LogoTVNOTAS
Maria del Sol mantiene a su sobrino
Espectáculos México
03 de Agosto del 2021 por Jorge Bustamante / @TVNotasmx / Foto: Cortesía

María del Sol se hace cargo de su sobrino de 43 años, tras la partida de su hermana

¡Acto de amor! La cantante se quedó con Damián, quien sufre daño cerebral y requiere cuidados especiales.

Grandes batallas libró hace unos meses María del Sol, de 59 años, pues el pasado 29 de diciembre enfrentó la muerte de su mamá, la actriz Josefina Echánove, víctima de un paro cardiaco, y tan sólo mes y medio después, el 10 de febrero, sufrió la pérdida de su hermana, la periodista Peggy Echánove, a causa del mismo mal. Sin embargo, estas partidas le dejaron un motivo para seguir luchando, y es que se hizo cargo de su sobrino, Damián, de 43, hijo de Peggy, quien padece un daño cerebral llamado encefalopatía hipóxico-isquémica. Platicamos con la cantante y nos abrió su corazón al contarnos cómo ha vivido esta etapa:
 
-María, nos da gusto saludarte, ¿cómo te encuentras?
“Bien, aunque sigo en el proceso de adaptarme tras las dos pérdidas que viví recientemente, la de mi Reina Madre, Josefina Echánove, en diciembre pasado, y la de mi hermana, Peggy, en febrero; sin duda, dos grandes pilares en mi vida”. 
 
-¿Cómo has vivido este tiempo sin ellas?
“Aún tengo mucho dolor en mi corazón ambas se fueron repentinamente, las dos de un paro cardiaco y en menos de dos meses. Pero gracias a Dios he entendido que esta separación es momentánea
y que podré verlas y estar con ellas nuevamente, Dios me ha dado esa esperanza y eso hace menos dolorosa la ausencia”. 
 
 
 
 
-Sabemos que Peggy te dejó una herencia muy bonita, ¿nos podrías platicar de ello?
“Así es, mi hermana me dejó un regalo muy especial, que es su hijo Damián, que sin duda es una extensión de ella; yo digo que es mi sobrihijo. Él ya tiene 43 años, pero requiere de cuidados especiales porque tiene un daño cerebral, y estoy feliz de hacerme cargo de él”.
 
-Dinos, ¿el problema de Damián es de nacimiento?
“No. Les voy a platicar su historia: Damián fue un niño muy deseado por Peggy, él nació totalmente saludable, pero lamentablemente a los 2 años comenzó a tener problemas de coordinación y mi hermana lo llevó con un médico que le dio una medicina equivocada, no se detectó exactamente cuál fue, pero le destrozó gran parte del cerebro, se comenzó a convulsionar y quedó con daño cerebral”.
 
María del Sol y su sobrino
 
-¡Qué difícil!...
“Fue muy fuerte, porque a mi hermana le dijeron que su hijo jamás podría caminar, que no iba a hablar y que iba a quedar como un vegetal; sin embargo, Peggy siempre hizo todo lo posible por sacarlo adelante, lo llevó a todas las terapias habidas y por haber de motricidad y de lenguaje”.
 
-¿Y sí tuvo avances?
“Claro, hoy en día mi sobrinhijo camina, con dificultad, pero lo hace, e incluso entabla conversaciones pequeñas. Sin duda, mi hermana dejó hecho un gran trabajo con Damián y a raíz de su muerte, yo me hago cargo de él en todos los aspectos”.
 
-¿Cómo le explicaste que su mamá murió?
“Realmente no es algo que entienda, así que cuando ha llegado a preguntar por su mamá, le decimos que está con su abuelita; la ausencia sí la comprende. Evidentemente lo resintió, porque mi hermana falleció un 10 de febrero y él cumplió años el 14, cuatro días después, entonces imagínate la tristeza que le causó”.
 
María del Sol familia
 
-¿Lo adoptaste legalmente?, o sólo lo mantienes...
“No lo adopté legalmente, pero sí lo mantengo; me quedé con el paquete completo y lo hago con mucho amor, aun estirando el dinero. Estoy consciente de la enorme responsabilidad que conlleva, pero Dios me lo puso en el camino y sé que puedo con ello. Damián necesita de terapeutas, no sólo es la comida, son más gastos, pero Dios nunca nos suelta de la mano y siempre nos provee. Él es un niño hermoso al que amo y veo por él en todos los sentidos, aunque no vivo con él”.
 
-¿Por qué?
“Porque decidimos que Damián se quedara en su casa, donde vivía con mi hermana, entonces mi hija Romina y su esposo Benjamín se mudaron con él para ayudarme a cuidarlo. Hace dos meses ellos tuvieron a mi nieto y ahí viven los tres con Damián, me han apoyado mucho”.
 
-¿Y lo vas a ver seguido?
“Claro, voy continuamente, entre semana. Nosotros hemos sido la extensión del gran amor que le tenía su madre”.
 
-Es como si tuvieras un hijo más...
Sí, es como si a mis casi 60 años me hubiera convertido en madre por segunda vez de este niñote de 43 años, y es tan hermoso poder recibir sus abrazos y que me diga: ‘Te amo hasta el cielo y las estrellas, Marisol’, eso es vitamina para mi corazón, eso es lo que Dios usa para seguirme animando a no rendirme ante este reto enorme”.
 
María del Sol
 
-Además te acabas de convertir en abuelita...
“Así es, recién mi nieto cumplió 2 meses y su llegada fue una bendición para todos, nos ha llenado de alegría, de gozo y sorpresa. Ser abuelita es un regalo enorme de la vida, sobre todo ante tantas partidas y estoy muy agradecida con Dios por permitirme experimentar este papel”.
 
-En otro tema, tuviste COVID a finales del año pasado, ¿te dejó secuelas?
“Sí, se me alteraron la tiroides y las hormonas, me dejó ataques de ansiedad, taquicardias, una fatiga tremenda, daño en la memoria a corto plazo y en la vista, pero sigo en tratamiento para recuperarme”, finalizó.
 
Familia Echánove