TVNotasLogoTVNOTAS

La conductora aseguró que hace meditación para evitar los ataques.
Espectáculos México
06 de Septiembre del 2018 por Carlos Alfredo Monjaraz / Foto: Alejandro Pasos

A 16 años de haber vivido un trago amargo, Laura Bozzo sigue con ataques de pánico y anorexia

Recordemos que la conductora vivió un arraigo domiciliario en Perú.

 

Publicidad Kuxtal

Hace unas semanas Laura Bozzo publicó su libro “Más allá del infierno”, en el que relata los 3 años que permaneció arraigada del 2002 al 2005 en un estudio de televisión en Perú, tiempo en el que no sólo la privaron de la libertad, sino que desencadenaron en ella ataques de pánico y aumentaron sus problemas de anorexia que padece desde los 20 años, los cuales continúan hasta la fecha. Además nos confesó que ha perdido todo su patrimonio por culpa de un ex contador que tuvo.

-Laura, estuviste en el arraigo domiciliario más famoso de la historia de la farándula de 2002 a 2005...
“Mi caso fue todo un escándalo, el entonces candidato presidencial Alejandro Toledo puso a sus jueces y procuradores para atacar a quien quería destruir. Mi delito fue sacar a su hija no reconocida. Mi caso fue una persecusión por ello, pero jamás pensé que fuera a demorar tanto y me trajo consecuencias como perder mi visa de Estados Unidos y eso me ha hecho perder mi patrimonio”.

-¿Por qué has perdido tu patrimonio?

“Porque al no poder ingresar a Estados Unidos desde hace 16 años, delegé mis cosas al contador Fabián Ruales (q.e.p.d.) que me estafó y perdí mi casa y todo lo que gané”.

-Te han afectado mucho económicamente...
“Me han destruido. Trabajo, vivo de lo que gano, y tengo algo que no es mío, que es de mis hijas, que es herencia de mis padres, pero de mi patrimonio. Lo que yo he ganado en tantos años de televisión prácticamente lo he perdido absolutamente todo porque me lo robaron”.

La conductora aseguró que hace meditación para evitar los ataques.

-¿Qué cosas perdiste?
“Mi casa de Miami, todo el dinero, Fabián Ruales se puso Fabián Bozzo, usó mi seguro social, hacía préstamos, se robaba el dinero que yo mandaba para pagar cosas, más de un millón y medio de dólares, compró carros y departamentos a mi nombre, y yo estafada, no puedo ir a denunciar porque no tengo visa americana”.

-¿Actualmente qué queda de ese arraigo domiciliario?

“En ese entonces sufría ataques de pánico, los doctores me tenían que poner suero para que respirara, respiraba en bolsas de papel para soportar. Y siguen las consecuencias, los problemas, los desórdenes alimenticios por momentos”.

-¿Entonces siguen los ataques de pánico?
“Siempre, y eso que a pesar de que todo eso lo superé, pero siempre quedan huellas. Mis hijas son mi motor para salir adelante”.

-¿Tomas medicamentos para ello?
“No, yo no creo en los medicamentos, detesto eso, yo recomiendo a la gente que no los tome, para mí son drogas. Lo que uso para los ataques de pánico son hierbas, como manzanilla; creo mucho en la medicina tradicional. Me controlo con ejercicios de respiración, yoga y ejercicio físico".

La presentadora invitó a la gente a que lea su libro.

-¿Cuándo fue el último ataque de pánico que sufriste?

“Anoche, ya sentía que me empezaba otra vez y me asusté, pero me puse a respirar, leer y meditar”.

-Los desórdenes alimenticios dices que continúan...
“Sí, a veces, la anorexia, he dejado de comer, pero ya es más suave”.

-¿Cómo lo controlas?

  “Tratando de comer cosas sanas que sé que no me van a engordar. Mucha chía, agua de jamaica, maca con kinua y espirulina para tener proteínas y estar delgada y usar la anorexia a mi favor”.