LogoTVNOTAS
Susana González larvas
Espectáculos México
23 de Marzo del 2021 por Laura Luz Palmer / @TVNotas / Foto: Liliana Carpio

Luz Elena González casi se infesta de larvas ¡por comer pescado crudo!

La actriz nos reveló que se dio cuenta de su padecimiento cuando vio caminar por su mejilla uno de estos gusanos.

En exclusiva para TVNotas, Luz Elena González, de 46, narra lo que nunca se había animado a decir públicamente, una experiencia que ella describe como macabra porque su cuerpo se llenó de larvas tras haber comido pescado crudo.

-Luz Elena, luces muy guapa, ¿cómo te cuidas para verte así?
“Mira, soy muy cuidadosa de lo que como, me gusta hacer ejercicio y me alimento bien, de manera proporcionada. No te he de negar que me gusta mucho el pan, pero trato de medirme, y como mucho de todo lo que sea sano: verdura, fruta, carnes y pescado, pero eso sí, con mucha precaución, eso es importantísimo”.

-¿Por qué dices “con precaución”?
“Porque todos los los alimentos deben estar bien desinfectados y cocidos, sobre todo hay que tener mucho cuidado con las carnes. Desafortunadamente, la última vez que comí pescado crudo tuve larvas migrans, unos gusanitos que te van caminando por la piel, y pasó un buen tiempo antes de que los médicos lograran dar con lo que tenía”.

-¿Qué síntomas presentabas?
“Fueron diversos síntomas, como hinchazón en la piel y dolor de cabeza, me sentía medio extraña; fue como a los tres días de haberlo consumido que empecé con esto”.

 

 

Ve: Luz Elena González confiesa lo que ha llegado a hacer para defender a su hijo

-¿Acudiste al médico?
“Sí, claro, yo soy alguien que en cuanto presenta cualquier síntoma, va de inmediato al doctor. Esa vez fui a uno que sólo me dijo que quizá algo me había caído mal y me dio medicamento para el dolor de cabeza intenso, pero el dolor seguía, pero busqué una segunda opinión, porque empecé con enrojecimiento en ciertas partes del cuerpo, como brazos y antebrazos, pero de igual forma no dio con un diagnóstico. Es más, hasta mis amigas me dijeron que era hipocondriaca y que a todo le buscaba un mal”.

-Dices que no sabías lo que padecías...
“Así es, me tuvieron que realizar muchos exámenes de sangre, pero nada salía. Varios médicos me dijeron que posiblemente mis síntomas se debían a que estaba muy nerviosa o cargaba con mucho estrés. Afortunadamente, llegué con un buen doctor, un infectólogo, que me hizo nuevos estudios y por fin se supo qué tenía en mi organismo. Me dijo que tenía larvas migrans por haber comido pescado crudo y me alarmé terrible, yo sólo decía: ‘Dios mío, quítame esto, por favor’”.

Susana González

-¿Qué te decía este doctor?
“Cuando empezó a tratarme, me aseguró que tendría más inflamaciones en otras zonas de mi cuerpo y que las larvas se empezarían a hacer más notorias con el medicamento”.

¿Por qué?
“Porque desafortunadamente, cuando unas morían, tenía que esperar varios días a que nacieran sus huevecillos y después murieran, además, que mientras esperaba, ya no buscara en Internet sobre las larvas”.

-¿Y seguiste su indicación?
“No, yo de curiosa busqué y vi cómo se multiplican, invaden y perforan órganos, pero lo que más me aterró fue que la larva se va hacia los ojos y se los come. Yo le pedí al médico que me diera de todo y tomé el medicamento religiosamente para que no me pasara nada parecido y lograra matarlos, pero pasé una experiencia muy fea”.

Susana 2

-Cuéntanos, ¿qué fue lo que te sucedió?
“Yo seguía trabajando y, uno de los días de grabación, me encontraba en el área de maquillaje cuando de repente vi mi mejilla con inflamación y, aunque las chicas me estaban ayudando a disimularlo, ya no se podía tapar lo que me pasaba. De pronto, vi una larva caminando por el cachete y empecé a hiperventilar, me puse muy mal, fue una asquerosa impresión, y me desmayé”.

-¿Le llamaste al doctor?
“Sí, y me dijo que era normal, que las veía porque ya se estaban muriendo, que el medicamento funcionaba y que estaban saliendo de su escondite, pero en verdad fue algo terrible”.

