ANÚNCIATE
PARTICIPA
VISITA TAMBIÉN
Charm y Brittani son las hijas perfectas del cirujano plástico, Michael Niccole.

Charm y Brittani son las hijas perfectas del cirujano plástico, Michael Niccole.


Las hermanas, Brittani y Charm son la sensación en California, Estados Unidos, gracias a su belleza y esculturales cuerpos. Sin embargo, su padre, el cirujano plástico, Michael Niccole, es la mente detrás de estos envidiables cuerpos, pues desde que las chicas tenían 10 años, las sometió al bisturí para convertirlas en "las hijas perfectas". 
 
Ahora, a sus 25 años, las chicas se sienten orgullosas por haber entrado al quirófano desde pequeñas y aceptan que han recibido aumento de busto, aplicación de botox e inyecciones de colágeno en varias ocasiones. 
 
Las chicas se someten a tratamientos mensuales desde los 10 años.

Las chicas se someten a tratamientos mensuales desde los 10 años.

La primera cirugía cosmética a la que se sometieron, fue a los 18 años de edad, aunque la primera vez que visitaron el quirófano fue a los 10 para arreglar un desperfecto en el ombligo de cada una. 
 
Charm y Brittani ya están acostumbradas a recibir tratamientos mensuales, administrados por su padre, Michael. 
 
 
Las hermanas son muy unidas, a pesar de que una de ellas es adoptada.

Las hermanas son muy unidas, a pesar de que una de ellas es adoptada.

La apariencia de las chicas ha ayudado considerablemente al negocio de Niccole, quien gracias a los resultados que ha obtenido en sus hijas, su nombre se ha vuelto muy popular entre la gente que busca cambiar su imagen física mediante una cirugía plástica. 

PADRES ¿OBSESIONADOS CON LA BELLEZA?
 
 
Sus esculturales cuerpos han hecho muy popular a su padre como cirujano.

Sus esculturales cuerpos han hecho muy popular a su padre como cirujano.

En Inglaterra, otro caso de padres que llevan a sus hijos al quirófano, es el del británico Lawrence Kirwan, quien ha dicho que quiere operar a su hija Ophelia, de tan sólo 2 años, para suavizar los rasgos faciales del síndrome de down que la pequeña padece. 
 
La cirugía que propone el padre de Ophelia actuaría sólo a nivel facial y no modificaría, de ninguna manera, las características genéticas de la enfermedad. No obstante, podría modificar la lengua de la paciente y ayudarle a contrarrestar problemas en el habla, y también se podrían modificar sus manos para que pueda sujetar objetos. 
 
Este caso ha causado polémica entre los medios de comunicación y abierto debates sobre si este tipo de intervenciones son éticas o no, no dejando de lado la corta edad de la pequeña. 

ML
Síguenos en:

Opiniones sobre esta nota