LogoTVNOTAS
23 de Diciembre del 2016 por ADRIANA GÓCHEZ / Foto: ENRIQUE ORDÓÑEZ

¡Te presentamos la primera escuela en México para Niños Genio!

Los alumnos comparten 2 cosas: asombraban en las aulas tradicionales por su gran inteligencia, ¡y eran incomprendidos hasta por sus maestros!

Sensores de realidad virtual, tabletas, un generador de hologramas y pantallas multimedia, son las herramientas de trabajo de 60 niños con un coeficiente intelectual de entre 140 y 160 puntos, casi el de Albert Einstein, quienes desde hace cuatro meses hallaron en el Centro Integral para Altas Capacidades de Aguascalientes (CEIPAC), un lugar para desarrollar habilidades que en escuelas tradicionales no podían.

El CEIPAC es el primer colegio en México dedicado a la educación de Niños Genio, de tercero a sexto grado de primaria, y en próximos años se extenderá a nivel secundaria y preparatoria. Los grupos son de 15 alumnos, hay un tutor por grado y unos especialistas que se van incorporando progresivamente a las clases. Hablamos con los padres de cinco peques de la escuela, quienes nos contaron cómo es la experiencia con sus hijos.

LA MAMÁ DE ABBY, DE 11 AÑOS, Y CON UN IQ DE ENTRE 140 Y 160 NOS CONTÓ ORGULLOSA: 
“DONDE ELLA ESTUDIE DESTACA, LE GUSTA LEER Y APRENDER COSAS DIVERSAS; EN SU OTRA ESCUELA UNA MAESTRA LA SENTABA APARTE DE LOS DEMÁS, COMO SI ESTUVIERA CASTIGADA”


Eloy Sotelo, es la mamá de Abby Espitia, una niña de 11 años que cursa el sexto grado de primaria, su coeficiente intelectual está entre los 140 y 160; de grande quiere ser científica, ingeniera en robótica y futbolista. Todo lo que ella hace se le facilita. 

“Donde estudie, destaca. Además, le gusta leer y aprender cosas diversas. En la otra escuela, había una maestra que la sentaba separada de los demás, como si estuviera castigada”, asegura la madre de la nena.

ANDREÉ, DE 10 AÑOS, AMA LA ROBÓTICA, Y SU MAMI EXPLICA: 

“CUANDO ENTRÓ AL KÍNDER SE ABURRÍA, A LOS 5, LO DIAGNOSTICARON CON UNA INTELIGENCIA SUPERIOR”

Lo mismo ocurrió con Andreé Salgado, quien a sus 10 años quiere ser futbolista, pero también ingeniero en robótica. Su coeficiente está entre 140 y 160.

"Cuando entró al kínder comenzaron los problemas, ya que se enfrentaba con las maestras y sus compañeritos; se aburría. A los 5, al pequeño lo diagnosticaron con una inteligencia superior, y hasta ahora ha sabido encauzar sus habilidades, ya que arma robots, pero también le interesan los videojuegos, como a cualquier otro niño”, nos contó su madre, Fabiola. A él tampoco le agradaba anotar la tarea y lo regañaban, pero en realidad ya tenía todo en la mente.

LA MAMÁ DE FABRIZIO EXPLICA:
 “DESDE LOS 3 AÑOS ARMABA ROMPECABEZAS DE MÁS DE 100 PIEZAS, A LOS 7, APRENDIÓ A JUGAR AJEDREZ, DE HECHO, YA CASI LE GANABA A SU MAESTRO”

También los juegos son algo que dominan con habilidad estos pequeños genios, por ejemplo, Fabrizio Fernández, con un coeficiente de más de 140 puntos, y que desde los 3 años armaba rompecabezas de más de 100 piezas. A los 7 su padre contrató a un profesor jubilado y aprendió a jugar ajedrez. “Le gustaba mucho, hasta le estaba ganando a su propio maestro”, destaca su mami, Claudia Vázquez, quien está feliz con la educación que recibe su hijo y el resto de los niños en esta original escuela.

¿Qué te pareció?
4.60