LogoTVNOTAS
Raúl Araiza siempre ha disfrutado al máximo su etapa como papá
Espectáculos México
17 de Junio del 2022 por Juan Pablo Méndez / Foto: Essene Hernández

Raúl Araiza siempre ha disfrutado al máximo su etapa como papá

El conductor se ha sentido muy orgulloso al ver crecer a sus dos hijas.
Uno de los actores y conductores más reconocidos de la televisión mexicana es Raúl Negro Araiza, de 57 años, pero otra faceta de su vida que lo hace sentir muy orgulloso es la de papá. Platicamos con él y nos abrió su corazón sobre cómo ha desempeñado este papel con sus dos hijas, Camila, de 25, y Roberta, de 23, fruto de su matrimonio con Fernanda Rodríguez, con quien estuvo casado de 1996 a 2019. Además nos compartió que con sus hijas tiene una relación muy abierta, basada en el respeto y en el amor:
 
-Raúl, ahora que viene el Día del Padre, cuéntanos, ¿cómo ha sido esta faceta con tus hijas Camila y Roberta? “Muy padre, porque las recuerdo de chiquitas y ahora, al pasar el tiempo, veo que se van realizando y me hacen sentir muy orgulloso de ellas”.
 
-Siendo tú artista, ¿te ha sido muy difícil interpretar tu papel de papá? “La verdad, siempre he tratado de estar presente; de repente las giras de teatro o las locaciones no lo permitían, pero ellas saben que yo siempre he estado en todos los momentos”.
 
 
-En cuanto a su educación, ¿fuiste estricto o flexible? “Soy de una generación que no le contestaba absolutamente nada a los padres, pero hay que evolucionar, porque los hijos hoy tienen miles de argumentos desde chiquitos para contestar y debatir, entonces hay que estar abiertos como papás”. 
 
-¿Así fue en tu caso? “Yo siempre he sido de la educación de ‘vive tu propia experiencia’; en una época fue de que ‘haces lo que te decimos’, luego se rebelan y no te hacen caso, aunque tú puedas controlarlas de cierta manera, pero ya llega un momento donde les digo: ‘Mira, hija, mi sugerencia es esta: no creo que te convenga y no creo que tengas que hacer esto o lo otro’”.
 
Raúl Araiza siempre ha disfrutado al máximo su etapa como papá
 
-Entonces, ¿siempre has tenido una buena comunicación con tus hijas? “Por supuesto, siempre ha sido muy directa, muy madura, con mucho humor, nos decimos la Familia P. Luche, porque no importa qué pase, siempre tenemos que ver uno con el otro y nos apoyamos, aunque a veces no hemos vivido bajo el mismo techo, porque por ejemplo, Camila se fue a vivir sola dos años y ya regresó, pero siempre estamos unidos”.
 
-¿Tú te pones de ejemplo para hablarles de todos los temas, como las adicciones? “Por supuesto, yo estoy abiertísimo, ellas saben que siempre he sido una persona que le gusta arriesgarse a vivir y conocen todo mi pasado; les he dicho que mi experiencia les sirva para algo, que nada se hereda y que cada quien encuentra sus propias consecuencias, buenas o malas, y ellas han pagado las consecuencias de sus decisiones”.
 
Raúl Araiza siempre ha disfrutado al máximo su etapa como papá
 
-¿Te han reprochado algo? “No, nunca; han sido muy comprensivas con todo mi trabajo, mi carrera, mis ausencias, mis errores, que han sido bastantes en todo. Les he pedido perdón muchísimas veces, ellas también; el perdón, el amor, el beso, el ‘te amo’, lo seguimos usando en todo”. 
 
-Por lo que viviste con las adicciones (alcohol) hace unos años, ¿crees que guarden algún rencor? “Para nada, y simplemente vivimos el solo por hoy. No pude haber tenido otras hijas más comprensivas que ellas y, sobre todo, sin juzgar, nunca me han etiquetado”.
 
Raúl Araiza siempre ha disfrutado al máximo su etapa como papá
 
-Entonces, ¿actualmente te consideras más su amigo, que su papá? “Creo que lo de ser padre funciona hasta los 19 o 20 años, pero ya a la edad que tienen, 25 y 23, ya es ser su amigo”.
 
