TVNotasLogoTVNOTAS

Boda Oaxaca.
Notas Curiosas

Extraña boda se celebra en Oaxaca, ¡un alcalde se casa con un caimán!

04 de Julio del 2017 por @TVNotasmx / Foto: Pixabay

La unión es parte de una centenaria tradición de los pueblos oaxaqueños.
 

Publicidad Kuxtal
Alcalde y caimán.
 
En Oaxaca existe un centenaria tradición entre los pubelos contal y huave, en la que el alcalde de San Pedro Huamelula contrae nupcias con un caimán hembra.
 

Esta tradición tiene su origen en la llegada de los chontales en la época prehispánica, a la región costera de Oaxaca donde los huaves poblaban, por lo que entraron en conflicto pues ambos pueblos aseguraban tener el poder de propiciar lluvias y buenas cosechas.
 
En aquél entonces, vivieron siempre en pugna y guerras constantes, sin que hubiera poder que los hiciera hacer una tregua.
 

Sin embargo, el amor fue ese poder que tanto buscaban, pues la hija del rey huave y el hijo del rey chontal se enamoraron, y aunque eso no fue del agrado de ninguno de los dos jefes, se vieron obligados a realizar una boda entre los enamorados.
 
Según la tradición, los huaves tenían el poder de convertirse en diversos animales, por lo que acordaron que la princesa llegaría a tierras chontales desde el mar convertida en caimán.
 
 

El rey chontal aceptó las condiciones y la boda se llevó a cabo donde nace el río, donde está el ojo de agua que se llama Arcoíris. Fue una gran fiesta, con mucha comida, y tuvieron todos la libertad, pudieron platicar, y estas dos naciones decidieron pactar la paz. Y entonces privilegiaron la unidad, compartir sus conocimientos" cuenta Juan Espinosa, regidor de Usos y Costumbres de Huamelula.
 
Actualmente la escenificación de la boda se sigue llevando a cabo, por lo que el alcalde de San Pedro Huamelula hace del príncipe chontal, y la princesa es una pequeña hembra caimán viva que representa a San Mateo del Mar, localidad de los huaves.
 
 
Los huaves le buscan al caimán una madrina, quien se encarga de confeccionarle su ropa típica de la región e incluso lo lleva a la Iglesia de San Pedro Apóstol, donde los sabios del lugar lo bautizan con el nombre de la esposa del alcalde en turno, este año se llamó Ema Narváez Muñoz, como la esposa del alcalde Víctor Aguilar.
 

La “princesa caimán” llegó a la ceremonia vestida de novia, con un listón blanco atado al hocico para evitar cualquier accidente.
 
La escenificación lleva haciéndose desde hace 500 años, cuando se construyó la Iglesia de San Pedro Apóstol, y aunque ahora se incorporan elementos cristiano, se sigue preservando el origen prehispánico de la tradición.
 
 
Con información de EFE.
 
KP