LogoTVNOTAS
Flavio es conocido por usar una libreta con sus chistes.
Espectáculos México
25 de Octubre del 2018 por María Montoya / Foto: Esteban Sánchez

Después de mucha fama, pionero del 'stand up' ya no consigue trabajo

Luego de convivir con muchos famosos, sufrió el suicidio de su esposa, la muerte de su hijo ¡y cáncer de próstata!

Para quienes se preguntan dónde está Flavio, el de la libreta, aquí les contamos.
 
El actor y comediante está por cumplir 81 años, y 11 de haberse retirado porque ya no le ofrecen trabajo. Luce muy delgado, padeció cáncer de próstata por lo cual recibió 35 radiaciones, se fracturó los brazos y requirió de prótesis, también sufre bronquitis crónica, pero su lucidez mental es admirable.
 
Quizá muchos desconocen que el comediante ha vivido experiencias muy duras como el suicidio de su esposa y la muerte de su hijo Bruno, quien después de haberse envenenado con piracantos verdes, a los 9 años, quedó con una lesión cerebral y diez años después murió de una broncoaspiración. Por si esto fuera poco, sufrió un secuestro en 1983 por contar un chiste de la esposa de un político.
Flavio es pionero de lo que hoy se conoce como 'stand up'. Empezó a contar chistes en 1960, y se hizo famoso por contar las historias que apuntaba en una libreta, las cuales por cierto, aún conserva.
 
-Señor Flavio ¿De dónde surgió la idea de llevar su libreta con chistes escritos?
“Viene de mi abuelo y mi tío Flavio, ellos apuntaban los chistes en libretitas y a mi se me ocurrió hacer lo mismo. Tengo apuntados cientos de chistes. Sacaba la libreta desde 1966. Un día me iba a presentar en Puerto Rico, y me dicen que no podía ir con mi libreta porque el rey de la libreta era Marco Antonio Muñiz. Me copió, pero yo, nunca le reclamé”.
 
-¿Cómo se le ocurrían los chistes?
Yo contaba mi vida y a la gente le daba mucha risa y contaba el chiste adherido a experiencias de vida. Luego cantaba, imitaba a José José, que es mi hermano del alma, a Raphael, a muchos”.
 
-¿Qué sabe de José José?
“Desde hace mucho ya nada, José José no me contesta el teléfono. Dicen que lo tienen secuestrado, ¿no? Pero no sé”.
 
-¿Usted no decía groserías?
“No, cuando menos un pinche".
 
"Hoy no son comediantes, viven de los chistes de los demás, mentándole la madre a todo público”.
 
 
-¿De dónde salió la cancioncita de : 'Aguas, ahí viene Flavio'?
“De que no podía pasar por la gente que llenaba los cabarets. Oskar el del Espectáculo era el que me presentaba: ¡aguas, aguas, ahí viene Flavio! Sería por ahí del 75 que surgió el tema y se quedó la música”.
 
-¿Tiene registro del concepto de la libreta, de su tema musical?”
“Sí, todo, pero le cambian una palabra y ya se acabó. Mi músico registró la canción de 'Aguas ahí viene Flavio', y no pueden usarla, pero yo no demando, al contrario, si la copian, se acuerdan de mi”.
 
-¿Cómo se dio la oportunidad de hacer la voz de Cantinflas?
“Lo imitaba en el cabaret, hacía su voz. En los comerciales de un pan muy famoso salía Cantinflas que cobraba millones y yo hacía la voz y cobraba 300 pesos. También hice la voz de Cantinflas Show”.
 
 
-¿Y qué hay de cierto que Polo Polo le copiaba sus chistes?
“No, no sé, pero él una vez estaba en el cabaret. Se asomó Sergio Corona a la puerta y estaba Polo Polo con su tupé. Y que le digo: 'Mira Sergio, esto sí es pelo y que se lo jalo' y ya no volvió. Polo Polo y yo éramos amigos. Él me dijo en Acapulco: 'Tú eres el rey, papacito', pero al poco tiempo empezó a ser muy famoso y a decir mentadas de madre en la televisión y yo ya no lo volví a ver nunca. No volvió ni al Señorial. A mi me decían los meseros que él llevaba una grabadora, pero no sé”.
 
-Cambiando de tema, ¿sabemos que desafortunadamente su mujer se suicidó de un balazo por no soportar el accidente por el cual su hijo quedó con daño cerebral permanente?
“Sí. Fue espantoso. Se suicidó el 13 de diciembre de 1988, cinco días antes de que cumpliéramos 25 de casados. Se dio un balazo en su cuarto. Quedó todo lleno de sangre”.
 
-¿Le habló a la policía?
“Sí, y yo fui a dar a la cárcel como presunto homicida a la tercera delegación. A mi ya no me interesaba nada. Estaba como loco. Hicieron investigaciones de todo, no hubo maltrato, nada. Llegó gente de la policía y para afuera. Pisé la cárcel un rato pero yo estaba perdido. No podían creer lo que me estaba pasando”.
 
¿Cuánto tiempo pasó para que tuviera conciencia de lo que le había pasado?
“Todavía no me cae el veinte. Todavía no he llorado lo suficiente. Después tuve que cuidar a mamá, a mi papá, a Bruno, todos enfermos”.
 
-¿Usted ha dicho que nunca ha pasado por su vida suicidarse, qué le ha dado tanta fortaleza?
“Soy muy fuerte. Hay gente que no puede soportar nada de su presente o de su pasado. De repente se acuerdan, y pum. He sido fuerte porque hay que serlo. Dios dice hasta aquí y hasta aquí”.
 
-¿Cómo resume sus 80 años de vida?
“Ha sido aguantadora. Muy poca gente aguanta. Hay otros que están peor y aguantan todo. Lo que venga tiene que venir. Aguanto porque estoy viviendo a todo dar. Tengo casa en Acapulco, en Tequisquiapan”.
 
-¿A qué dedica el tiempo?
“No puedo dormir, tengo insomnio de toda la vida. Me acostumbré a vivir de noche. Veo todos los programas de National Geographic, no soporto las telenovelas y menos los programas de comedia, no me gustan, dicen muchas groserías”.
 
Para quienes por su generación no sepan quien es Flavio, además de contar chistes hizo doblaje de personajes memorables como : Cantinflas, la voz de las canciones de Cri Cri , las narraciones de las 10 películas de La Risa en Vacaciones; doblaje de películas de Disney como Winnie Pooh, El libro de la selva y Los aristogatos. Compartió escenario con figuras internacionales como Sammy Davis Jr..
 
 
Actualmente, Flavio está bajo el cuidado de una muchacha y la vigilancia cercana de uno de sus hijos, Marco Vinicio.
 
A diferencia de otros famosos que no han sabido administrar su dinero y acaban en la ruina, Flavio tomó el pie de la letra el consejo de su padre: “Artista que no ahorra valió para pura sombrilla”.