LogoTVNOTAS
Lalo Carrillo revela su estado de salud tras su hospitalización
Espectáculos México
02 de Agosto del 2022 por @TVNotasmx/ Luz Palmer / Foto: Agencia Kadri

Lalo Carrillo, a nada de quedar ciego por un virus que lo llevó a creer que le hicieron brujería

Tremendo susto se llevó Lalo Carrillo al parar de emergencia al hospital porque casi se queda ciego.
Fue a mediados del mes de enero que Lalo Carrillo, de 35, conductor del programa 'De primera mano', comenzó con un fuerte dolor de garganta, pero poco a poco fue empeorando, hasta que incluso le afectó la vista ¡y la perdió por completo! Sobre este padecimiento y la angustia que vivió, nos detalló el comunicador.
 
 
-Lalo, gracias por la entrevista, ¿cómo inició esta situación de salud contigo? 
“Ha sido un viaje muy largo, a mediados de enero inicié con una carraspera muy fuerte en la garganta, me ardía. Fui al doctor y me dijo que era una ligera infección, me mandó medicamento, pero no se contuvo el dolor... seguía muy fuerte el ardor, comencé a buscar especialistas, me hicieron dos exudados faríngeos y después me aparecieron unas manchas en la piel, en ambos brazos”. 
 
-¿Qué eran? 
“Los especialistas iban descartando enfermedades de todo tipo, por los síntomas decían una cosa y luego otra, me realizaban exámenes de sangre y no salía nada; se agudizó la infección en la garganta y me diagnostican un virus”. 
 
Lalo Carrillo habla de experiencia tras perder la vista temporalmente
 
 
-¿De qué se trató? 
“De una infección que le da a los jóvenes, le llaman ‘la enfermedad del beso’, es común en adolescentes y a mí se me hacía extraño, pues adolescente no soy (ríe)”.
 
-¿Por qué da? 
“Esta cosa citomegalovirus, consta de varias especies, entonces me dijeron que la garganta estaba afectada, había pared de pus, y un doctor dijo que el tratamiento que me daría  serían una serie de esteroides, que aunque me bajarían las defensas, permitirían luchar contra la bacteria que tenía. Me pusieron cuatro inyecciones de esteroides y, efectivamente, se me calmó todo, se me quitó el dolor de garganta, yo ya me sentía perfecto y de repente... ¡zas!”.

-¿Qué sucedió?
“A la semana comencé a ver muy borroso e inicié usando lentes en el programa (De primera mano); esto fue hace dos meses. Me fui a hacer exámenes de la vista”.
 
Carrillo tendrá que cuidar su salud visual de por vida
 
-¿Qué arrojaron los exámenes? 
“Que sí había miopía y astigmatismo, me cambiaron los lentes. Hace tres semanas estando en el programa, mientras leía las notas, me di cuenta de que ya no veía con el ojo derecho, no lo había identificado; cuando tenía abierto el ojo derecho, se convertía en un manchón, así que fui al oculista”.

-¿Qué te dijo?
“Que debería hacerme una serie de estudios; el primero fue de la mácula, es la parte interna del ojo, la parte trasera. Me comentaba que de repente, la mácula puede llenarse de líquido y ahí están las razones. La primera razón es por utilizar viagra, lo cual no era mi caso; después era por utilizar medicamentos para el riñón, que tampoco era mi caso; y hay una tercera razón... por un nivel exagerado de estrés, le dije que tampoco era mi caso y dijo que es la respuesta de la mayoría de la gente. De la mácula salí bien, me hicieron otro estudio llamado ‘campos visuales’, en donde me dijo el doctor que al parecer había un daño neurológico”.
 
-¡No me digas!... 
“Me hicieron resonancia magnética de cráneo con órbita. El sábado 16 de julio, hace tres semanas, manejando junto con mi mamá, de repente parecía que alguien me puso una tela negra en la cabeza, perdí todos los colores y todo lo veía gris de ambos ojos”. 
 
