LogoTVNOTAS
Te presentamos las historias de 2 mujeres que pese a todo... ¡no pierden las ganas de vivir!
Noticias Mundo
16 de Abril del 2019 por Guillermo Domínguez / Foto: TVNotas

¡Los ataques con ácido ya llegaron a México!

Te presentamos las historias de 2 mujeres que pese a todo... ¡no pierden las ganas de vivir!

Las formas de violencia contra las mujeres son muchas, pero a últimas fechas han aumentado los casos de lesiones con ácido. No se tiene una certeza de cuándo ocurrió el primer atentado de este tipo, pero comenzaron a documentarse en 1985, en Uganda; desde entonces han surgido más víctimas en Colombia, Reino Unido, India, Pakistán, Nepal, Bangladesh, Camboya, y recientemente, en México.
 
EN MÉXICO, ESTOS ATAQUES NO SON CONSIDERADOS COMO VIOLENCIA DE GÉNERO, A PESAR DE QUE SE ESTIMA QUE EN EL 90 POR CIENTO DE LOS CASOS, UN HOMBRE LO REALIZÓ
 
 
 
En nuestro país, estos ataques no son considerados como violencia de género, a pesar de que se estima que en el 90 por ciento de los casos, un hombre lo realizó. Otra situación que agrava el problema es la facilidad con la que se pueden obtener sustancias como el ácido sulfúrico, el cual es usado en la mayoría de estos ataques y es posible comprarlo sin ninguna regulación, e inclusive a través de internet.
 
Platicamos con algunas de las víctimas en nuestro país y esto fue lo que nos contaron:
 
La ex pareja sentimental y padre de las hijas de Carmen Sánchez le arrojó ácido en el rostro, después de que ella se negara a regresar con él. Durante cuatro años ha tratado de obtener recursos para sus operaciones; sin embargo, ni el IMSS ni el ISSSTE tienen la tecnología para ayudarla a recuperar su aspecto y salud. Su agresor sigue prófugo, pero ella se niega a rendirse.
 
“HACE UN MES ENTRÉ A UNA CIRUGÍA DE CUELLO, LO PERDÍ COMPLETAMENTE, TENGO INJERTOS QUE SACARON DE LA PIEL DE MI PIERNA”
 
-¿Cuál fue el último procedimiento que te hicieron?
“Hace un mes entré a la cirugía del cuello, lo perdí completamente, tengo injertos que sacaron de la piel de mi pierna. Esa cirugía trajo muchas cicatrices muy grandes, el cuello me pesaba, pero después de esta última operación a la que entré ya lo puedo mover un poco más. Lo arreglaron para que fuera algo funcional, pero al día de hoy la cicatriz ya empieza nuevamente a crecer”.
 
“MI ATACANTE ESTÁ PRÓFUGO; YO SÓLO QUIERO JUSTICIA, PORQUE HAY MÁS MUJERES QUE SUS MARIDOS LAS AMENAZAN CON HACERLES LO MISMO QUE A MÍ”
 
-¿Está detenido tu agresor?
“No, está prófugo, pero está más que identificado. Yo sólo quiero justicia. Me han dicho: '¿Qué ganas haciendo que lo metan a la cárcel?' Gano muchísimo. Haymujeres que me encuentro y me dicen que sus maridos las amenazan con hacerles lo mismo que a mí; esos hombres están mal, están locos”.
 
“A LAS MUJERES QUE SUFREN VIOLENCIA LES DIGO QUE NO SE QUEDEN CALLADAS, QUE NO TENGAN MIEDO PORQUE NO ESTÁN SOLAS”
 
-Carmen, ¿qué es lo que te motiva a seguir luchando?
“A mí me tomó cuatro años para que fuera escuchada. No me rindo porque el ácido no tocó lo que querían que me dañara. Muchas personas dicen que nos desgracian la vida, a mí me desgraciaron la piel, pero por dentro tengo muchas ganas de seguir luchando. No me doy por vencida porque tengo hijas y debo enseñarles a ellas que cualquier adversidad no nos puede tirar ”.
 
-¿Qué mensaje tienes para las mujeres que sufren de violencia?
“Hablo con algunas de ellas, siempre les digo que tenemos que ser escuchadas, que no pueden quedarse calladas. Toqué muchas puertas, instituciones de la mujer, busqué apoyos y nunca obtuve una ayuda. No tengan miedo porque no están solas, somos muchas las mujeres que nos estamos uniendo”. 
 
“HACE POCO UNA PERSONA SE ACERCÓ A LA UNIDAD DE ATENCIÓN Y PREVENCIÓN DE LA VIOLENCIA FAMILIAR (UNAVI) Y LE DIERON CITA DENTRO DE 3 MESES, POR LO QUE NECESITA JUNTAR 30 MIL PESOS PARA UN ABOGADO”
 
-¿Cuál historia de todas las mujeres que has conocido, te ha llegado más?
“Apenas me escribió una persona que decía que su esposo la amenaza porque ella no quiere regresar a vivir con él. Se acercó a la Unidad de Atención y Prevención de la Violencia Familiar (UNAVI) y le dieron cita para dentro de tres meses; pero si quiere llevar su caso en otra parte, necesita juntar 30 mil pesos, porque es lo que le cobra un abogado particular. En tres meses para la cita que le dieron, ya la pudieron haber matado y ¿de dónde va a conseguir 30 mil pesos, si su sueldo quincenal es de 2 mil 500? Están sus hijos de por medio; o guarda los 5 mil o les da de comer a sus hijos”.
 
