LogoTVNOTAS
Rene Ortiz abre su corazón
Espectáculos México
31 de Julio del 2021 por María Montoya / @TVNotasmx / Foto: Cortesía

René Ortiz de Kabah recuerda cómo cambió su vida tras la muerte de su padre

El padre del cantante perdió la vida durante el terremoto del 85.

 El terremoto del 19 de septiembre de 1985 marcó completamente a René Ortiz, de 47 años, pues ese día,
lamentablemente perdió a su padre y todo patrimonio; desde entonces, junto a su hermana tuvo que buscar nuevas formas de apoyar a su mamá, salir adelante y seguir estudiando. Más tarde, gracias a su talento y capacidad de hacer amigos, conoció a otros jóvenes con los que inició Kabah, grupo que le ha traído éxito, dinero y logros profesionales, y que lo ha hecho llegar donde está actualmente. De esto y más nos cuenta el cantante.
 
-René, ¿dónde naciste?
“En la CDMX, el 29 de noviembre de 1973, en una familia pequeña conformada por mis padres y mi hermana menor. Mi papá fue comerciante, pero falleció en el terremoto del 85... mi mamá nos llevó a la escuela a mi hermana y a mí, y justo cuando nos estaba dejando, empezó el terremoto; mi papá seguía en nuestro departamento de la colonia Roma y tristemente ahí quedó atrapado”. 
 
-Fue un golpe muy duro, ¿cómo cambió la vida de tu familia?
“Sí, cambió por completo; mis abuelos nos echaron la mano dándonos hospedaje y mi mamá tuvo que hacerla de papá desde entonces y trabajar doble. Aprendimos a echarle ganas al doble y mantener una beca y poder estudiar”.
 
-¿Esto cambió tu forma de ser y de ver las cosas?
“Sí, yo era muy apegado a mi papá y tuve que acostumbrarme a estar sin él. Pese a todo, tuve una infancia bonita y una familia muy unida, todos nos apoyaron. En la escuela también me ayudaron mis compañeros, me prestaron y regalaron ropa cuando me quedé sin nada”.
 
 
 
-Comenzaste a valorar lo importante...
“Sí, y creo que por eso mismo soy muy tranquilo y tengo mucha paciencia, sé valorar la vida de otra manera y no me enojo por cosas que no valen la pena”.
 
-¿Cómo conociste a los de Kabah?
“Además de la escuela y los deportes, me encantaba estar en todas las actividades extracurriculares, sobre todo teatro y música. Ahí pude convivir con alumnos de otras escuelas y así hice amistad con Fede y Apio; después armamos un grupo de hobby y ensayábamos en su garaje”.
 
-¿Cómo llegaron los demás?
“Daniela era mi novia de la escuela; no íbamos juntos, pero ahí le eché el ojo. Siempre me acompañaba a ensayar y un día me dijo: ‘Me gustaría estar en el grupo’, y aceptamos. María José andaba con uno de los hermanos de Fede, y de vernos ensayar, se animó a entrarle. Nos tomábamos muy en serio lo del grupo, poníamos coreografías, componíamos y jugábamos a que nos entrevistaban”.
 
-¿De quién fue la idea de ponerle Kabah?
“Leímos el nombre en un libro de cocina maya, y como queríamos representar de alguna forma a México, lo elegimos”.
 
Rene Ortiz Kabah
 
-¿Ustedes registraron el nombre del grupo?
“No, lo hizo Rodrigo, un chavo que trabajaba con nosotros como mánager; después de una riña nos dijo que iría con Luis de Llano a darle nuestras canciones para que hiciera Kabah sin nosotros”.
 
-¿Qué hicieron al enterarse?
“Buscamos el número de Televisa, marcamos a las oficinas de Luis de Llano y pedimos una cita, y nos la dieron (ríe); nosotros íbamos a reclamar lo nuestro, pero nos apoyaron”. 
 
-¿Firmaron algún contrato?
“Nuestros papás, porque aún éramos menores. La única condición fue que teníamos que seguir estudiando; yo terminé mi carrera en Ciencias de la Comunicación”.
 
-¿Fue difícil estudiar y estar en el grupo?
“La verdad, sí; fue una época movida. Luis de Llano tenía una escuela llamada Conceptos, ahí ensayábamos y nos daban clases de canto, baile y conducción; en el 94 entramos al concurso de Valores Juveniles Bacardi y ganamos el primer lugar, a partir de ahí nos dimos a notar”. 
 
Kabah se separa
 
-¿Cuál fue el motivo del final de Kabah? 
“En 2005 decidimos cortar el proyecto y dejarlo como una experiencia bonita, padre, divertida, que nos inspiró a hacer otras cosas”.
 
-¿Y qué haces cuando acaba Kabah?
“Quise probar nuevas cosas, y por azares del destino empecé a hacer cosas de mi carrera, relaciones públicas en eventos, restaurantes, antros, y me empezó a ir muy bien”.
 
-¿Te casaste?
“Sí, con Esmeralda Lamar; yo tenía 25, y me divorcié nueve años después por común acuerdo, no hubo terceros. La idea era tener una familia, queríamos hijos, pero el trabajo de ambos nunca nos dio espacio”.
 
¿Cuánto tiempo pasó para que te dieras la oportunidad de tener novia?
“Como año y medio. Mi actual pareja se llama Daniela Ortiz, tenemos nueve años de estar juntos, y desde hace cinco somos socios de una agencia llamada Royal Management; a partir de la pandemia empezamos a vivir juntos y hemos pasado la prueba, nos queremos casar”.
 
René y su novia
 
¿Cómo se da el reencuentro con Kabah?
“Aunque ya no estábamos juntos como grupo, nos juntábamos seguido. En 2014 se acercó Ari Borovoy a nosotros y nos coqueteó para que estuviéramos en el aniversario de OV7, no recuerdo cuál, y todos aceptamos. Nos recibieron increíble, no imaginábamos esa reacción. Luego dijimos: ‘¿Por qué no hacemos más conciertos de Kabah-OV7 y a ver qué pasa?’, y vendimos todo; ahí empezó otra historia”.
 
-La nostalgia vende...
“Claro, y fue algo bien padre. Yo ya me había retirado de las relaciones públicas, estaba cantando con Fabulosos 90’s, hice más de 100 conciertos Kabah-OV7; luego termina y empieza la gira de Únete a la Fiesta y después nos unimos al 90’s Pop Tour”.
 
-Y el grupo sigue vigente...
“Sí, no hemos parado; incluso en pandemia hemos dado shows streaming”, finalizó.
 
Kabah reencuentro