ANÚNCIATE
PARTICIPA
VISITA TAMBIÉN

Daniel Bisogno y su esposa están a días de recibir a su primera hija, Michaela.

Daniel Bisogno y su esposa están a días de recibir a su primera hija, Michaela.



Como buen anfitrión que es, Daniel Bisogno, de 40 años, nos abrió las puertas de su hogar para platicarnos del hermoso momento que vive al lado de su esposa, Cristina Riva Palacio Bahnsem, de 27, quien ya tiene 36 semanas de embarazo.

Además, por primera vez, la feliz pareja nos mostró la habitación de Michaela, quien se espera que nazca a finales de febrero o principios de marzo, por lo que el conductor de 'Ventaneando' tendrá que hacer una pequeña pausa en su gira de teatro con la obra 'El sirenito', pues su mujer quiere que esté a su lado en el parto.

-Daniel, ¿ya te entrenaste para cambiar pañales, preparar mamilas y bañarla?

"Nunca en mi vida he cambiado un pañal ni voy a hacerlo jamás (ríe), ¡no pienso hacerlo!, por eso me estoy esforzando tanto en el trabajo, para tener a alquilen que nos eche la mano para cambiarle los pañales a Michaela".

"Espero que tenga el físico de la mamá y mi sentido del humor".



-¿Qué pasará si sólo estás tú con ella?

"Quizás en algún momento voy a hacerlo, ni modo; ojalá que no se dé con mucha frecuencia. También Cristina insiste en que tengo que estar en el parto, ¡y no estoy de acuerdo! Antes no se usaba eso, tan feliz que era el papá en la sala de espera aguardando la noticia de que ya había nacido. Como vamos, creo que me van a terminar poniéndome oxigeno a mí".

-O sea, que vas a entrar al parto obligado por Cristina…

"La verdad, sí, estoy seguro de que voy a desmayarme y me van a atender a un lado de ella (ríe). La verdad es que no me gusta y no aguanto eso de ver sangre; tengo terror, pero qué le vamos a hacer, Cristina quiere que entre". Interrumpe Cristina: "es su hija, por lo tanto el papá tiene que estar ahí. Yo deseo que los primeros que vean a la niña sean sus papás, y quiero ver la cara de Daniel; la mamá ya la tuvo y sintió durante nueve meses, le toca al papá recibirla y cortarle el cordón umbilical, y aunque a Daniel no le da emoción, a mí sí".

Síguenos en:

Opiniones sobre esta nota