ANÚNCIATE
PARTICIPA
VISITA TAMBIÉN
De acuerdo a la Fundación Cimab cada minuto muere una mujer en el mundo debido al cáncer de mama y el 60% se debe a que sus casos se detectaron tardíamente por falta de información.
 
TVNotas.com.mx platicó con una famosa, quien además de ser una gran artista y madre, también es una sobreviviente de este mal, la actriz Evangelina Elizondo, quien amablemente explicó los momentos que vivió al enterarse que sufría cáncer de mama.
 
-Doña Evangelina, cómo descubrió que tenía cáncer de mama?
"Un día, estando de viaje por Estados Unidos, fui a ver a mi médico, el doctor José Salinas y le dije, del lado derecho cerca del hombro tengo una bolita. Me auscultó y me dijo que me tenía que hacer una mastografía; al principio le dije que no tenía tiempo, pero él insistió y me dijo que la harían rápidamente. Me hicieron la mastografía y la señorita enfermera me dijo que la iban a interpretar, por lo que se ausentó más de 30 minutos, así que me vestí y me salí del consultorio. Le dije a la recepcionista que mis resultados se los dieran a mi doctor porque ya me tenía que regresar a México. Pero eso no era cierto, lo que pasa es que yo ya me quería salir del consultorio".
 
-¿Qué pasó después?
"Al día siguiente regresé a México y me habló el doctor Salinas por teléfono, me acuerdo que se me bajó toda la adrenalina hasta los pies, le dije 'mis análisis salieron mal verdad', me contestó 'así es, tienes que volver para que te haga una biopsia'. Pero yo no podía porque en ese entonces estaba grabando 'Mirada de Mujer, así es que le pregunté cómo le hacía en México, por lo que me dijo 'te voy a mandar todo (los resultados de la mastografía) por E-mail y ves a tu médico o que te vea tu yerno' (es gastroenterólogo) y me mandó todo por correo".
 
-Y la revisaron...
"Entonces le hablé a Eduardo Piñeiro, quien es mi yerno y le llevé los estudios que me mandaron por E-mail donde me explicaban que tenía un tumor y era cáncer retinado. Mi yerno me dijo 'mañana a las 7:30 de la mañana te espero en el hospital, porque no te van a aceptar nunca las pruebas por E-mail que mandan de Estados Unidos. Tienen que hacer nuevamente los análisis aquí '. Así que me los hicieron nuevamente y salieron exactamente igual que los otros".
 
-¿Qué pasó después?
"Arreglé todo para que me operaran. Él (su yerno) buscó al médico que lo haría, yo no lo conocía. Cuando nos reunimos con el médico, le pedía a mi familia que se saliera del consultorio, pues quería platicar con él. Le dije 'yo a usted lo acabo de conocer y quiero que me haga un análisis trans-operatorio -que quiere decir que mientras están operando van sacando el tejido y lo van analizando-, y si está mal y tengo cáncer, de una vez me operan, no quiero una biopsia'".
 
-¿Por qué esta decisión?
"Porque yo sentía que la biopsia que les hacen a las personas riega la sangre con los virus del cáncer, entonces yo dije, si está mal de una vez que me operen. Y me dijo 'bueno pero vamos a avisarle a tu familia'. Y dije 'no, yo soy un adulto y yo puedo decidir por mí'. Se sorprendió, me dijo 'Ay Evangelina, pero qué barbardidad, les vamos a avisar, no le avisas a nadie y me operas si estoy mal'. Cuando mi familia me preguntó qué platiqué con el doctor, les dije que si me podía quitar las bolsitas de los ojos, eso fue lo que le dije a mi familia".
 
-Y entonces la operaron...
"Cuando me operaron la bolita de cáncer era muy pequeña, medía 7 milímetros; me quitaron 250 gramos de tejido y 10 ganglios. A la operación entraron mi hermano médico, que ya murió, y también mi yerno. Y me recuperé, tengo 10 años de recuperada".
 
Todos los días le doy gracias a Dios".

 
"Todos los días le doy gracias a Dios, no me pusieron ni siquiera quimioterapia, me pusieron radioterapia por 6 semanas. Yo iba a las 6 de la mañana a que me la pusieran y de ahí me iba a los estudios a grabar 'Mirada de Mujer'". 
 
-Usted apoya a la 'Fundación para nosotras las mujeres' contra el cáncer de mama, platíquenos algo de lo que hace...
"Yo apoyo a todos los que me pidan apoyo, por eso les estoy dando esta entrevista, porque quiero que las mujeres no se sientan mal, al contrario. Mira yo doy pláticas porque las mujeres se deprimen mucho y las veo que llegan como si estuvieran moribundas y les digo 'No, no tienen que estar así, en primer lugar si van a durar un día o van a durar un siglo, pues vívanlo bien, porque además lo que va a ser, será. Y a mí no me importa tener un pecho más chico que el otro ni me voy a poner una prótesis ni voy a hacer nada, absolutamente nada.

"¿Sabes cómo le digo a mi hija? 'Ay mi'ja me duele mucho la cintura o la cadera' y me dice, 'pues mami que te recete mi marido, que te dé algo' y le digo 'no, si Dios quiere que me duela que me duela (risas) y se acabó. Y el dolor se me pasa, y aquí estoy, a punto de cumplir 82 años (28 de abril), así es que gracias a Dios".
 
Las mujeres deben aprender a revisarse".


-¿Qué consejo les da a las mujeres para detectar esta enfermedad?
"Tienen que palparse sus mamas, cuando menos una vez al mes o cada 15 días mientras se bañan. Cualquier diferencia que sientan inmediatamente tienen que acudir con su doctor para que les hagan un análisis. Soy una sobreviviente del cáncer. Yo les digo a las mujeres que ahora ya hay muchas curaciones para el cáncer y muchos tratamientos, pero tienen que estarse palpando, a mí ya me enseñaron cómo.
 
"El consejo que les doy es que ocupen su vida cada minuto porque cada minuto que se va no vuelve y que no van a vivir exactamente lo que quieran los médicos, van a vivir lo que es su vida y va a terminar cuando deba de terminar. En otras personas terminará muy fatalmente y en otras muy alegremente y en otras muy grandes y otras muy jóvenes. Yo tengo un nieto que perdí a los 17 años y era muy joven y no tenía cáncer. Son cosas que uno va pasando en la vida y mientras estamos vivos aquí estamos para hacer algo. Si tienen una hora de felicidad, que la gocen, si tienen un siglo de felicidad, que lo gocen. Que se dediquen a hacer lo que les gusta hacer, que no dejen de atenderse, lo que les digan sus médicos que no dejen su quimioterapia o radioterapia", finalizó alegre y optimista.
 
Además de la Fundación para nosotras las Mujeres, existe la Fundación Cimab -nacida en octubre de 2002- que también ayuda a atacar el problema del cáncer de mama haciendo campañas educativas.

Entre las campañas destaca la denominada 'Favor de Tocar', en la que han participado famosas y famosos como Jacqueline Bracamontes, Bárbara Mori, Galilea Montijo, Aylín Mujica, Patricia Manterola, Susana Zabaleta, Benny, Celina del Villar, Carmen Salinas, el guardameta Memo Ochoa, El hijo de El Santo y Claudia Lizaldi, con el fin de que más mujeres se toquen sus mamas y así poder detectar a tiempo la enfermedad.

Síguenos en Twitter

GY

Opiniones sobre esta nota