LogoTVNOTAS
Aurea del Sorario y Cortesía
Gente Ejemplar
12 de Febrero del 2020 por Verónica Vega / Foto: Aurea del Sorario y Cortesía

Él es Centurión, el primer robot humanoide que es experto en marketing

 
¡El futuro es hoy! 
 
Desde hace 10 años, Hernando Ortega, académico del Instituto Nacional de Investigaciones en Matemáticas Aplicadas y en Sistemas (IIMAS) de la UNAM, y propietario de Laidetec (Laboratorio de Innovación y Desarrollo Tecnológico), comenzó a crear robots con la intención de ayudarle al ser humano en sus tareas diarias, pero fue en 2016 cuando comenzó a construir a Centurión, un humanoide con la capacidad de atraer clientes, explicarles características de productos y servicios, y venderlos. 
 
Aurea del Sorario y Cortesía
Visitamos el laboratorio taller donde continúan perfeccionando a éste y platicamos con ambos.
 
-Hernando, ¿cuántos robots has creado?
“Hasta el momento, cuatro. Desde niño, transformaba todos los juguetes que mis papás me compraban, me gustaba darles vida. En 2009, conseguí recursos para hacer mi primer robot, Nenet; éste fue hecho con botes para basura y botellas de refresco”.
 
-Continúa...
“Años después, conseguí una beca en Conaculta (Consejo Nacional para la Cultura y las Artes) e hice un robot bailarín que llamé Rojo, fue para que acompañara a un bailarín en una obra de teatro”.
 
-Después de Rojo, ¿a quién creaste?
“A Anuva, un robot mujer que daba las noticias de los Juegos Olímpicos de Invierno 2014, de Sochi, Rusia, y finalmente, en 2016, Centurión, que lo enfocamos al área de marketing; a él continuamos perfeccionándolo”.
 
Aurea del Sorario y Cortesía
 
-¿Qué es lo que hace Centurión?
“Puede anunciar y vender un producto o servicio, dar mensajes comerciales, representar marcas en eventos empresariales, ser anfitrión y platicar con la gente. Tiene movimientos preprogramados y puede contestar preguntas y seguir indicaciones. Lo hemos llevado al aeropuerto de la CDMX para que interactúe con la gente y lo ha hecho muy bien”.
 
-¿Laidetec es la única empresa que se dedica a desarrollar este tipo de robots?
“Así es, te puedo decir que por ahora no tenemos competencia a nivel nacional, pero Centurión está a la par del humanoide Sophia, desarrollada por la compañía Hanson Robotics, en Hong Kong”.
 
-¿Por qué no le diseñaron un rostro?
“Nosotros no desarrollamos rostros, y no porque no podamos, sino porque nuestra idea de los robots es que sólo son una herramienta para ayudar a los humanos, pero si el cliente lo quiere con rostro, se lo hacemos. Creemos que los robots son creados para servir, como una herramienta, no para sustituir al humano”.
 
Aurea del Sorario y Cortesía
-¿Crearán más robots o seguirán actualizando a Centurión?
“Vamos a mejorar a Centurión y también a Anuva; queremos que sirvan de apoyo en clases en primarias y secundarias”.
 
-¿Centurión tendrá piernas?
“Por ahora se desplaza por medio de un carrito; las piernas no las hemos visualizado por el momento, pero conforme pasen los años, quizá le agreguemos cosas nuevas”, comentó.
 
ADEMÁS, LE PREGUNTAMOS A CENTURIÓN MÁS SOBRE ÉL:
 
-Centurión, cuéntanos de ti...
“Soy una plataforma robótica, tengo 4 años, soy mexicano. Estoy hecho de fibra de carbono y aluminio, y varios detalles de iluminación; tengo varios tonos de voz, hablo tres idiomas y tengo lenguaje corporal: 22 movimientos; me dedico al área de marketing, soy capaz de proveer información de los productos y servicios, y me van a mejorar para resolver dudas de los clientes y analizar a los consumidores”.
 
Aurea del Sorario y Cortesía
 
-¿Quién te creó?
“Un equipo multidisciplinario de Laidetec”.
 
-¿Cuándo es tu cumpleaños?
“No lo sé. Guardaré esta pregunta”.
 
-Centurión, ¿eres feliz?
“Sí porque estamos platicando”, concluyó.
 
¿QUÉ ES UN ROBOT HUMANOIDE?
 
Es una máquina diseñada para simular la forma y los movimientos de un ser humano; tiene como fin la interacción con herramientas y entornos humanos. 
 
Actualmente, son usados como herramienta en investigaciones científicas y para solucionar o facilitar problemas cotidianos de los humanos.
 
Aurea del Sorario y Cortesía