LogoTVNOTAS
Redaccion TvNotas
Salud
03 de Noviembre del 2014 por Redacción / Foto: Ingimage
¿Qué pasa si dejo de hacer ejercicio?

Tu cuerpo necesita movimiento, no dejes de hacerlo.

Practicar ejercicio es esencial para mantener una vida saludable y productiva. Previene problemas de salud, brinda más energía, ayuda a mantener un peso corporal saludable, además puede ayudar a reducir el estrés. Cuando se deja de hacer ejercicio, el nivel de condición física se pierde gradualmente, así como la capacidad para rendir físicamente.
Existen algunos cambios en el cuerpo cuando se deja de hacer ejercicio por un tiempo prolongado, entre los principales se encuentran los siguientes:

Cambios cardiovasculares:
Hay una disminución en la capacidad cardiovascular. Al realizar el corazón tiene que bombear la sangre con mayor fuerza para mantener un flujo de sangre adecuado.
La realización constante del ejercicio provoca que el grosor muscular de una de las cámaras del corazón, llamada ventrículo izquierdo, sea más fuerte. Sin embargo, cuando se abandona el entrenamiento, ésta resistencia cardiaca disminuye.
Yakult
Elevación de la frecuencia cardiaca:
Al aumentar la frecuencia cardiaca, el tiempo de recuperación tras un ejercicio es mayor en comparación a cuando se tenía una rutina de entrenamiento, lo que disminuye la resistencia.
Flacidez muscular:
Se pierde la fuerza muscular, conforme pasa el tiempo sin entrenamiento se podrá observar la pérdida en la masa muscular alcanzada cuando se entrenaba.
Aumento de peso:
Puede existir un aumento en el acumulo de grasa corporal, ya que no se esta gastando la energía o calorías que se consumen por medio del ejercicio.
Cambio en el estado de ánimo:
Al hacer ejercicio se estimula la secreción de endorfinas que pueden provocar un estado de placer y satisfacción. Si se deja de realizar el ejercicio podría ocurrir un cambio en el estado de ánimo.
¿Qué se puede hacer si es necesario detener el entrenamiento por un tiempo?
Se puede presentar la necesidad de detener el ejercicio por un periodo de tiempo por diversas razones como enfermedad, lesiones, trabajo, viajes, etc. Si este es el caso, se puede reemplazar la actividad por ejercicios de mantenimiento, de recuperación o rehabilitación, y así no parar por completo el entrenamiento.
No se debe caer en el mito que si se deja de realizar ejercicio el músculo se convertirá en grasa, esto es imposible pues no hay proceso metabólico que realice esa trasformación.
¡No abandones el ejercicio!
Recuerda que llevar una vida sedentaria aumenta el riesgo de presentar enfermedades crónicas como la diabetes, hipertensión arterial, problemas cardiovasculares, además de obesidad, problemas óseos y depresión.

Por tal motivo, si ya tienes el hábito de hacer ejercicio ¡no te rindas! Recuerda que para tener una vida saludable debes incluir en tu rutina la práctica del ejercicio, una alimentación correcta y además el consumo frecuente de probióticos para mejorar tu salud intestinal.
VisitaYakultpara más consejos de tu interés y el de tu familia.
VTM