TVNotasLogoTVNOTAS

Trío con un robot sexual
Consultorio Sexual
Consejos
Consultorio Sexual

Quiero hacer un trío con un robot sexual, pero no quiero que mi pareja piense que soy una pervertida

27 de Noviembre del 2017 por @TVNotasmx / Foto: iStock
Consultorio Sexual

Buscando con quién hacerlo, me encontré esto en internet, ¿qué hago?

Doctor, tengo 35 años y mi pareja y yo estamos pensando en tener un trío, pero buscando con quién hacerlo, me encontré en internet que hay posibilidad de conseguir un robot sexual. No le he dicho a mi novio, pero me intriga más hacerlo con un robot que con una persona, aunque me da miedo que él piense que soy una pervertida; ¿es normal que sienta ese tipo de deseos?

Trío con un robot sexual

Respuesta 

Pienso que aunque la tecnología está muy avanzada, jamás va a poder desarrollar emociones y sentimientos que sólo el humano te puede proporcionar; sería muy difícil que un robot pudiera impregnarte de ternura e incluso de la misma pasión; lo más que puede llegar a desarrollar como ventaja sexual tecnológica es la velocidad o la intensidad, eso sí. Por ejemplo, lo vemos simplemente con los vibradores: un pene jamás se va a poder mover a la velocidad de uno, sin embargo, de ahí a que el robot pueda provocarte el sentimiento de amor, francamente lo dudo mucho. A lo mejor, el robot puede cargarte o sujetarte en posiciones que tal vez un ser humano no podría tan fácilmente, ya que requeriría estar muy fuerte o musculoso, pero de ahí a que los besos en la boca puedan ser sustituidos por una máquina, y que tú sientas placer con la lengua artificial del robot, no lo creo, pues vuelvo al punto, todo esto implica emociones y también sensaciones humanas que difícilmente pueden ser igualadas por la tecnología. Es distinto que me digas que utilizar un dildo o un vibrador te puede ayudar como coadyuvante sexual, eso sí, por rapidez, intensidad o forma, pero provocar y transmitir emociones humanas... ¡eso es imposible!

Los besos no pueden ser sustituidos por una máquina

KD

Tags: 
Trío
Robot sexual
Tecnología
Besos