Lalo Carrillo pasó su hospitalización solo

-Prosigue…
“Veía sin colores, se me cerraban los ojos solitos, iba manejando, forcé la mirada; llegamos a la casa, no le dije a mi mami, ella se fue a su casa. Adjudiqué que un día antes me había desvelado y al día siguiente, domingo, vi puras sombras, no veía nada, no leía, ¡fue horrible! Me tenía que ir a hacer el pelo, mi tratamiento que ya había agendado y comenté que no veía, así que me dijeron que fuera al Hospital de la Ceguera en Coyoacán”.
 
-¡Qué fuerte!...
“Sí, llegué el lunes 18 a urgencias, me hicieron estudios y el doctor me dijo que debía realizar unos de sangre completos, había que descartar bacterias, hasta enfermedades de transmisión sexual; le dije que eso era raro, porque yo soy muy cuidadoso en esos aspectos. No hubo resultados negativos, mucho menos de transmisión sexual”.

-¿Entonces? 
“Hubo una bacteria mal cuidada. Cuando comenzamos a platicar del proceso desde enero, fue que sin conocer mi caso, me inyectaron los esteroides que son inmunodepresores, fortalecieron la bacteria, esta entró al nervio óptico y ahí lo inflamó.  Al estar inflamado se creó la ceguera temporal e inicié un tratamiento emergente”.
 
Sus seguidores le mandaron ánimos después de su hospitalización
 
-¿De qué constaba?
“De catorce días de hospitalización, me colocaron un coctel de medicamentos para sacar esta bacteria y me dan corticoides, estos ayudan a desinflamar rápidamente el nervio. Llevo siete días y ya tengo la vista completa del lado derecho 20/20 (visión perfecta), y del izquierdo recuperé el sesenta por ciento, pero tengo que hacerme exámenes continuamente”.

-No quiero ni imaginar qué sentiste cuando perdiste la vista…
“Es lo peor que te puede pasar, uno no magnifica el poder de tu vista; aparte pienso en las personas que no pueden ver, para ellas es todo negro, y en mi caso, de pronto veía bordes, siluetas, no distinguía caras, perdí toda proporción, me dio desesperación; tuve que agarrar las cosas como son y buscar la tranquilidad, el estrés no ayuda. Al ver a tantos especialistas, me dio miedo no saber qué tenía”.
 
-Siempre has sido saludable... 
“Sí, casi no tomaba medicamentos, pensé que me volvía hipocondríaco, fue difícil; que si tos, gripe, ronquera, cada dos días me hacía exámenes COVID que quizá no detectaban. El diagnóstico no sé cómo se llama la cosa en su totalidad, me aprendí citomegalovirus, por la mononucleosis”.
 
Lalo Carrillo habla de su estado de salud
 
-¿Quién te está cuidando? 
“Yo tomé la decisión de que no me cuiden, no quiero esclavizar a nadie; a mí me gusta tender mi cama, arreglar mi lugar, esto ayuda mucho. Todo el día hago videollamadas con mi mamá y mi hermano”.
-¿Cuándo te dan de alta? “Los primeros días de agosto. Yo entré hospitalizado el día 20 de julio; gracias a Dios, ya todo está mucho mejor”.
 
-Tienes éxito, te va bien, al no dar con un diagnóstico correcto, ¿pensaste que te llegaron a hacer brujería? 
“En algún momento sí pensé que me hicieron la macumbada; de enero que estaba muy bien y de pronto en julio me pasa esto, dije: ‘Me han de estar haciendo algo’, dije que me haría la limpia del huevo; no me la hice porque pensé que me dolería mucho (ríe)”.
 
-¿Crees en la brujería? 
“Más bien creo en las energías, pero si abres la puerta te puede afectar. Soy consentido de Dios, las cosas se me dan fáciles. Tener buena energía te limpia de las cosas malas. Siempre hay envidias y suman a la causa, pero hoy por hoy estoy bien”, concluyó.
 
Lalo Carrillo pensó que su enfermedad era brujería