TVNotasLogoTVNOTAS

La bruja nos contó a detalle todo lo que le pidió Tizoc en contra del hijo de su esposa.
Espectáculos México

La bruja Tía Adriana advierte a 'La Chupitos': "Tú esposo me pagó para que me deshiciera de tu hijo"

05 de Noviembre del 2018 por Ma. Elena Gómez Poncet / Foto: Eduardo Mejía

La bruja llamada Tía Adriana nos contó que él ponía borracha a su esposa para sacarle dinero.

Publicidad Kuxtal

A principios de 2017, Liliana Arriaga, de 49 años, mejor conocida como “La Chupitos”, aseguró que su matrimonio con Tizoc Valencia, de 43, con quien tiene 17 de relación, había vivido una crisis que superaron gracias a terapia de pareja, y negaron cualquier tema de divorcio. Sin embargo, parece que no todo es miel sobre hojuelas para esta familia. Hablamos con la bruja llamada Tía Adriana, de 45, quien nos confesó que desde hace cinco meses fue contratada por el propio esposo de la conductora para hacerle unos trabajos de brujería.

La bruja nos contó a detalle todo lo que le pidió Tizoc en contra del hijo de su esposa.

-Tía Adriana, ¿cómo conociste a Tizoc y por qué se acercó a ti?
“Hace unos cinco meses alguien le recomendó a Tizoc que me consultara. Le dieron mi número y se puso en contacto conmigo porque su jardinero encontró unos collares de santería en el jardín de su casa de Los Ángeles, California, donde vive desde hace años”.

-¿Supo quién se los puso?
“Tizoc decía que esos collares se los puso la familia de Liliana y me confesó que su suegra (Raquel) no lo quiere y lo odia. Le eché las cartas (por videollamada) y vi que estaba mal la relación con su esposa, y me pidió que le hiciera unos trabajos”.

Ella es la conocida bruja que trabajó para él.

-¿Qué clase de trabajos?

“Un amarre. Tizoc me contó que Liliana ya se quería divorciar de él y además que no tenía dinero, por lo que tenía que robarle de las fechas que vendía de Liliana, pues su mujer ya no le daba. Digamos que él se autopagaba. Así que le empecé a hacer trabajos".

-¿Dónde se veían?
“(Algunas veces) Me citó en su casa de Texcoco; obviamente lo veía cuando su esposa no estaba ahí. Me recibía Esperanza (la empleada doméstica). Fui a su casa para hacer un trabajo y así Liliana corriera a su hijo Miguel Ángel, el mayor (de su primer matrimonio), pues es un estorbo para él”.

Aquí el día que se dijeron sí frente al altar. Se veían muy bien juntos.

-¿Por qué?
“Según Tizoc, el joven y su suegra sólo le sacaban el dinero a su mujer. Además, deseaba que la relación amorosa de Miguel se viera afectada”.

-¿Por qué le molestaba?

  “Miguel tuvo una relación con una joven con la que tuvo dos hijos; después salió con otra y se la llevó a vivir a la casa con ellos. Eso le molestó a Tizoc y me pidió que le ayudara a que Miguel terminara esa relación. Ése era su coraje, pero también lo odia y detesta; Tizoc me confesó que hace dos años Miguel lo golpeó brutalmente y el que fue a parar a la cárcel fue él”.

-¿Tanto así?
“Sí, siempre se refería a él como ‘el maldito marrano’ que le robaba la atención de Liliana, que le quitaba el dinero (a su mamá) y que era un vividor. Tizoc dice que tras la golpiza que le dio hace años, él terminó en la cárcel y Miguel como si nada, y Liliana favoreció a su hijo. Supe que hace poco se tuvo que operar la nariz a raíz de esas lesiones”.

Parecían una pareja ejemplar, pero todo fue una farsa por parte de él.

-¿Qué tipo de trabajos hiciste?
“Hace como tres meses, el primero que le hice fue un amarre. Le pedí a Tizoc que me diera fotos y ropa de ella; le hice muñecos. No fue un trabajo para que ella se enamorara, sino para que no se separaran, que confiara en él; además, para que Tizoc pudiera agarrar dinero y ella no dijera nada”.

-¿Qué más hiciste?

  “Le hice otro para que no se fuera a divorciar de Liliana, porque ella le tenía mucho coraje. Le conseguí unos polvos y unas gotas que él le daba en la comida, para que ella ya no peleara con él”.
 

-¿Y qué le pediste para esos trabajos?
“De ella me dio cabello, dos fotos de ellos y unos chones con los que hice unos muñecos. Le hice un amuleto de bruja para que se protegiera, y lo puso en su casa en Los Ángeles; uno más lo carga con él, con pelos y colmillos de coyote, y una pulsera de siete nudos”.

-Son cosas muy personales...
“Así es, y también me consiguió cosas para el trabajo en contra de su hijastro. Me dio una foto, nombre completo de Miguel y un calzón, además de una prenda de la novia, para que lo dejara”.

-¿Qué otros trabajos hiciste?
“Me pidió que su suegra se fuera y enfermara”.

Entérate de todos los detalles en nuestra edición impresa 1139 y al descargar la edición digital enriquecida en nuestra app TVNotas. DA CLIC DE ACUERDO CON EL SISTEMA OPERATIVO DE TU DISPOSITIVO MÓVIL:

Usuarios Android  Google Play

Usuarios iOS App Store