LogoTVNOTAS
Lucila Para abrir Marsical
Espectáculos México
23 de Mayo del 2020 por Mauro Godoy / TVNotas / Foto: Archivo TVNotas

Lucila Mariscal ha tenido que luchar sola para superar las adversidades de la vida

A sus 77 años, Lucila Mariscal, no sólo se ha consolidado en el medio, también en el corazón del público ha tenido varias luchas, desde los 16 comenzó su vida sola.


Desde niña aprendió a luchar para superar las adversidades que la vida le ponía enfrente, y ahora, a sus 77 años, su voluntad inquebrantable tiene a Lucila Mariscal en un sitio privilegiado para un artista, pues no sólo es una actriz consagrada en el medio, sino también muy querida por el público. 


Doña Lucila, quien se encuentra cumpliendo 51 años de carrera profesional, nos recibió en su casa para compartirnos recuerdos de su infancia, hablar de examores y también de duras vivencias, como una operación que casi le cuesta la vida, el dolor que sufrió al perder un hijo y hasta el más reciente pleito con su nieto, a quien ya perdonó.

-Doña Lucila, ¿cómo fue su infancia?

“Mi madre se llamaba Marina Lara Ortega, era una mujer de rancho y para muchas de las características de mis personajes me inspiré en ella. Por otra parte, mi padre, Gerardo Mariscal, nos abandonó por otra mujer cuando yo nací”.

Actriz Carrera Lucila Mariscal

-¿Qué hizo su mamá?

“Cuando cumplí mi primer año, mi mamá y yo nos fuimos a Sinaloa, pues ella se enamoró de un militar, Gustavo Villagrán, quien para mí fue mi papá, pues siempre fue muy cariñoso y siempre se lo agradecí mucho”.

-¿Tuvo carencias de pequeña?

“¡Claro!, yo me crié en una familia pobre; a veces no teníamos ni para comer, pero siempre conseguía algún empleo. Yo trabajo desde los 8 años, por eso ya estoy cansada y quiero que alguien me mantenga o que me ayude (ríe). Fui recepcionista, mesera, cajera y hasta encargada de restaurante. Siempre trabajé muy duro”.

Actriz Carrera Lucila Mariscal

-¿Recuerda alguna experiencia fuerte que haya vivido a esa edad?

“Sí, una muy fuerte. Cuando tenía 11 años mi cuerpo estaba muy desarrollado, ya tenía senos y todo, y un día un tipo me dijo que me quería pintar, pero era un engaño. Me invitó a su departamento y al llegar algo me olió mal, pero como iba con una amiga logré escapar. Luego supe que ya había acordado venderme con una banda dedicada a la trata de blancas”.

-¡Qué fuerte vivir eso tan joven!...

“Y sólo fue una de las muchas experiencias fuertes que tuve, pues mi mamá me corrió cuando yo tenía 16 años, y desde ese momento tuve que enfrentarme sola a la vida”.

Actriz Carrera Lucila Mariscal

-Señora, ¿recuerda a su primer novio?

“Sí, cuando yo tenía 16 años trabajaba de secretaria y conocí a un judío llamado Moisés Titievsky, él me quería mucho y yo también a él; sin embargo, en una ocasión me violó, pues me dio una bebida con la que perdí el conocimiento, y ya no quise saber nada de él”.

-¿Estudió actuación?

“Sí estaba muy interesada, pero nunca estudié actuación formalmente; entonces un día fui a una plática que dieron dos actores, uno era estadounidense, Richard Widmark, y el otro era puertorriqueño, se llamaba José Ferrer. Ellos tenían una academia de actuación en Los Ángeles, California, y la verdad aprendí más de ellos en esa plática que en todo el curso completo que te dan en cualquier escuela pipirisnais de actuación”.

Actriz Carrera Lucila Mariscal

-¿Qué fue lo primero que hizo artísticamente?

“Yo cantaba en un lugar que se llamaba La Fusa, en la colonia Roma, sin embargo, me salí porque el dueño también quería venderme con un tratante de blancas, pero una de las chicas que trabajaban ahí me ayudó a escapar”.

-¿Cuándo fue su primera aparición en TV?

“A mí me gustaba ir a Televisa Chapultepec, y un día estaba en la cafetería cuando de repente entró ‘Chabelo’, quien se me quedó viendo. Yo creo que le gusté porque me dijo: ‘Oye, ¿no quieres trabajar en mi programa?’ Le respondí: ‘¿Cómo le puedo hacer?’, y me dijo: ‘Yo te meto...’, pero no me dio confianza, porque después me dijo: ‘No tienes que hacer nada, vas a ir de extra, pero así vas a empezar. Ya después yo te prometo que te doy una ayudadita’. Ese día entré al programa y ya nunca regresé a la cafetería, pues seguro me iba a pedir algo más”.

Actriz Carrera Lucila Mariscal

-¿Cómo inició su carrera actoral?

“Yo era novia de Mario Elizalde, quien estaba haciendo un personaje en una obra de teatro que se llamaba La madre, de Máximo Gorki, y dirigida por Alejandro Bichir. Un día fui a ver un ensayo y de repente el director me dio el libreto y me dijo que les leyera el texto, pues pensó que yo era artista, y al final le dije que yo sólo iba de acompañante, pero lo hice tan bien, que me dijo que subiera al escenario, en donde me sentí como en casa. Me pidió que dijera una línea, y me metió a la obra”.

