LogoTVNOTAS
Poncho de Nigris y su mamá.
Espectáculos México
03 de Noviembre del 2020 por Jorge Bustamante / Foto: Archivo TVNotas

Mamá de Poncho de Nigris cree que su nuera le arrebató a su hijo a la mala

Doña Letty, mamá de Poncho de Nigris, arremete contra Marcela Mistral y cree que tiene embrujado a su hijo.
Aunque Poncho de Nigris, de 44 años, y su mamá, doña Letty de Nigris, de 68, presumían llevar una excelente relación, hace un par de meses todo cambió entre ellos, pues según nos contó la señora, están alejados y culpa de esto a su nuera, Marcela Mistral, de 31. Además nos confesó que cree que, tal y como lo dicen en Monterrey, su hijo está embrujado por su mujer y que por ello lo ha puesto en su contra, cosa que la tiene muy afectada y ha aumentado su ansiedad:
 
-Doña Letty, ya es toda una influencer...
“Así es, varios anunciantes me contratan para promocionar sus productos en mis redes. Abrí mi perfil y tenía pocos seguidores, pero gracias a Poncho comenzaron a seguirme más y llegué a los 90 mil; después me bloqueó por chismes, pero llegué a 127 mil, y ahora de eso vivo y he logrado salir de todas mis deudas”.
 
-¿Por qué la bloqueó?
“Le han metido ideas en la cabeza. Desde hace cinco meses me sacó de todo, está bien difícil la situación, dejó de apoyarme como lo hacía antes y ya no puedo verlo ni a él ni a mis nietos porque también me bloquearon sus perfiles... todo por chismes absurdos”.
 
Letty de Nigris habló para TVNotas.
 
 
-¿Qué chismes?
“Aquí en Monterrey hay un perfil en redes que se llama Las Inventadas, y ahí se ponen a decir puros chismes de la gente de aquí. En un en vivo que hice con un chavo de Instagram, dije que quería que oraran para que no me cambiaran a mis hijos, y al otro día en ese perfil pusieron que metí cizaña y demás cosas falsas; posterior, recibí una llamada de reclamo”.
 
-¿Quién le habló para reclamarle?
“Marcela, diciéndome que ‘si era o me hacía’, y le respondí que ninguna y que esperaba que ella a mi edad esté igual de cuerda. Yo me llevaba muy bien con ella, andábamos juntos para todos lados, y ahora su mamá es la que anda con ellos de arriba para abajo, ya hasta la están poniendo guapa... la señora va a quedar como Barbie y yo seguiré igual. Marcela me ayudó mucho en el pasado, pero de un día para otro cambió, yo nunca le he hecho nada; lo grave es que ella se cree los chismes y mi hijo le hace caso, se pone en mi contra y me bota”.
 
-¿Por qué lo dice?
“Me duele mucho en el alma y en mi corazón, que Poncho ya no sea el mismo conmigo; lo siento diferente, alejado, molesto. Él era la alegría de mi vida, nos divertíamos mucho y me sentía muy feliz con él, pero de repente vino la pandemia, los chismes y explotó todo”.
 
Marcela es conductora y cantante.
 
-La escuchamos triste...
“Pues la verdad es que sí lo estoy porque ya ni siquiera puedo ver sus historias de Instagram. Él no me ha hecho nada malo, yo sé que me ama, pero a veces uno como ser humano se deja manipular por terceras personas”.
 
-Él aseguró que habían resuelto sus diferencias, ¿es mentira?
“Antes de este pleito absurdo me hablaba a diario, pero desde hace como dos meses ya sólo lo hace cada tercer día; también me llevaba a comer todos los fines de semana, pero todo eso ya se acabó y la verdad es que no sé qué le pasó, ¿por qué cambió tanto?; me duele bastante”.
 
-Posiblemente se ha sentido señalado...
“Cuando saqué aquel video en el que dije que me había dejado de hablar, la gente lo criticó y tal vez por eso le molestó, pero yo sólo dije la verdad de lo que pasaba. Me siento con mucha impotencia y coraje de que no me siga; yo no le pido nada, sólo que esté conmigo”.
 
Letty de Nigris.
 
-Usted llevaba una buena relación con Marcela, ¿hará algo para retomarla y olvidar todo lo que ha ocurrido por el chisme?
“Todo queda en ellos. Independientemente al chisme que inventaron en Las Inventadas, la gente comenzó a decirle cosas feas a Marcela y eso les molestó más. Estoy dando esta entrevista porque no me gusta sentirme humillada ni que me hagan cosas feas, yo me porto bien como para que ahora estén así”.
 
-¿A qué se refiere?
“Justo a este abandono, y cada que digo algo, Poncho me regaña y me quedo toda triste”.
 
-¿Poncho le sigue apoyando?
“Hace unas semanas me dio dinero por mi cumple, pero me dijo: ‘Ya no hables’, y le respondí: ‘Mejor apóyame en redes para que pueda generar mi propio dinero y no moleste’”.
 
Poncho de Nigris.
 
-¿Por qué dice que todo lo que usted dice, le molesta a Poncho?
“Porque cuando hablo se portan muy mal conmigo, aunque él sabe que no estoy diciendo mentiras. Mi problema es que cuando me dan mis crisis de ansiedad, me desahogo hablando; la verdad es que yo no sé cómo sigo viva, porque sí está cañón vivir malos tratos y que te estén fregando. Poncho dice que me hago la víctima”.
 
-¿Le molesta que sea así?
“Claro, es horrible que tu propio hijo te diga esas cosas, no debería juzgarme; él debe respetar a su madre y defenderla de todos”.
 
-¿Ha puesto a su mujer encima de usted?
“Sí, antes yo era lo principal para él, hasta que pasó esto de los chismes, pero no tengo la culpa; sólo espero tenerlo como antes”.
 
Marcela Mistral.
 
-¿Considera que Marcela está poniendo a Poncho en su contra?
“No sé, ¿estará embrujado?... en Monterrey es lo que dicen, porque él tenía mamitis y pues ya no; qué lástima que por los chismes se me fue. Ojalá que se le pase pronto, pues lo necesito a mi lado, él me hace la vida más feliz”.
 
-¿Cree que Marcela sea capaz de recurrir a la brujería para alejar a Poncho de usted?
“No lo sé, según ella es muy cristiana. La gente dice que sí porque ven a mi hijo muy cambiado, está superraro con todos”.
 
-Si tuviera a Marcela enfrente, ¿qué le diría?
“Que la quiero mucho, pero que no la entiendo, ¿o les estorbo? Ojalá ella no actúe de mala manera, porque le recuerdo que el karma existe, ella también tiene un hijo y no le gustaría que le hicieran eso; es más, cuando yo salía con ellos, de repente se peleaban y yo, como mujer, la defendía a ella y ahora ya se me volteó. Pero bueno, no sé qué espera Marcela, me pone a Poncho muy en contra, pero ya... ¡que no me lo quite!”, concluyó.