TVNotasLogoTVNOTAS

Maestro de karate enseña a mujeres a defenderse ¡hasta con el celular!

08 de Marzo del 2017 por Raúl Campos / Foto: ENRIQUE ORDÓÑEZ

¡Basta de abusos... adiós al ‘sexo débil’! 
 

Desde niño, Carlos Ramírez se adentró al mundo de las artes marciales, en especial el taekwondo, pero pasó el tiempo y necesitaba costear sus estudios en Derecho, por lo que empezó a dar clases del combate surcoreano. Curiosamente, la mayoría de sus alumnos eran mujeres, que buscaban una forma de protegerse ante el acoso y la violencia masculina. 

Por ello, y sumado a la sugerencia de una de sus pupilas, hace un año creó a las Mariposas Negras, un grupo compuesto exclusivamente por damas, al que le imparte los conocimientos necesarios sobre cómo defenderse ante las agresiones, físicas verbales y cibernéticas.


-¿Por qué fundaste Mariposas Negras?

“El grupo nació cuando una de las chicas, que conozco desde hace años, se me acercó y me dijo: ‘me interesaría aprender de todo lo que sabes en cuanto a seguridad, ¿por qué no haces una clase para mujeres?, pues fui a una y no me agradó’. Me platicó las carencias a donde había ido, y con eso estructuré el proyecto. Empezamos hace poco más de un año con tres mujeres, y cada vez son más”.

-¿Exactamente qué les enseñas?

Busco la concientización, prevención y reacción, en caso de ser necesarias ante un delito. Vivimos en una ciudad caótica (CDMX), en donde la violencia es pan de cada día, y uno de los sectores más expuestos es el de las mujeres; son el blanco fácil para muchos delincuentes, y algunos sólo van contra ellas”.

-Oye, ¿por qué consideras que las mujeres son blanco fácil?

“Creo que hay una mala imagen en el entorno social, pues las vemos como el sexo débil, y ése es uno de los estigmas que queremos quitar aquí, porque ellas pueden hacer lo que sea”.


-¿Las clases cómo son?

“Integro diversas técnicas, de hecho, ni siquiera lo consideramos como arte marcial como tal, sino como una integración de estilos de combate en pro de la seguridad; por ejemplo, hay técnicas de taekwondo, boxeo, mucho pateo, llaves, jiu jitsu, grappling. Les muestro formas de desarme, y hasta un entrenamiento para improvisar con lo que tengan en el bolsillo, como una pluma, lápiz, llaves o celular. Todo esto es apegado a una situación urbana. También les instruyo sobre ciberseguridad, cómo evitar ser víctimas de esto, la forma en que actúa el ciberdelincuente; prevenir cosas como la suplantación de identidad, geolocalizar familiares, y a las que son madres, les doy tips para que sus hijos no caigan en delitos”.

-¿Cuál es la importancia de que ellas sepan defenderse?

“La seguridad es una necesidad, no un lujo ni un gusto, y más en una ciudad como ésta, donde la vida de uno corre peligro todos los días. Sin embargo, aún hay chicas que prefieren gastar en uñas de acrílico, que en clases de seguridad”, finalizó.