-Cuéntenos, ¿qué más hizo de joven?

“En mis inicios estuve trabajando en Bellas Artes, haciendo teatro clásico, el cual me encantaba. Tengo el privilegio de decir que estoy en el libro de Bellas Artes como una revelación juvenil de la actuación, aunque en ese entonces ya no era tan joven, pues tenía 26 años”.

-También trabajó en la radio, ¿cierto?

“Sí, después entré a hacer radio a la XEW, durante 15 años. Fue una etapa muy bonita, pues ahí hice muchas radionovelas e infinidad de personajes. También estuve en programas muy importantes como La hora nacional y La sagrada familia, que a la fecha sigue”.

Actriz Carrera Lucila Mariscal

-¿Qué representa 'Lencha' para usted?

“Es el personaje más importante. Es un amor y yo la amo, pues es una mujer que ha luchado, que se ha abierto camino y que logró introducirse en el gusto del público. ‘Lencha’ nació hace muchos años, en Bellas Artes, y ella era la esposa de un señor que tenía un puesto de verduras en el mercado de La Merced”.  

-'Lencha' estuvo en muchos programas...

“Sí, después de que registré el nombre, la interpreté un año con Enrique Cuenca ‘El Polivoz’; luego Humberto Navarro me propuso entrar a La carabina de Ambrosio. Actualmente llevo más de 40 años con ese personaje”.

-¿Sufrió acoso sexual?

“El primer acoso que sufrí fue por parte del actor Wally Barrón, quien era bárbaro, pues era muy insistente; yo creo que estaba enfermo porque su comportamiento no era normal, se quería echar a todas”.

Actriz Carrera Lucila Mariscal

-¿Qué le hizo?

“Cuando yo estaba embarazada de mi primer hijo, le dijo a mi marido: ‘Cómo se quieren los hijos aunque no sean de uno, ¿verdad?’, eso generó desconfianza en mi esposo y empezaron los pleitos, pues me preguntaba si el niño era suyo, y eso me lastimaba”.

-¿Cómo conoció al padre de sus hijos?

“A Darío Vivian lo conocí en una obra de teatro, y aunque yo tenía 26 años y él 48, me deslumbró porque era muy guapo y estaba muy preparado. Nos casamos por lo civil y a los 27 tuve a mi hijo Gabriel, y luego a Andrei; sin embargo, a los seis años me divorcié, pues mi esposo siempre dudó que mis hijos fueran de él”.

-Uno de los momentos más difíciles fue la liposucción a la que se sometió...

“Yo no me la hice por vanidad, fue para que me quitaran la panza y los senos, pues yo era 44 doble D-E, y no había esa talla en México; yo tenía que ir a Estados Unidos para comprar mis brasieres. Tras la operación me dieron infartos cerebrales y anemia, estuve un año sin trabajar. Fue una época muy triste, pues después me desaparecieron a mi hijo y a los dos años mi mamá murió”.

Actriz Carrera Lucila Mariscal

-En cuanto a la desaparición de su hijo Andrei, ¿ya nunca supo nada de él?

“No, y ni creo saber lo que pasó con él, eso ya es un caso cerrado. Yo hice todo por investigar dónde estaba, pero es muy difícil, pues hay tanta corrupción, mentira, falsedad y personas malas, que no se puede esclarecer nada”.

-¿Sabe por qué se lo llevaron?

“Yo creo que fue por venganza, pues él era policía y agarró a muchos malandros en Monterrey y en la Ciudad de México, y cuando lo ascendieron me lo desaparecieron. Antes de desaparecer, mi hijo me dijo un día: ‘¿Sabes qué, mamá?, yo creo que un día voy a terminar encajuelado’”.

-Tras la desaparición de su hijo, usted quedó a cargo de su nieto, Andrey, con quien el año pasado tuvo un problema, pues la maltrató y la corrió de la casa...

“Fue algo que me dolió muchísimo, a raíz de eso estuve colaborando en algunos grupos de personas de la tercera edad que han sido y son maltratadas, humilladas, ofendidas y robadas por sus familiares; yo me encargaba de motivarlas y sacarles una sonrisa”.

Actriz Carrera Lucila Mariscal

-Después de todo lo que ha vivido, ¿le tiene miedo a la muerte?

“Antes sí, pero después de todo lo que he vivido, ya no le tengo miedo a la muerte, pues es un cambio de lugar cuando es tu momento. Yo siempre que me presento a trabajar lo hago con todo mi amor, y le pido a Dios que le guste a la gente lo que hago, para que se vaya contenta”.

-La gente la quiere mucho...

“Yo le agradezco mucho a la gente su cariño, pues a lo mejor no me lo merezco, pero yo le pago con amor y con mi trabajo”, finalizó.

----------- 
No olvides descargar nuestra app TVNotas: 
 
Usuarios Android  Google Play


Usuarios iOS App Store
 
También puedes recibir nuestra edición impresa en tu casa, sólo comunícate al teléfono 8002288668 #QuédateEnCasa