LogoTVNOTAS
Ale Ley y su hija.
Espectáculos México
15 de Julio del 2021 por Román Alonso / @TVNotasmx / Foto: Francisco Mancera

Alejandra Ley se enfrenta a la pubertad de su hija

Con respeto y amor, la actriz ha aprendido a sobrellevar esta etapa con su hija.
A hora que María Fernanda, de 15 años, hija de Alejandra Ley, de 36, entra a la pubertad, la actriz nos confiesa que ha sido un poco difícil lidiar con todos los cambios que ocurren en la joven, pero que está aprendiendo a sobrellevar la situación, basándose en el respeto y el amor:
 
 
-Ale, ¿cómo enfrentas la pubertad de tu hija?
“Vivir esta etapa encerradas un año en casa ha sido interesante y complicado, pero nos amamos y nos respetamos mucho a pesar del drama y los gritos de su edad”.
 
-¿Te ha sido difícil?
“Sólo un poco, pero esto es parte de su crecimiento, todo va muy bien”.
 
-¿Qué es lo que más te ha costado?
“Que me haga caso porque ahorita está en el plan de ‘ajá’ y no hace nada”.
 
-¿Y lo que más disfrutas?
“Que empezamos a tener una relación distinta y mucho más cercana porque ya me puede acompañar a los eventos que puede y quiere; está muy bonito”.
 
Archivo TVNotas.
 
-¿Eres una mamá ausente por el trabajo?
“No, yo soy mamá de tiempo completo, me parto en 25 para rifarme por ella; cada que puedo me la llevo al trabajo y cuando no, se queda con mi mamá, quien siempre ha estado al pie del cañón con nosotras”.
 
-¿Cómo va en la escuela?
“Ha sido difícil lo de las clases en línea, pero en estos tiempos complicados ha aprendido mucho, sobre todo, de resiliencia y a lidiar con ella misma”.
 
-¿Cómo mamá eres estricta o barco?
“Un poquito barco, es más, soy un crucero trasatlántico, pero sabe que cuando sobrepasa algún límite la regaño”.
 
-¿Cómo te definirías como mamá?
“Trato de ser la mejor versión de mamá para María Fernanda”.
 
La actriz está tranquila.
 
-¿Ya se fija en los niños?
“Sí, ya empiezan a rondarla los galanes y ahora soy yo la que tiene que aprender a sobrellevarlo”.
 
-¿Eres celosa?
“No, soy muy respetuosa con ella y sus decisiones, me gusta cuidarla y estar al pendiente de que viva lo mejor posible; aunque no puedo cambiar ni controlar su vida, yo la apoyo en todo lo que decida hacer”.
 
-¿Ya han abordado temas de sexualidad para guiarla?
“Claro, yo soy muy abierta, la acompaño en todas las etapas de su vida para que aprenda a ser un adulto y siempre trato de hablar con ella todos los temas”, finalizó.
 
Es una profesional.