LogoTVNOTAS
21 de Diciembre del 2016 por ADRIANA GÓCHEZ / Foto: CORTESÍA BÉNÉDICTE DESRUS

Conoce Casa Xochiquetzal: ¡El primer asilo en el mundo para sexoservidoras retiradas!

Durante décadas, se dedicaron a la prostitución en la Merced, Granaditas, Loreto, Tepito y Soledad, en el centro de la CDMX, y hoy hallaron un refugio para pasar sus últimos días.

Territoriales, acostumbradas a la vida de la calle y divertidas, así son las mujeres que habitan Casa Xochiquetzal, el primer asilo dedicado a las sexoservidoras, que tras el envejecimiento y deterioro físico, les llega la hora de la jubilación.

EN SUS HISTORIAS HAY MALTRATOS, VIOLACIONES... Y DESAMPARO

Estas chicas, antes de llegar a este refugio, habitaban en la calle, por el abandono de sus familias. En sus años de trabajadoras sexuales, vivieron al día, y nunca pensaron en su vejez. En su historia hay maltratos, orfandad y violaciones, pero también amor de madre, que les hizo salir adelante para mantener a sus hijos, aunque ahora éstos las dejen en el desamparo y sean acogidas, desde el 11 de febrero de 2006, en Xochiquetzal, una antigua casona en la colonia Centro Oriente, cerca de Tepito y la Merced, en la CDMX.


“SON SOBREVIVIENTES; SIEMPRE LES PASA ALGO, PERO SE LEVANTAN”, DIJO BÉNÉDICTE, AUTORA DEL LIBRO LAS AMOROSAS MÁS BRAVAS, UNA INVESTIGACIÓN SOBRE ELLAS

Lo que me impacta en general de todas es que tienen historias muy fuertes, y han vivido cosas complicadas, pero no se victimizan; en todo momento son muy positivas. Son como sobrevivientes, siempre les pasa algo, pero al final se levantan”, destaca la fotógrafa francesa Bénédicte Desrus, quien junto con la periodista mexicana Celia Gómez Ramos, es autora del libro Las amorosas más bravas, una investigación sobre sus casos.

“MUCHAS SUFREN ENFERMEDADES DE LA VEJEZ Y PSICOLÓGICAS, COMO ESQUIZOFRENIA Y DEPRESIÓN”

“Además de enfrentarse a esos recuerdos, estas damas, cuya edad va de los 54 hasta los 87 años, también se enfrentan a los padecimientos de la vejez, como esquizofrenia y depresión; otras tienen diabetes, sobrepeso, insuficiencia cardiaca, y enfermedades psicológicas, me imagino que por lo que han vivido”, compartió Celia Gómez, quien durante dos años entrevistó a las residentes del hogar.

“LAS 25 HABITANTES RECIBEN ATENCIÓN MÉDICA, Y VAN A TALLERES DE BELLEZA Y AUTOESTIMA”

“Por ello, las 25 habitantes de la Casa Xochiquetzal reciben atención médica y psicológica, pero también acuden a talleres. Muchas llegaron a los 82 u 86 años, les da mucha paz saber que no van a morir solas o en la calle, que les van a hacer un funeral, que no las van a llevar a la fosa común. Todos esos talleres de belleza y de autoestima les han ayudado mucho, se ganan su dignidad con la casa, con el libro que hicimos Celia y yo; van a presentaciones, se arreglan, ven que hay interés y se sienten muy orgullosas”, resalta Desrus.

“LA CASA SE MANTIENE DE DONACIONES, Y PARTE DE LA VENTA DEL LIBRO SE DESTINA TAMBIÉN AL ASILO”

“Como algunas están acostumbradas a la calle, venden dulces, películas, ropa, o tienen pequeños negocios; esto les permite darse algunos gustos, como comprarse cremas, maquillaje; o simplemente ya no tienen que trabajar diario para conseguir dinero para pagar su alimentación y la renta de un cuarto. Es lo que les brinda la Casa Xochiquetzal, que se mantiene de donaciones, por ello, parte de las ventas del libro Las amorosas más bravas se destina al asilo”, finalizaron.

 

¿Qué te pareció?
4.25