LogoTVNOTAS
La escritora Elena Poniatowska reveló en su novela ‘El Amante Polaco’, que el también escritor Juan José Arreola, abusó sexualmente de ella en 1955.
Noticias México
12 de Diciembre del 2019 por @TVNotasmx / Foto: Clasos/ Twitter

Elena Poniatowska revela abuso sexual por parte del escritor Juan José Arreola

La escritora Elena Poniatowska reveló en su novela ‘El Amante Polaco’, que el también escritor Juan José Arreola, abusó sexualmente de ella en 1955.
Según una entrevista con un diario de circulación nacional, la autora confirmó que el personaje identificado en el libro como ‘El Maestro’ fue Arreola, autor que admiraba y respetaba como uno de los grandes escritores de México, quien a pesar de que era 20 años mayor que ella, con esposa e hijos, abusó de ella.
 
Clasos
 
 
El tema siempre fue hablado como un ‘rumor’ sin embargo Poniatowska finalmente confesó que Emmanuel Haro Poniatowski, su primer hijo, fue fruto de aquel día en el que Arreola abusó de ella por lo que se convirtió en madre soltera y a pesar de que las opiniones de personas cercanas le decían que lo diera en adopción, la escritora no hizo caso a ello y tiempo después en 1968, encontró a su esposo Guillermo Haro quien le dio su apellido al entonces niño.
 
Twitter
 
Tras estas declaraciones, la pianista Tita Valencia también alzó la voz y reveló que tuvo una relación con Juan José Arreola, la cual estuvo llena de maltrato psicológico, por lo que tuvo que ser internada en un hospital por varios años.
 
Clasos
 
 
Ante las acusaciones los hijos y nietos del autor, salieron en su defensa y ejercieron su derecho de réplica al diario, en la que mostraron copias de cartas escritas por las mismas víctimas hacia Arreola quien falleció en 2001, esto con la finalidad de demostrar la formalidad de las relaciones de ambas con el escritor.
 
Twitter
 
Esto llegó a oídos de Poniatowska, por lo que decidió responder a la familia de Arreola solo como ella sabe hacerlo, “Mi relación no fue una de las “relaciones sentimentales” del ‘padre y abuelo Arreola’, sino un suceso fundamental en mi vida que habría de cambiar no sólo mi destino, sino el de mi hijo; fue la relación de un adulto casado que sabía lo que hacía con una joven inexperta e ingenua en todos los sentidos. Aunque la familia de Arreola habla de respeto, la respetuosa fui yo, la que nunca pidió nada fui yo, la que no volvió a verlo nunca fui yo, la que guardó silencio fui yo. Arreola jamás vio a mi hijo, jamás lo conoció, jamás lo mantuvo. Pudo enviarle un libro, jamás lo hizo. En cambio, si mi hijo hubiera manifestado el deseo de conocerlo, por respeto, habría cumplido su voluntad. Ya adulto, Mane jamás buscó verlo. Los verdaderos padres de mi hijo, doctor Emmanuel Haro Poniatowski, son su abuelo Juan. E. Poniatowski y el astrofísico Guillermo Haro. El silencio y el respeto del que habla la familia Arreola han sido de mi familia y míos durante 64 años. ¿En qué se basa el silencio y el respeto de la familia Arreola si ahora trae a la luz un asunto del que nunca hablé? Supe desde un principio que Arreola jamás viajaría a Italia puesto que no podía cruzar una calle en la Ciudad de México. Mi carta de 1955, por lo tanto, es la de una incauta que intenta protegerlo. Cuando uno es joven, protege o camina al borde del abismo. ¿Alguna vez fue Arreola responsable de sí mismo? Su talento y su inteligencia lo enseñaron a usar a los demás. Arreola nunca fue capaz de poner en orden su vida y eso lo sabe su familia. Sólo pudo "echar a perder quien sabe qué de muy bello que tenía", como lo escribo en la carta de 1955. Es desafortunado el caso de Tita Valencia que destapa una situación distinta a la mía, aunque tenga en común al mismo personaje. Mi vida no se reduce a la frase final del capítulo 20 de 'El amante polaco', página 333 (la única vez en que expongo la acción de “el maestro”)”, finalizó.