TVNotasLogoTVNOTAS

Pedro Infante se provocó callos, para su papel de Tizoc.
Espectáculos México

5 curiosidades sobre Pedro Infante, ídolo de Guamúchil

15 de Abril del 2019 por TVNotas / Foto: Instagram/Clasos

Aquí te contamos los secretos del ídolo de Guamúchil; desde fotos sin ropa hasta un noble gesto que fue revelado tras su muerte.

Publicidad Kuxtal
1. Se fotografió sin ropa.
 
En 1991 se exhibió, en el Palacio de Bellas Artes, en México, una imagen en la que aparece desnudo y enjabonado en el patio de su casa, en Mérida.
 
2.  Fue devoto de la Guadalupana.
 
Fue muy devoto de la Virgen de Guadalupe, por lo que el 23 de octubre de 1954 condujo un maratón televisivo en beneficio de la Basílica de Guadalupe, en la que durante 30 horas cantó y presentó a otros artistas. Recaudó un millón trescientos mil pesos. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Pedro Infante (@pedroinfante18) on

 
3. Se provocó callos.
 
Fue tal su dedicación para la película Tizoc (1956), por la que ganó el Oso de Oro, que antes de empezar a filmarla usaba a diario sandalias de cuero (caites), para que le produjeran callos, y así, interpretar mejor la manera de caminar de su personaje.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Pedro Infante (@pedroinfante18) on

 
4. Era carpintero.
 
Debido a la falta de dinero en su familia, Pedro Infante dejó la escuela y comenzó a trabajar en una carpintería. Alguna vez dijó que se sentía orgulloso de eso por ser el "oficio de Cristo"; de hecho, él construyó la que sería su primera guitarra.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Pedro Infante (@pedroinfante18) on

 
5. Regaló su sapare de Saltillo a un hombre que tiritaba de frío.
 
Se cuenta que Pedro Infante tenía un hermoso sarape de Saltillo que muchos famosos y generales de división querían, pero él se los negó. No obstante, en una ocasión cuando él estaba en Guadalajara junto con José Alfredo Jiménez  se detuvieron en un puesto de comida que era atendido por un anciano que tiritaba de frío; y al verlo, Pedro Infante le regaló su famoso sarape.