ANÚNCIATE
PARTICIPA
VISITA TAMBIÉN

Dentro de los muros del monasterio sevillano de San Leandro, 24 las monjas agustinas convivían entregadas a la oración, a la elaboración de dulces y a labores de costura, pero de pronto se dieron a conocer porque juegan basquetbol a ‘la hora del recreo’.

No es la primera vez que saltan a la ‘fama’: ya una vez salieron en periódicos españoles por lo rico de sus dulces de yemas; luego por una deuda contraída por arreglar parte del monasterio que tenía goteras.



Tras estar en número rojos, tuvieron que malvivir y comer de la beneficencia, pero ellas no obstante buscan ratos de buen humor y recreo.

Y hace unas semanas, tras una visita al lugar, el Alcade de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, se dio cuenta que tenían la canasta rota y el balón ponchado, por lo que buscó que las ayudaran a tener en buen estado los elementos para practicar su deporte favorito.

Aprovechando el Mundial de Baloncento habló con el presidente de la Federación Española, el sevillano José Luis Sáez, para ayudar a las deportivas mujeres.

Fue así que llegó al patio una canasta digna y 20 balones, ante lo cual la madre Natividad, una de las responsables del convento, dijo: “les puse la canasta hace 14 años. Aquí llevamos una vida muy sedentaria y un poco de ejercicio es muy positivo. Además, muchas de las monjas vienen de África y allí están acostumbradas a moverse mucho”.

Monjas juegan baloncesto

 

VTM

Síguenos en:

Opiniones sobre esta nota