ANÚNCIATE
PARTICIPA
VISITA TAMBIÉN
La apariencia de la menor, no fue del gusto de su papá

La apariencia de la menor, no fue del gusto de su papá


En una pequeña provincia china los habitantes se vieron sorprendidos cuando Jian Feng solicitó el divorcio de su esposa por considerar fea a su hija recién nacida.

Pues el problema comenzó con el nacimiento de la primera hija de la pareja, ya que el padre no encontró parecido de la recién nacida con ninguno de sus progenitores y sospecho de una infidelidad; ante las presiones, su esposa le confesó que en realidad ella sí se parecía a la pequeña.

La joven mujer no era muy agraciada en su juventud, por lo que se sometió a varias y costosas cirugías antes de conocer a su esposo, gastando al rededor de 100 mil dólares en su cambio, situación que no le confesó a su pareja cuando se conocieron.

Molesto por el engaño, inconforme con la apariencia de su pequeña hija y tras conocer la verdadera apariencia de su esposa, Feng pidió la anulación del matrimonio y una millonaria indemnización, resaltando que 'de haberla conocido al natural, jamás me habría casado con ella'.

Alegando que se casó bajo engaños y tras varios meses de juicio, Feng obtuvo la poco despreciable suma de 120 mil dólares como compensación.

La esposa se sometió a varias cirugías

La esposa se sometió a varias cirugías



Síguenos en Twitter y Facebook

También estamos en Google +


OF
Síguenos en:

Opiniones sobre esta nota