TVNotasLogoTVNOTAS

Casco mexicano cura la depresión ¡en 20 sesiones!

17 de Marzo del 2017 por Patricia Carranza / Foto: Jorge Cordero

¡Adiós tristeza, bienvenida felicidad!

Existen diversos tipos de cascos, pero en México, en el Instituto de Neurociencia, Investigación y Desarrollo Emocional (INCIDE), ya existe uno que ayuda a quienes padecen depresión, controlando sus síntomas por medio de pulsos electromagnéticos. 

Sobre este tratamiento, nos habló el doctor Edilberto Peña de León, neuropsiquiatra y director del INCIDE.

-Doctor, ¿cuáles son los síntomas de la depresión?

“Los signos base son la tristeza persistente la mayor parte del día, pérdida de la capacidad de sentir placer, alteraciones en el peso durante el último mes, ya que puedes subir o bajar kilogramos; también alteraciones en el sueño, la energía, el proceso del pensamiento, en la atención, concentración y memoria, así como tener pensamientos de culpa e ideas de muerte”.


-¿Y desde cuándo empezó a desarrollarse este tipo de tecnología contra la depresión?

“En décadas pasadas se pensaba que la locura se curaba con impulsos eléctricos, y colocaban a los pacientes psiquiátricos en una cama con cables en la cabeza y comenzaban las convulsiones; ahora ya no es así. La tecnología de Estimulación Magética Transcraneal se comenzó a desarrollar en 1985. De este tipo de estímulos existen dos métodos que se emplean actualmente en el mundo: el superficial, por medio de bobinas de cobre, y el más novedoso que es por medio de un casco”.
-¿Cómo funciona el casco?

Éste dispara pulsos de estimulación magnética, que corresponden a tres teslas (tres veces la energía magnética de la Tierra), los cuales atraviesan hasta cinco centímetros el cráneo de la persona, con el fin de poder reactivar las neuronas causantes de la depresión y que éstas trabajen con la misma potencia de antes”.

-¿Cuál es el objetivo de este tratamiento? “El casco es una solución para las personas que no han visto resultados con sus tratamientos antidepresivos regulares, ya sea psicoterapia o tratamiento con fármacos. Lo que se busca es brindar una solución más rápida y efectiva al paciente, ya que utilizar 20 sesiones con el estimulador corresponde a tomar antidepresivos diariamente durante un año, por lo que se reduce de un año a un mes el tratamiento contra la depresión”.

-¿Se deben tener algunas restricciones en las actividades diarias? 
“No, de hecho, es muy cómodo porque después de la consulta se puede seguir con las actividades cotidianas”, finalizó.
 

¿Qué te pareció?
5.00