-¿Qué más te dijo?
“Que con el paso de los días vería más y que estuviera tranquila, pero yo me sentía muy mal, sentía que los gusanos me estaban tragando viva. Fue una situación que a nadie le deseo”.

Larvas Susana González

¿Podías conciliar el sueño sabiendo todo lo que pasaba en tu cuerpo?
“La verdad es que no mucho, pues todo el tiempo me sentía alterada, nerviosa y tenía muchas pesadillas; lo único que podía hacer era tomarme mi medicamento, ponerme pomada y decirme que todo iba a estar bien”.

-¡Qué horror!...
“Estuve en tratamiento dos meses y medio, el medicamento se llamaba Zentel, generalmente lo recetan para los parásitos, y lo tenía que tomar una semana sí y otra no”.

-¿Qué más te recetaron?
“Al final, para erradicar por completo las larvas y sus huevecillos, me dieron un medicamento que se le receta a los caballos para desparasitarlos; fue un tratamiento muy pesado, pero sin él, seguiría enferma”.

-¿Cómo supiste que ya no tenías larvas?
“Me hicieron más estudios de sangre y mis niveles ya salieron normales, con eso el doctor me dijo que estaba limpia, pero, aún así, cada seis meses me debo tomar un medicamento para eliminar cualquier tipo de parásitos, ya que no siempre todo lo que comemos está completamente desinfectado. Desde esa experiencia, ya no como pescado crudo, lo evito; de sólo verlo, me dan náuseas”.

Susana González actriz

-¡Vaya experiencia!...
“Así es, tengan mucho cuidado cuando coman pescado crudo, se debe cocinar a altas temperaturas o, antes de eso, refrigerarse a muy bajas para matar todo lo malo. Gracias a Dios, esa pesadilla se terminó, fue una experiencia macabra”, concluyó.

HABLAMOS CON EL INFECTÓLOGO MOISÉS RAMÍREZ LÓPEZ QUIEN NOS EXPLICÓ: “LAS LARVAS SON PELIGROSAS, YA QUE PUEDEN CAUSAR DAÑO HEPÁTICO (HÍGADO) Y CEREBRAL"

-Doctor, ¿qué son las larvas migrans?
“Es un mal clínico causado por parásitos. Se caracteriza por presentar lesiones cutáneas serpiginosas (llagas que se extienden por un extremo mientras van cicatrizándose por otro), enrojecidas y comezón”.

-La actriz las padeció debido a que comió pescado crudo...
“Sí, los parásitos Anisakis y Pseudoterranova suelen encontrarse en el pescado y mariscos, y se adquieren a través de la ingesta de estos alimentos cuando están crudos o mal cocinados”.

-Una vez que se consume el pescado crudo, ¿en qué parte del cuerpo se alojan las larvas?
“En el tracto gastrointestinal, generalmente en el estómago, pero también en el intestino delgado, y se van desplazando”.

-¿Cuánto tiempo tardan en manifestarse?
“Los síntomas afloran y se desarrollan en el plazo de las 48 horas posteriores a la ingesta, aunque este patrón puede variar, ya que a veces se genera migración de los mismos a la garganta, causando irritación, y a menudo va seguida de la expulsión del parásito al toser”.

Larvas

 -¿Cuánto miden y de qué se alimentan?
“Miden de 20 a 30 mm y no está claro de qué se alimentan. Lo que está claro es que se pueden producir muchísimas, pues las que sobreviven, se reproducen en el humano como un huésped accidental”.

-¿Cómo se detectan?
“Mediante endoscopía, estudios radiográficos o examen anatomo-patológico con el que se estudian los tejidos. También pueden ser de utilidad los estudios de sangre”.

-Una vez detectadas, ¿cómo se erradican?
“En algunos pacientes, los síntomas remiten de manera espontánea, sin aplicación de tratamiento, en un plazo de 2 semanas, sin embargo, se necesita la administración de albendazol”.

¿Cómo se desechan, a través del torrente sanguíneo, por la orina o en las heces?
“Luego de la medicación, se eliminan vía gastrointestinal en las heces, no perforan la piel. Pero pueden causar daño hepático y hasta cerebral”.

-¿A qué tipo de población pueden atacar éstos parásitos?
“Cualquier persona que se alimente de pescados o mariscos crudos está en riesgo. Por ello, yo no recomiendo la ingesta de ningún tipo de carne de animal crudo, todo debe ser perfectamente cocido a altas temperaturas y con medidas de higiene en su preparación”, concluyó.

Transmisión larvas

Ve también: ¡Lucha en familia! Luz Elena González nos comparte cómo se enfrentan a la Covid