LogoTVNOTAS
Con más de 50 años de carrera, Cristina Pacheco no piensa retirarse
Espectáculos México
11 de Julio del 2021 por Mauro Godoy / Foto: Cortesía de la periodista

Con más de 50 años de carrera, Cristina Pacheco no piensa retirarse

Sus inicios en TV fueron en 1977 en el noticiero nocturno séptimo día.

Si alguien ha hecho historia en el periodismo, la radio y la televisión mexicana, es Cristina Pacheco, de 79 años, a quien ni la pandemia de la COVID-19 ha parado, ya que continuó trabajando desde casa con sus programas Aquí nos tocó vivir y Conversando con Cristina Pacheco de Canal 11. Platicamos con la también escritora y nos dijo que aún no piensa en el retiro: 
 
-Señora, ¿cómo descubrió su vocación? 
“Desde muy niña, a los 10 u 11 años, me gustaba mucho escribir cosas, una vez escribí sobre una experiencia difícil que tuve, que fue perder en un concurso de oratoria nacional; sacar el tercer lugar me impresionó mucho y me pidieron que lo contara de alguna manera, ése fue mi primer texto largo”. 
 
-¿Cuándo supo que quería ser periodista?
“Toda mi vida, nunca tuve otra aspiración más que ser una periodista, sobre todo, una que escribiera sobre la vida de los otros y con ello contar también nuestra propia historia”.

-¿Tuvo otros trabajos antes de dedicarse a la comunicación? “
Muchísimos; vendía huevos con uno de mis hermanos en el mercado, acompañaba a mi mamá a poner inyecciones a las casas, hacía fajeros para los niños y fui vendedora de juguetes. Tuve muchos y me encanta haberlos tenido, luego de eso empecé en el periódico”.
 
-¿Cuál fue el primer periódico en donde estuvo?
“Primero en El Popular, que es ahora El Día; después, en Novedades, luego en El Sol de México, en El Universal y en la revista Siempre, tuve una experiencia importante porque aprendí muchas cosas”. 
 
Cristina Pacheco no piensa retirarse
 
-¿Cómo saltó a la tele? 
“Primero hacía textos para el Canal 11 cuando estaba en las calles de Mina; después, me invitaron a trabajar en la revista Siempre, donde hacía mis entrevistas cada ocho días y así empezaron a llamarme de otros lugares, por ejemplo, de El Día y lo combinaba con Siempre. Desde entonces no he dejado el periodismo ni la televisión”. 
 
-Luego, ¿qué pasó? 
“Me llamaron para hacer un programa en el Canal 13 llamado Séptimo día. Ahí colaboraba, pero estuve poco tiempo, nos salimos en grupo porque empezamos a tener problemas por falta de espacios”. 
 
-¿A dónde se fueron? 
“Se supo que nos habíamos salido todo el grupo y nos llamó Pablo Marentes, quien era el director del Canal 11, y dijo: ‘Yo me traigo al grupo completo’, y así fue”. 
 
-¿Y cómo le fue? 
“Pues al poco tiempo me invitaron a que formara parte e hiciera mi primera serie de entrevistas grandes, que se suponía iban a durar 13 programas, pero duró casi tres años. Así inició el programa De todos modos Juan te llamas (1976 a 1978). Luego, me sugirieron trabajar con un arquitecto que quería hacer una serie de programas en Canal 11 acerca de la ciudad” 
 
-Y aceptó... 
“Así es; él quería que yo entrevistara a los trabajadores de la construcción y él a los arquitectos porque era su especialidad, y le agradezco mucho que me haya llamado porque ahí empezó todo. Un día no llegó al programa porque tenía muchos compromisos por su profesión, entonces, a mí me interesaba mucho la arquitectura, pero me interesaba más lo que ocurre en la casa, en los edificios, en las fábricas... en fin, como no llegaba el arquitecto y ya teníamos la cámara lista, les pedí a mis compañeros que fueran conmigo al Pedregal de Santa Úrsula e hice mi primera entrevista en la calle, algo nuevo para mí”.
 
-¿Qué tal su primera entrevista en la calle? 
“Esa mañana entrevisté a mujeres que me platicaron partes de su vida, una vida muy difícil porque sorteaban muchas dificultades para vivir y sobrevivir. Me hablaron de la violencia, de lo que es enfrentar las carencias, la pobreza y defenderse contras los agresores. Fue hermoso escucharlas hablar”. 
 
