ANÚNCIATE
PARTICIPA
VISITA TAMBIÉN

La guapa conductora Raquel Bigorra (de 38 años) y su esposo Alejandro Gavira (de 44) se fueron una semana de crucero por el Caribe y al respecto, platicamos con la conductora de 'Venga la Alegría' para que nos contara sobre este inolvidable viaje.
Durante el viaje, Raquel posó de distintas maneras para su marido en las playas de Saint Martin.

Durante el viaje, Raquel posó de distintas maneras para su marido en las playas de Saint Martin.


-Te ves muy guapa...
"Gracias, es que mi esposo Alejandro tenía muchas ganas de hacerme unas fotos y aprovechamos la locación. En el crucero me compré un traje de baño y antes de irme de viaje me cuidé, ya que la comida era tipo buffet y fue pura comedera; me destrampé”.

-¿Y con Alejandrito y tu sobrina cerca se te movió el instinto maternal?
“Así es. Toda la familia ya lo quiere, pero los días no coinciden; me decían: 'vas a ir al crucero y regresarás con tu bebé', aunque no fueron días buenos, por lo que bajamos del crucero sin un hijo. Sí hacemos la tarea y hay mucho arrumaco, pero no llegó. Tampoco quitamos el dedo del renglón; esperemos que Dios nos dé la bendición de un pequeñito".

-¿Crees que no era el tiempo exacto?, ya que tienes mucho trabajo...
"No, porque deberíamos ajustar los tiempos. Cuando pegue ya veremos cómo nos acomodamos; pero los dos tenemos ganas de formar una familia y nos lo merecemos. En fin, ya veremos, aunque sí queremos un hijo".

-¿Te gustaría adoptar un bebé?
"No hemos platicado sobre la adopción. Fuimos al doctor y todo está perfecto, por tanto, es algo que hasta que Dios diga. Ahorita no nos estamos cuidando, para poder encargar, así que puede ser en cualquier momento. Ojalá que no me den la buena noticia en estos días, porque de la emoción se me van a olvidar mis diálogos de la obra (ríe)".

-Será un bebé muy esperado...
"Así es, pero vamos con calma".

-¿Disfrutas estar al lado de Alejandro?
"Por supuesto, trato de apapacharlo y cumplirle sus deseos. Lo complazco en todo. Nos consentimos, nos hacemos piojito, masajito, andamos de arrumaco. Siempre que vamos a comer o cenar, andamos tomados de la mano. Él me consiente mucho, por eso digo que somos una pareja muégano. Además, en mi trabajo todos lo quieren y conocen", finalizó la cubana.

Síguenos en Twitter y Facebook

También estamos en Google +


MDR


Opiniones sobre esta nota