividades en el colegio, me ha dicho que no quiere ser artista y hay que respetarla, a lo mejor después cambia de opinión".

- ¿Cómo está su corazón a 6 años de la partida de su hija?
"Lo tengo partido, está roto, y eso no se va a componer nunca. No hay día en que no piense en ella, ni en cuánto la extraño y necesito (se le llenan sus ojos de lágrimas). Eso no lo compone nadie, pero tratas de seguir adelante y buscar alegrías donde se pueda, aunque en el fondo algo se rompió. Me puedes hablar de que han pasado 6 años y creo que pasarán 20, y me dolerá igual. Su falta es apabullante".

Con nostalgia nos confesó que cuida con mucho esmero el altar de Mariana, y siempre le lleva fotografías y recuerdos simbólicos de sus hijos para que vea cómo están creciendo, y finalizó comentándonos que para el aniversario luctuoso de su hija, el próximo 29 de abril, lo único que hará será pensar en ella.


Síguenos en Twitter.


MDR


Opiniones sobre esta nota