Cristina Pacheco no piensa retirarse
 
¿Qué le dijeron de esas entrevistas que había hecho? 
“Cuando llegué, Pablo Marentes me dijo: ‘Me dijeron que fuiste a hacer esto, ¿qué es?’, le expliqué y me comentó: ‘Lo voy a ver y si funciona, lo dejamos; si no, se acaba’, y sí funcionó. Me dijeron que iba a ser una serie de 13 programas, pero Aquí nos tocó vivir ya lleva 43 años, está al aire desde que inició en 1978”. 
 
-Sí, ha sido un éxito ver esas historias tan interesantes de gente común y corriente... 
“Así es, más de 43 años y aprendí mucho. Esas personas me dieron la vida, le dieron un ritmo a mi trabajo y el programa se convirtió en una especie de álbum de familia, algo que nos concierne a todos y donde todas las voces valen”. 
 
-De todas estas voces que ha escuchado, ¿cuál le ha impactado más?
“Todas, ninguna más que otra”. 
 
-¿Cómo conoció a José Emilio Pacheco? 
“Fue en la Facultad de Filosofía, fuimos compañeros en dos materias y Carlos Monsiváis me lo presentó; después, tuvimos otro encuentro muy especial en una exposición. Yo era secretaria en la universidad, en ese entonces en Difusión Cultural, y me tocó atender a las personas que iban llegando a una exposición, entre ellas estaba él y empezamos a conversar. Fue una historia muy bonita, fuimos a caminar y al momento de separarnos, dijimos: ‘¿Por qué nos separamos si nos entendemos muy bien?’”. 
 
-¿Qué le conquistó de él? 
“Su trato, pues era un hombre sumamente amable y su conversación era fascinante. Nuestro matrimonio fue una muy larga conversación de 52 años”. 
 
-Cuéntenos del momento en que se convirtió en mamá...
“Pues es una experiencia muy grata, estaba muy joven, tenía 20 años cuando tuve a mi primera hija, Laura Emilia, y más adelante vino mi segunda hija, Cecilia. Desde luego que nos llevamos y nos entendemos muy bien”.
 
Cristina Pacheco no piensa retirarse
 
-¿Ya es abuelita? 
“No, no tengo esa experiencia; dicen que es maravillosa, pero la desconozco”.

-Uno de los momentos más tristes de su vida fue la pérdida del señor José Emilio... 
“No me haga esa pregunta, creo que se lo puede imaginar. Él me acompaña siempre, está completamente presente en mi vida”. 
 
-Volviendo a su trabajo, ¿cómo nace Conversando con Cristina Pacheco?
“Bueno, ya tenía mucho tiempo haciendo Aquí nos tocó vivir y siempre había querido hacer un programa en estudio, con un solo invitado o con dos o tres y captar las voces de las personas que influyen en la vida de todos a través de su trabajo porque son ejemplares en él o por su actitud, comportamiento y solidaridad con la gente”.

-Ha conocido a todo tipo de personalidades de todas las generaciones, ¿a quién le ha gustado más entrevistar?
“Nunca hago una entrevista si no estoy interesada, la persona que está ahí es porque verdaderamente necesito y quiero conocerla, pero sobre todo porque quiero que otras personas la conozcan a través de mí. Cada una me ha dejado una lección, una voz de esperanza y una visión de México que nos ha tocado compartir... ha sido muy aleccionador”. 
 
-Ni la pandemia de la COVID-19 la ha detenido y no ha parado de trabajar... 
“No, he seguido y he estado trabajando desde casa; al principio fue duro porque me gusta estar con la gente, frente a frente y sentir su presencia, tocarla, caminar juntos, abrazarla, que haya un contacto más directo, pero lo hemos podido mantener a través del Zoom”. 
 
-¿Cuál es su mayor satisfacción? 
“Mi satisfacción es haber cumplido con mi trabajo, pues saber que hay un sitio al que tengo que llegar para hacer una entrevista y alcanzar ese punto de encuentro me causa mucha satisfacción, así como me imagino que le causa a usted entrevistar”. 
 
Cristina Pacheco no piensa retirarse
 
-¿Ha pensado en el retiro? 
“No, para nada; yo no soy de las personas que se retiran y si algo me va a retirar, es la muerte”. 
 
-¿No le teme a la muerte?
“No, no la espero, va a llegar cuando tenga que llegar, es algo que no depende de mí, así como tampoco dependió de mí el día que nací; los dos momentos más importantes de nuestra vida no dependen de nosotros”, concluyó.