LogoTVNOTAS
Natalia Alcocer continúa viviendo una pesadilla
Espectáculos México
05 de Abril del 2022 por María Hernández / @TVNotasmx / Foto: Izunsa

Natalia Alcocer continúa viviendo una pesadilla con su ex

El ex de Natalia Alcocer ahora no la deja ni vender sus muebles para mantener a sus hijas.
A finales de marzo, en exclusiva dimos a conocer imágenes que llegaron a nuestra redacción, donde se aprecia a Natalia Alcocer, de 32 años, siendo agredida por su expareja y padre de sus hijas, el empresario Juan José Chimal, de 53, en el lobby del edificio donde vivían. Además, presentamos una serie de imágenes donde la conductora muestra las heridas que sufrió, fotografías que causaron indignación en las redes sociales. Días después de esta publicación, Natalia acudió a TVNotas para confirmar lo publicado y lo dicho por una amiga que estaba enterada de su difícil situación y para contarnos que lamentablemente su calvario sigue. Entre lágrimas, la colaboradora de Venga la alegría nos reveló que, además de la violencia física que vivió, ahora enfrenta violencia psicológica y económica. Esto nos dijo:
 
 
-Natalia, luego de lo publicado en TVNotas, vemos que acudiste a las redes sociales para denunciar que sigues siendo víctima de tu expareja...
“Como lo dije en una historia que subí a mis redes después de que salió la nota, no había querido dar declaraciones al respecto porque son momentos dolorosos, pero ya no puedo quedarme callada. La persona que les pasó todo (se refiere a las fotos y videos donde es agredida) lo hizo porque me quiere y no encuentra la manera de apoyarme”.
 
-Pero esta vez denunciaste otra agresión, ¿qué ocurrió?
“Lo que ahora ocurrió es que el señor sigue violentándome y usando sus influencias en el edificio donde vivimos y de donde ya no puedo sacar mis pertenencias. Desde hace nueve meses no me da dinero y yo estoy tratando de mantener como puedo a mis hijas. Vendí unos muebles para seguir pagando sus gastos, pero no me dejaron sacarlos del edificio donde viví con él”.
 
-¿Por qué no te lo permitieron?
“El administrador, Gabriel Chávez, y la dueña, Eugenia Peralta, dicen que yo no tengo posesión del inmueble, pero eso no es cierto, yo soy la que tiene la posesión del departamento y puedo entrar y salir de él, por eso les decía: ‘Explíqueme, ¿cómo entré al departamento?, ¿por qué si no tengo la posesión del departamento mi hija está arriba con su nana?’”.
 
-¿Por qué tu hija estaba arriba y tú no?
“Porque bajé a ver lo de la mudanza para decirles que les dieran acceso. Como te dije, él no me da dinero y tuve que recurrir a vender mis muebles, pero cuando bajé los de seguridad del edificio ya no me dejaron entrar. Ahí fue cuando pedí el apoyo de mi Código Águila, un recurso que las autoridades nos dan a las mujeres que sufrimos violencia”.
 
Natalia Alcocer y Juan José Chimal
 
-¿Qué ocurrió después?
“Llegó una patrulla y dos oficiales me llevaron a levantar un acta, pero en el ministerio público me dijeron: ‘Es que, señora, ¿esto cómo? Si usted tiene la posesión, si son sus muebles, que la autoridad vaya y la apoye’”.
 
-¿Y entonces volviste?
“Sí, pero el administrador del edificio seguía en la misma postura. Decía que: ‘No había autorización del señor Juan José’ y que, además, la señora Eugenia (la dueña) tenía que dar permiso y que yo tenía que mandarle un mail, ¿puedes creerlo?”.
 
-Los policías que llegaron a auxiliarte, ¿qué le decían al administrador?
“Los oficiales me ayudaron en todo momento, le decían al administrador: ‘Por favor, lo que le está diciendo va en contra de la señora, la señora tiene la posesión, son sus muebles y los puede sacar. Además, su hija está allá adentro, ¿cómo que no la puede sacar?’”.
 
-¿Cuántas horas pasaron hasta que pudiste ver a tu hija?
“Pasaron más de dos horas sin ver a mi hija, fue hasta que los policías que me acompañaban comenzaron a hablar de ‘sustracción de menor’ que el administrador y los de seguridad se echaron para atrás y dijeron: ‘Sí, puede pasar’”.
 
Natalia Alcocer vive una pesadilla
 
-¿Vas a poner una demanda en contra del personal del edificio?
“Vamos a proceder legalmente. Mis abogados me están guiando. Quiero agradecer a las autoridades que estuvieron apoyándome. Es muy fuerte vivir violencia, y esto es un día a día con mis hijas, solo que esta vez hubo testigos”.
 
-¿No te han dejado sacar los muebles?
“No me han dejado sacar los muebles”.
 
-¿Por qué dijiste que el administrador y la dueña también te han violentado?
“Desde los videos que ustedes sacaron, donde el papá de mis hijas me golpea en el lobby, el administrador del edificio y la dueña no han hecho nada más que apoyar a Juan José Chimal, por eso digo que ellos también me han violentado”.
 
-¿Cómo lo han apoyado?
“El señor Osvaldo, que es el jefe de seguridad del edificio, me decía que lo que yo había vivido no era violencia porque no hubo sangre y el abogado de la propiedad dijo que en el edificio no se defiende a las mujeres, a menos que ellas sean las que firmaron el contrato de renta. Además, ocultaron material”.
 
Natalia Alcocer no se queda callada
 
-¿A qué te refieres?
“Yo no quería salir a dar declaraciones, pero se perdieron tres videos del día que Juan Manuel me agredió, videos donde se ven más golpes y en los que se ve que la seguridad no se mueve mientras me están golpeando”.
 
-¿Los pediste?
“Pedí los videos, pero el jefe de seguridad decía: ‘Señora, por favor, eso no es violencia, ni le sacó sangre’. Es la única prueba que tengo de la violencia que viví, si eso se atrevió a hacer en el lobby del edificio donde vivíamos con mis hijas, imagínense lo que hacía dentro del hogar”.
 
-¿Qué ha pasado con la denuncia por violencia que pusiste?
“No avanza, no me han puesto enfrente de un juez, lo único que tengo es, literal, el Código Águila, aunque están todas las pruebas”.
 
-¿ Y la demanda por pensión alimenticia tampoco avanza?
“Tampoco, lo único que avanza es que el señor ve a las niñas”.
 
Continúa la pesadilla de Natalia Alcocer
 
-Natalia, ¿temes por tu vida?
“Sí, porque me han perseguido, me han puesto aparatos en el coche e incluso me ha intervenido el celular. Ya no sé qué quiere el señor. Estoy cien por ciento consciente de que me quiere llevar al límite”.
 
-Emocionalmente, ¿cómo te sientes?
“Agotada, pero no me voy a rendir. No me voy a quedar callada, voy a seguir luchando por mis hijas y quien se me ponga enfrente y me quiera tirar, no lo voy a dejar porque estoy diciendo la verdad”, finalizó.