-¿Por qué? “Porque ya se puede manejar una complicidad con ellas y entender lo que les gusta, porque no van a hacer lo que tú quieres, no van a realizarse bajo tus sueños, van a hacer su vida como ellas crean conveniente”.
 
Raúl Araiza siempre ha disfrutado al máximo su etapa como papá
 
-En ese sentido, ¿no siguieron tus pasos en la actuación? “La mayor, Camila, sí estudió algo de actuación, asistió a castings y todo eso, pero sacó el ojo del abuelo (Raúl Araiza, padre-q.e.p.d.) y se dedica a la fotografía, trae la óptica y el arte en la sangre y eso me hace sentir muy feliz. Recientemente inauguró una exposición en una galería de mucho prestigio, junto con unas amigas”.
 
-Y Roberta, ¿a qué se dedica? “Ella también ha ido encontrando su camino, pero como chef, está especializada en repostería y esa es su pasión. Ambas me hacen sentir mucho orgullo de ser su padre”.
 
Raúl Araiza siempre ha disfrutado al máximo su etapa como papá
 
-Ahora dinos, ¿cómo es tu relación con Fernanda, su mamá, luego de su separación? “Nosotros nos separamos hace tres años y ahora somos los mejores amigos y nos vemos; vamos y venimos, no importa donde estés, lo más importante es que estamos unidos”. 
 
-Hicieron buen equipo por sus hijas... “Sí. Como les decía, yo era más de que vivieran sus experiencias y a ella le costaba más trabajo dejarlas volar, pero lo que sí nos ayudó mucho fue ser cercanos a ellas y tener la confianza, la comunicación, el respeto y la transparencia para que nos vieran como amigos y no como enemigos; ha valido mucho la pena”, finalizó.
 
Raúl Araiza siempre ha disfrutado al máximo su etapa como papá
 
TAMBIÉN PLATICAMOS CON CAMILA Y ROBERTA, PARA QUIENES SU PAPÁ ES LO MÁXIMO:
 
Camila, de 25, y Roberta, de 23, también nos abrieron su corazón y esto fue lo que nos dijeron:
 
-¿Qué significa para ustedes su papá? Camila (C): “Él ha sido un maestro para mí, pero sobre todo, mi mejor amigo, mi gran apoyo y animador. Es muy chistoso, pero cuando se enoja, puede ser algo duro”. Roberta (R): “Él es todo para mí, es mi órbita y yo la de él; es mi héroe. Él y mi mamá son las dos personas que más admiro”. 
 
-¿Cómo es su relación con él? C: “Es muy de corazón, siento que es alguien que está a mí mismo nivel, puedo contarle todo. Mi papá piensa de una forma muy liberal y siempre me ha dicho: ‘Yo voy a estar ahí para ponerte el curita cuando te partas la cabeza, pero tienes que vivirlo’”. R: “Sí, él siempre fue de aprender de tus propias experiencias, y mi mamá no. Siempre nos hemos reconocido como una familia muy unida”.
 
Raúl Araiza siempre ha disfrutado al máximo su etapa como papá
 
-¿Las vivencias de tu papá, a ustedes les sirven de ejemplo? R: “Claro, todos tenemos experiencias diferentes en el caso de sustancias o adicciones. Él nos ha dicho que vamos a vivir lo que nos toca vivir, entonces sí nos ha funcionado, porque sabemos qué hacer y qué consecuencias podría haber si tomamos algunas decisiones”. 
 
-En cuestión de la adicción que tuvo tu papá (alcohol), ¿esto les afectó? R: “La verdad, no; solo lo apoyamos”. -¿Cómo lo apoyaron? C: “Aprendiendo a gestionar las emociones. Toda mi familia es muy abierta y nos preguntamos: ‘¿Cómo te estás sintiendo?’, y eso nos ha ayudado a salir adelante. Fue más una situación de acompañamiento, que de reproche”. 
 
-Las recaídas que tuvo, ¿los unieron más como familia? C: “Muchísimo más; fue una unificación y entender que es un proceso, eso hace que lo amemos mucho más”, nos platicaron. 
 
Raúl Araiza siempre ha disfrutado al máximo su etapa como papá