LogoTVNOTAS
Actor de Rebelde Way pierde la vista del ojo izquierdo en accidente
Espectáculos México
06 de Diciembre del 2019 por @TVnotasmx / Foto: Instagram

Actor de Rebelde Way pierde la vista del ojo izquierdo en accidente

Por dicho motivo, el actor de Rebelde Way cayó en depresión.

‘Rebelde Way’, una de las series argentinas más famosas que logró conquistar a la audiencia en 2002 y 2004, sigue dando de qué hablar.
 
Por dicho motivo el actor de Rebelde Way cayó en depresión.
 
Hace cuatro años uno de los protagonistas de ‘Rebelde Way’ sufrió un accidente, el cual provocó que perdiera la vista del ojo izquierdo.
 
Se trata del entrañable Diego Mesaglio, quien relata que el duro momento ocurrió en e baño, cuando una botella de alcohol mal colocada en una repisa cayó sobre el piso, acto que provocó que el líquido cayera en uno de sus ojos.
 
Por dicho motivo el actor de Rebelde Way cayó en depresión.
 
 
A pesar de que el actor recibió de inmediato los primeros auxilios, no pudieron hacer nada para salvarle su ojo.
 
“Yo estaba limpiando unas cosas, apoyé en la repisita del baño una botella de alcohol y cuando se patinó la quise agarrar, estaba abierta y me entró alcohol en el ojo. Voy a una clínica me hacen los supuestos primeros auxilios pero no me lavan bien, casi ni me lavan, y me echan una gotita de anestesia y me dan la anestesia para cuando me duela ponerme”, declaró.
 
Continuó: “Hice lo que me dijo el médico y la verdad es que entre el alcohol que quedó dentro y el exceso de anestesia hicieron que se me quemara la córnea, que se debilitara todo el ojo. Yo al tener todo dormido no me estaba dando cuenta. Me calmaba el dolor pero estaba empeorando todo lo demás, así que después me entero que se pone una gota cada 12 horas y yo me vacié el pomo en una noche. Para ponerle un título fue una mala praxis”, aseguró Mesaglio.
 
Por dicho motivo el actor de Rebelde Way cayó en depresión.
 
Ante esto, Diego cayó en una fuerte crisis, pues pasó de ser un hombre trabajador a depender de su familia. Por fortuna dos años después entendió: “no es mi culpa que al otro le dé impresión, le dé asco”, destacó Mesaglio.