“POR AHORA VIVO EN UNA CASA DE RESGUARDO CON MIS NIÑAS, PUES EN NOVIEMBRE PASADO RECIBÍ UNA LLAMADA ANÓNIMA; YO HE TENIDO QUE CUBRIR MIS GASTOS, ¡POR ESO NOSOTRAS NECESITAMOS TRABAJO!”
 
-¿Qué tipo de ayuda es la que más necesitan?
“Un trabajo y un sueldo justo para mantener a nuestra familia. Vivo en una casa de resguardo con mis niñas, pues en noviembre del año pasado recibí una llamada anónima, fue por eso que me brindaron la casa. He tenido un poco de apoyo, pero es para traslados de las diligencias que tengo, por lo que he tenido que cubrir mis gastos”, finalizó.
 
POR OTRA PARTE, ANA HELENA SALDAÑA AGUILAR NOS CONTÓ SU EXPERIENCIA, PUES HACE 5 MESES FUE ATACADA EN LA PUERTA DE SU CASA POR UNA SEÑORA QUE SUPUESTAMENTE VENDÍA POSTRES: “NO SÉ QUIÉN FUE CAPAZ DE HACERME ESTO; SI LO SUPIERA, YO CREO QUE YA ESTARÍA DETENIDO”
 
Alguien más que ha vivido una dramática historia de este tipo es Ana Helena Saldaña Aguilar, quien perdió la vista del ojo derecho y quedó con varias cicatrices, después de que una mujer que supuestamente vendía postres, le roció ácido en el rostro el pasado 2 de noviembre de 2018. Hoy, la joven de 23 años de edad lucha para que nadie más tenga que pasar por esto.
 
“APENAS HACE UNOS DÍAS SALÍ DEL HOSPITAL; LA RECUPERACIÓN ES LENTA Y LARGA”
 
-Ana, dinos, ¿cómo va tu recuperación?
“Apenas hace unos días salí del hospital. La recuperación es lenta y larga, pero se va a dar todo en su momento”.
 
“QUIERO SEGUIR LUCHANDO PORQUE ME INDIGNA MUCHO LO QUE ME SUCEDIÓ COMO CIUDADANA, OMO MEXICANA, COMO MUJER Y COMO ESTUDIANTE, POR DONDE LO QUIERAS VER”
 
-¿Por qué motivo sigues de pie?
“Por el hecho de que me indigna mucho lo que me sucedió como ciudadana, como mexicana, como mujer y como estudiante, por donde lo quieras ver; que pasen estas cosas y que no se haga nada al respecto me molesta muchísimo, y creo que es mi deber social, inicialmente por mí, por mi familia, por mis amigos y por todas las víctimas”.
 
-¿Sabes quién fue tu agresor?
“Si lo supiera, yo creo que ya estaría detenido, pero lo desconozco”.
 
-¿Ahora qué sientes ante lo que te hicieron?
“Ha sido muy complicado; imagínate, no sólo tienes que sufrir tu ataque, que es algo muy doloroso, también tienes que recuperarte física y emocionalmente de todo el  desgaste familiar, toda tu vida  se pone en pausa”.
 
“TRAS HACER PÚBLICO MI CASO,  OTRAS MUJERES ME BUSCARON, COMO ESMERALDA, QUE FUE ATACADA POR SU EX PAREJA”
 
 
-Tras hacer público tu caso, ¿te han buscado otras mujeres que han vivido lo mismo que tú?
“Claro, está el caso de Esmeralda; ella es una chica que vive en Puebla, me localizó y me dijo que fue atacada el 2 de diciembre del año pasado por su ex pareja, el padre de sus dos hijos”.
 
ANA TAMBIÉN NOS HABLÓ DEL CASO DE ESMERALDA: “ELLA INGIRIÓ EL ÁCIDO; SU SITUACIÓN MÉDICA ES MUY COMPLICADA, PORQUE ELLA NO HA RECIBIDO EL TRATAMIENTO INDICADO PARA LA GRAVEDAD DE SUS HERIDAS”
 
-¿Y qué tan graves son las lesiones que sufrió Esmeralda?
“Ella ingirió el ácido, por la boca y la nariz, por lo que actualmente no puede consumir alimentos y tiene heridas internas que muy probablemente todavía están abiertas; hasta su voz cambió. Su situación médica es muy complicada, porque ella no ha recibido el tratamiento indicado para la gravedad de sus heridas”.
 
“VALE LA PENA QUE ESTEMOS UNIDAS, PARA QUE LOS AGRESORES ENTIENDAN QUE NO ES TAN FÁCIL ATENTAR CONTRA LA VIDA”
 
-¿Qué les puedes decir a las mujeres que sufren violencia y temen denunciar?
“Si todas nos unimos, aunque parezca que no pasa nada, creo que podemos lograr muchísimo, más que si esperamos a que los cambios sucedan solos. Es desgastante el proceso, pero creo que vale la pena, sobre todo para que los agresores entiendan que noes tan fácil atentar contra la vida”, concluyó.
 
Hace dos semanas, la diputada Alessandra Rojo de la Vega propuso al Congreso que se otorguen penas de siete hasta 50 años de cárcel a responsables de ataques con el uso de sustancias corrosivas e, incluso, heridas en el área genital.