LogoTVNOTAS
Redaccion TvNotas
Espectáculos México
17 de Diciembre del 2016 por Juan Pablo Méndez / Foto: Jorge Neri

Marco Antonio Regil: “No fue que se me subiera la fama, sino que estaba agotado y de mal humor”

El conductor de 46 años comenzó su carrera a los 15 y ya lleva 31 los medios de comunicación, gozando del cariño de la gente.

Marco Antonio Regil, de 46 años, está muy contento por los logros que ha conseguido; sin embargo, en su corazón tiene que aprender a vivir con el dolor de ver a su mamá, doña Irma, de 84, enferma de Alzheimer. 

Platicamos con él y nos contó un poco más de su vida personal, sentimental, de sus planes a futuro, triunfos y los difíciles momentos que ha pasado.

-¿Cómo fue tu infancia?

“Nací en Tijuana, y a los dos años me trajeron a la CDMX, donde pasé la mayor parte de mi infancia, aunque me la salté un poco, porque tenía muchos adultos a mi alrededor, además de la urgencia de crecer, ya que me dolía ver a mi mamá trabajando y sufriendo, pues ser una mujer divorciada no era bien visto. En algún momento quise ser el papá de mi madre, y volverme responsable de ella”.

-¿Te has imaginado cómo habría sido vivir con tu padre?

“Él era una persona muy brillante, fue coronel del Ejército, piloto aviador, escribió libros; fue fundador de la Policía Federal de Caminos, pero era alcohólico y estaba enfermo. Desde chico sabía eso, entonces, ni siquiera me le acercaba al alcohol ni a las drogas, porque mi papá destruyó su vida, y no quería hacer eso con la mía. Llego a tomarme una copa, pero son contadas las ocasiones. 


Prefiero ser hijo de una madre soltera, que haber crecido con un padre con el que me hubiera tocado vivir cosas muy feas, como la violencia intrafamiliar”.

-¿Cómo incursionaste en los medios?

“Empecé como locutor a los 15 años en Ciudad Obregón, Sonora, luego hice radio y televisión en Tijuana, y después en la CDMX”.

-¿Se te subió la fama en algún momento?

“Como las oportunidades me fueron llegando poco a poco, no se me indigestó tanto. Cuando resultó difícil asimilarla fue en 1997, tenía 12 años de trabajar en esto; se me presentó el programa de Atínale al precio, y ahí se vino muy fuerte la presión, me estresaba mucho, y mi salud empezó a tronar. En 1998 visitaba a cada rato el hospital, me enfermaba de colitis, gastritis y esofagitis. Estaba mal, pues quería aprovechar las oportunidades, decía que sí a todo, me costó trabajo decir que no y balancear mi vida. Me dio ansiedad saber que ya había logrado todo, y me daba miedo perderlo. No fue tanto que se me subiera a la cabeza, sino que estaba estresado, agotado y andaba de mal humor, por eso pensaban que ya me había mareado”.

-¿Crees que has cumplido tus sueños? “Todavía no. Tengo tres: uno es publicar mi primer libro, que ya estoy escribiendo; otro, hacer mi propio programa de televisión, producido por mí; y el último, contar con un canal en YouTube, donde pueda hablar de sexualidad, crecimiento personal, educación, animales, y libertad financiera, entre otras cosas que me parecen relevantes”.