LogoTVNOTAS
Así puedes ayudar a tu hijo a superar un tic
Salud
15 de Abril del 2022 por @TVNotasmx / Foto: Shutterstock

Todo lo que tienes que saber de los tics infantiles

Los tics pueden desaparecer, algunos son de por vida.
TESTIMONIO
“Soy madre de un niño de 9 años. Hace un tiempo noté que mi hijo ladeaba su cabeza; al principio pensé que lo hacía por juego o para molestarme, por eso ni lo veía, pero como no paraban, me preocupó mucho.  Ahora sé que estuve mal en regañarlo cada vez que los hacía, he entendido que sus tics se deben a que se estresa, y cada vez que se siente así, nos sentamos y ponemos a respirar para que se calme y pueda superarlos”.
 
¿Qué son y qué los originan?
Los tics son contracciones musculares repetitivas e involuntarias que se dan como una forma de liberar la tensión en los niños, y regularmente ocurre entre los 5 y 8 años.  Según expertos, se dan porque su cerebro está en desarrollo y es una forma de reaccionar a eventos de estrés.
 
QUÉ TIPO DE TIC ES EL QUE TU HIJO PADECE
  • Leves: Parpadea, hace muecas o frunce su nariz. También, si sacude su cabeza o mueve sus hombros.
  • Moderados:  Estos pueden ser saltos, toca un objeto, pisa algo, se toca, se golpea a sí mismo o frota partes de su cuerpo.
  • Extremos: Hace ruidos raros de manera repetitiva, como toser, carraspear, gruñir o resoplar.
 
Aunque en la mayoría de los casos desaparecen de manera repentina, no los descuides, porque pueden ser crónicos y durar toda la vida, ya que son una respuesta al estrés y ansiedad o por causas neurobiológicas.
 
Los tic infantiles se dan en varios grados
 
 
Síndrome de Tourette. Cuando se presentan dos o más de estos tics de diferente grados, se puede tratar del Síndrome de Tourette, que es una condición completamente diferente y requiere un tratamiento especial para controlarlo.
 
Ayúdalo para que se deshaga de ellos, enseñándolo a manejar su estrés:
No lo castigues ni intentes quitárselos a la fuerza. Porque lo empeorará e intensificará su angustia, pensando que es algo malo.
Enséñale a controlar su estrés. Ayúdalo a que se relaje con ejercicios de respiración o meditación que lo llevan a estar calmado, para que salga de ese momento de estrés.
Trata de desviar su atención a otra cosa. Cuando veas que tiene el tic, cambia el tema, canten, bailen o hagan actividades recreativas, para que se tranquilice.
 
Si aún persisten con estas prácticas, acude con un especialista, ya que puede originarle un daño emocional:
Sobre todo porque esto puede generarle en la escuela o en otros lugares, rechazo o burlas, ya que es la etapa en la que debes reforzarle su autoestima.
Además puede causarle problemas físicos como: dolor muscular, de cabeza, cansancio, o que le cueste concentrarse en la escuela.
Y el tratamiento puede consistir en medicamentos o una terapia, para reducir la frecuencia de sus tics.
 
Los tic infantiles se dan en varios grados