LogoTVNOTAS
Catfetería TVNotas
Gente Ejemplar
07 de Octubre del 2020 por Dana Estrada / Foto: Enrique Ordóñez
Para los amantes de los gatos te presentamos la primera cafetería catfriendly

Se llama Gazzu y es el único lugar en la ciudad donde puedes acariciar gatitos mientras comes.

Hace cuatro años y medio, en la colonia Condesa, en la alcaldía Cuauhtémoc, se abrió uno de los restaurantes más curiosos, especiales y tiernos de la CDMX: Catfecito, un lugar donde todos los platillos y bebidas tienen forma de gato; además, mientras los disfrutas, puedes convivir y acariciar a más de 10 mininos, quienes te esperan para robarte el corazón y animarte a adoptarlos. Platicamos con Claudia Helena Zetina, la dueña del lugar, y nos dio más detalles sobre él:
 
-¿Qué es y cómo surge este lugar?
“Surgió hace cuatro años y medio para promover la adopción de gatos y recaudar fondos para mantener nuestro albergue y asociación civil llamado: La Casa del Gato Gazzu”. 
 
-¿Para qué son los fondos?
“Todo lo que se recauda con las ventas, va directo para pagar esterilizaciones, tratamientos médicos, alimentos, arena y todo lo que los gatos de la fundación necesiten”.

-¿Y qué es lo divertido de este café?
“Todo, pero sin duda, acariciar y convivir con nuestros gatitos que están en adopción es lo mejor; ésta ha sido la forma más ingeniosa para formar familias. Además, nuestro menú es único, no se encuentra en ningún lado”. 
Así es por fuera
 
 
-Cuéntanos sobre el menú...
“Todo es con temática de gatos. Tenemos hamburguesas, malteadas, pasteles, brownies, macarrones, sushi, y hasta cerveza Meow... todo aquí tiene el rostro de nuestros gatunos y también se pueden hacer pedidos especiales; algunos clientes nos traen la fotografía de su gato y nosotros lo hacemos en pastel, ya sea para comer aquí o llevárselo". 
 
-¿Cómo se ha recibido este concepto?
“Super bien. Hay una gran comunidad amante de los gatos que busca vivir esta experiencia, y los que no son tan amantes de estos peludos, al final salen enamorados de ellos. Nos han visitado de todos los estados y otros países”.
 
-Descríbenos la experiencia de venir..
“Es única y acogedora. Somos un local pequeño, pero lleno de rascaderos y columpios para los gatos. A entrar los ves libres, jugando, durmiendo, haciendo de todo”.
 
-¿Cuál es el proceso para comer en Catfecito durante esta pandemia?
“Debe ser por reservación, ya que por las medidas sanitarias sólo tenemos un espacio para ocho personas, con cubrebocas y sana distancia. El costo de una comida completa es de 200 pesos; son para la fundación”.
Los animalitos conviven con los clientes.
 
-¿Y cómo les ha ido con esta situación?
“Fueron meses muy difíciles, pero estamos esforzándonos. La pandemia también nos dejó varios gatitos sin hogar, ya que sus dueños murieron por Covid, los abandonaron o ya no pudieron mantenerlos, y ahora los tenemos aquí buscando un hogar”.
 
-¿La adopción cómo es?
“Tenemos una lista de posibles adoptantes. Los visitamos para saber cuál es el espacio donde vivirá el gato, investigamos y nos cercioramos de que no sea por impulso; una vez que son aceptados, se les entrega el gatito de su preferencia, vacunado, desparasitado, esterilizado y con un estudio de leucemia felina”.
 
-¿Han conseguido muchos adoptantes?
“Sí, nuestra tasa de adopción anual es de 300 gatos; esto es gracias a que son personas que vienen a vivir la experiencia, conocen al gato y se enamoran de él. Nos ha funcionado muy bien”, finalizó.
 
Catfetería Gazzu