ANÚNCIATE
PARTICIPA
VISITA TAMBIÉN
Arturo Peniche y su esposa.

Arturo Peniche y su esposa.

No sólo es un galán de telenovela y de teatro, Arturo Peniche, a sus 44 años, es un hombre de familia; tiene 29 de casado y asegura que ha sido muy feliz con su esposa Gaby, con quien procreó dos hijos: Brandon, de 21, y Khiabet, de 23 (el primero también es actor y la mayor puso un restaurante).

Arturo, a quien recientemente vimos en la repetición de Alborada nos reveló íntimos secretos.

-¿Tú ya cuánto tienes de casado?

“Llevamos 29 años y 31 de conocernos; francamente han sido maravillosos”.

-¿Después de tantos años todavía existen situaciones por las que pelean?

“Algunas, sobre todo porque Gaby siempre está pensando en sus hijos y en el perro. Si por mí fuera, estaría al cien por ciento con mi mujer.

-¿Entonces sigues buscando ese tiempo para estar sólo con tu mujer?
“Claro. Hace unos días nos fuimos solos una semana completa para era estar ella y yo, platicar y reencontrarnos. Nos la pasamos maravilloso y le dije: ‘han sido las mejores vacaciones de mi vida’, porque ahora sí estuvimos solitos, sin celulares ni nada y fue muy padre, algo que me permitió reencontrarme con mi esposa y con ese amor que percibí desde que la vi por primera vez”.

-¿Qué hicieron durante esas vacaciones?
“Estuvimos en Acapulco; me fui con un sombrero y unos lentes que jamás me quité, ni en la alberca, y nadie se acercó a pedirme un autógrafo, no me reconocieron y fue bonito estar en muchos lugares”.

-¿Y la parte de la pasión sigue presente a 29 años de casados?
“Claro. Nosotros como pareja tenemos un ritmo sexual activo, que también es recomendable para todas las parejas. Es muy importante en las relaciones decir lo que te gusta y lo que no”.

-¿Sigues amando a tu esposa a pesar del tiempo?
“Por supuesto. Hay amigos que me dicen: ‘¿a poco amas tanto a tu esposa?’, y siempre les contesto: ‘si es mi proyecto de vida, cómo no la voy a amar’.

-¿Qué consejos le darías a los matrimonios jóvenes?
“Todos somos distintos, pero lo que sí es importante es no traer los problemas del trabajo a la casa. Parte primordial es la comunicación en cualquier relación y poner límites; y aunque es un matrimonio, también somos entes individuales y hay que respetarnos", concluyó.

Síguenos en Twitter y Facebook

CA

Opiniones sobre esta nota