LogoTVNOTAS
Pablo Montero y su ex Carolina, están sentenciados por no llegar a un acuerdo tras su divorcio
Espectáculos México
15 de Diciembre del 2021 por Laura Luz Palmer / Foto: Carpio, Hernández y G. Sánchez

Pablo Montero y su ex Carolina, están sentenciados por no llegar a un acuerdo tras su divorcio

El cantante, de 47, y Carolina, de 31, se casaron por lo civil en 2011 y se divorciaron en 2015.

Quienes no dejan de pelearse en los juzgados son Pablo Montero, de 47 años, y la madre de sus hijas, Carolina Van Wielink, de 31, pues el cantante argumenta que no le deja ver a sus hijas; y ella, por su parte, lo sigue acusando de violento. Platicamos con una persona cercana a la expareja, y nos contó que ante tanto desacuerdo, el juez les impuso arresto a ambos si no acatan la ley: 
 
-Me dices que Pablo y su ex siguen en pleitos, ¿de qué tipo?
 
 “Así es; Pablo y Carolina ya no se pueden ver ni en pintura y siguen con pleitos legales, porque no se ponen de acuerdo en nada”.
 
-Se suponía que ya habían llegado a un acuerdo, ¿qué pasó?
 
“El pasado mes de agosto se supone que habían llegado a un arreglo y Pablo comenzó a ver a sus hijas; pero desde hace más de tres semanas, otra vez no ha podido verlas ni convivir con ellas como él quisiera, sólo las ve por videollamadas o por ratitos, ella no deja que se las lleve con él”. 
 
 
 
-¿Y por qué otra vez no lo deja?
 
“Porque Carolina y Pablo siguen sin ponerse de acuerdo; ella lo acusa de que él va a su casa y no respeta el horario, que quiere ver a las menores a la hora que se le pega la gana y no como habían acordado; además, llega a querer verlas en los días que no le corresponde y alega que la violenta verbalmente”.
 
Es una batalla... 
 
“Te repito: ella demanda y el otro contrademanda, así se la pasan. Carolina quiere que le aumente la pensión, y Pablo tampoco da su brazo a torcer, la contrademanda y así llevan varios años”.
 
-¿Pablo qué argumenta? 
 
“Entre otras cosas, interpuso una demanda ante el Juzgado Familiar por varias circunstancias, entre ellas, está peleando la guarda y custodia de sus hijas”.
 
-¿Por qué?
 
“Pablo dice que ella está mal de la cabeza, habla pestes de él con sus hijas y eso es violencia; además dice que ella no siempre está con las pequeñas, sólo se dedica a rehacer su vida, y él considera que no es buen ejemplo para las niñas”. 
 
Pablo Montero
 
 
-¿Ella ya sabe? 
 
“Claro, todo está en el juzgado”.
 
-¿Carolina qué dice? 
 
“Pues a ella lo que más le enfurece es la cuestión del dinero, pues además, Pablo pretende bajarle la pensión alimenticia, ya que desde que inició la pandemia, a él le ha bajado considerablemente el trabajo”. 
 
-¿Cuánto pide Carolina de pensión? 
 
“Carolina quiere más de 180 mil pesos al mes de manutención, y para Pablo esto está fuera de lógica; él ha tratado de ser un padre responsable con todos sus hijos, pero ahora el trabajo mermó, no puede con tanto; incluso, dijo a través de sus abogados, que él sólo podría cubrir como 60 mil pesos”.
 
-Entonces se la pasan en los juzgados... 
 
“Así es. El pasado 2 de diciembre que se debían presentar a los juzgados, sólo acudió ella para el desahogo de una confesional, en donde los abogados de Pablo le hicieron una serie de preguntas”. 
 
-¿Qué tipo de preguntas le hicieron? 
 
“Preguntas en donde ella sólo debía concretarse a contestar ‘sí’ o ‘no’; como que ella sabe que Pablo desde la contingencia por el COVID-19, ha dejado de dar conciertos masivos, pero no ha dejado de darle pensión... cosas así”.
 
 -Y ella, ¿qué dijo de todo esto? 
 
“Carolina pide más pensión, pero se acordó desde la contingencia que Pablo le daría 20 mil al mes, pero para ella no es suficiente”.  
 
 
 
Pablo Montero y su expareja
 
¿Pero por qué quiere más? 
 
“Dice que no es suficiente, pero aparte, Pablo paga escuelas, gastos médicos, todo lo de sus hijas; aún así, Carolina no deja que él conviva con las niñas como lo estipuló el juez”. 
 
-¿Bajo qué argumento? 
 
“Dice que él es violento, por eso no lo quiere cerca de las niñas, y no cumple con la manutención en su totalidad”. 
 
-¿Pablo qué dice de esto? 
 
“Está muy enojado, él sabe que tiene sus errores, pero que no perjudica a las pequeñas”. 
 
-Dices que se les citó a los dos a esta audiencia, ¿por qué Pablo no se presentó?
 
“Porque metió un justificante médico. Ambos no acatan lo dictaminado por el juez; por un lado, ella pelea que él cumpla con horarios y días que realmente le toca ver a sus hijas, y él no quiere darle más dinero, por eso el juez también ya se hartó de toda esta situación”.  
 
 
Montero
 
-¿Por qué lo dices? 
 
“Pues entre tantos alegatos, y al ver que no se ponen de acuerdo en nada, la Junta de lo Familiar, a través del juez, les impuso una medida muy fuerte”. 
 
-¿Cuál medida? 
 
“Se determinó que ninguno de los dos pondrá trabas entre ellos. Él tiene derecho a ver a sus hijas en tiempo y forma como marca la ley, cada quince días. Por su parte, Carolina no puede negarse, así que cualquiera que no cumpla con lo que el juez determina, será acreedor a un arresto hasta por 36 horas”.
 
-¡Qué fuerte!... 
 
“Sí. Como te menciono, ambos tienen obligaciones, pero también derechos. Si Carolina no le presta a las menores o si él no llega a tiempo a las visitas, si alguno viola lo que se determina en el juzgado, se los llevan arrestados. Ojalá que con esto que determinó el juez, ambos entiendan que a las únicas que están violentando en sus derechos y en su vida, son a sus propias hijas. Con esto veremos si ambos se calman y tratan de llevar una mejor relación entre ellos”, concluyó.