TVNotasLogoTVNOTAS

Noticias
Espectáculos México

Raquel Pankowsky aseguró que dejó de tener novios porque los que tenía ¡eran puros 'mantenidos'!

15 de Marzo del 2014 por POR MARÍA MONTOYA Y EDGAR PÉREZ / FOTOS: MAURICIO OROZCO / PRODUCCIÓN: MAYELA MACALPIN / MAQUILLAJE Y PEINADO: GABY ARRIETA / Foto:

A sus 61 años, la actriz detalló que ama su independencia.


Con más de 4 décadas en los escenarios, Raquel Pankowsky, de 61 años, lo mismo sabe hacer reír que llorar; prueba de ello es que no sólo logró cautivar al público con su inolvidable parodia de la ex primera dama, Marta Sahagún esposa de Vicente Fox, sino también con su actual personaje de 'Isela Blanco', una simpática villana en la telenovela 'Qué pobres tan ricos'.
-Raquel, ¿cómo fue tu infancia?
Agridulce, porque mis papás Isabel y José se divorciaron cuando yo tenía 6 años. Fíjate, en ese tiempo me gustaba mucho el queso, y me sigue encantando, así que mi papá me dijo que se iba a ir a la luna a cortarme un cachito de queso. Y un día sentada en una silla, mientras veía el cielo, llegó mi mamá y me dijo: ‘tu papá ya se largó, ¡olvídalo!’. Fue horrible ríe”.
-¿Ya nunca más volviste a verlo?
Sí, pero poco, cada 15 días o cada mes”.
-¿Nunca necesitaste terapia para superar esta separación?
No, aunque de alguna manera sí influyó este acontecimiento en mi vida adulta, porque finalmente nunca me casé”.
-¿Y eso fue bueno o malo?
No sé, pero a mí me gusta mucho cómo he vivido”.
-En tu caso, ¿a qué atribuyes la dificultad de tener relaciones de pareja?
A la convivencia, para mí es muy difícil”.
-¿Sientes que tus parejas te absorben?
Lo que pasa es que mientras más libertad das, más te quieren poseer”.
-¿Llegaron a celarte?
Sí, y no sé ni para qué. He tenido mantenidos, pero por burra, así nos pasa a muchas. Cuando dejé de tener novios hasta ahorré ríe”.
-¿Y te dabas cuenta de que los mantenías?
Claro, y no me gustaba, pero vivía con la esperanza de que algún día ganarían dinero y me darían lo que yo les daba. Pensaba que se iban a portar igual de bonito que yo con ellos, pero no es cierto, porque cuando un hombre se deja mantener, se queda de mantenido. Uno los hace así, es una forma de controlar: el que paga, manda. Es un juego como el amor”.
-¿La mayoría te tocó así?
Efectivamente. Jamás he conocido a un hombre que me diga: ‘no te preocupes, aquí estoy; ¿qué quieres?, yo pago el súper’. Hay quienes cargan las bolsas, cocinan y lavan platos, pero de pagar, nada”.
-Dicen que uno mismo se busca ese patrón en las relaciones, ¿entonces es cierto?
Si uno no resuelve sus cosas, entonces hay que preguntarse dónde está tu autoestima. Lo que pasa es que me quedé sola muy joven, a los 19 perdí a mi papá y a los 25 se me murió mi mamá, y me aterraba, por eso andaba con lo que fuera, con tal de no estar sola”.
-¿Te has sentido sola?
Nunca. Tengo un grupo de amigos maravillosos y me divierto mucho. Creo que cuando más me he sentido sola, es cuando tengo pareja, porque ando con que si va a estar o no. Pero sola tomo mis decisiones, para mí es más cómodo y soy feliz”.
AR