LogoTVNOTAS
Diana Bracho no le teme a la muerte; ya hasta planeó su funeral
Espectáculos México
05 de Julio del 2022 por María Montoya / Foto: Luis Pérez

Diana Bracho no le teme a la muerte; ya hasta planeó su funeral

Diana Bracho nos abrió su corazón y nos confesó que ya tiene todo en orden para el día que falte.

Diana Bracho, de 77 años, presentó hace unos días su primer libro de poemas titulado Pronóstico reservado, en el cual comparte sus sentimientos más íntimos y profundos a través de escritos que ha realizado con el paso del tiempo, en los cuales reflexiona sobre temas como el amor, el erotismo y la muerte.
 
Platicamos con ella en exclusiva, y con el sentido del humor que le caracteriza nos dejó ver que todo esto lo toma sin dramatismo, pero que está bien preparada para lo que venga, pues nos platicó de la carta de voluntad anticipada que firmó, de su testamento, e incluso de sus servicios funerarios que ya tiene contratados:
 
 
 
-Señora, en su libro Pronóstico reservado, reflexiona sobre el amor, el erotismo, la soledad y la vejez...
“Así es, son temas muy interesantes; por ejemplo, la vejez puede conllevar a la soledad y no solo a eso, sino al abandono, pero son cosas con las que hay que aprender a vivir con la mejor actitud”.

-¿Considera que es algo difícil?
“Puede ser, porque aunque hayas vivido plenamente, no es fácil ver que ya no haces las cosas tan bien, que eres más lento, pero no tienes que dejar que eso te gane”.
 
-Pero la vemos muy bien, ¿cómo está de salud?
“Afortunadamente, de maravilla, soy una persona muy vital, pero por ejemplo, tuve una caída y todavía no camino muy bien; sin embargo, he hecho terapias y todo para mejorar, yo sigo luchando”.
 
Diana Bracho no le teme a la muerte; ya hasta planeó su funeral
 
 
-Además luce perfecta, ¿qué se pone?
“Una sonrisa es mi mejor traje y mi mejor crema, aunque también me cuido mucho; uso otras cremas que son muy buenas, me limpio muy bien la cara, pero no me he hecho nada invasivo”.

-¿Cuida su alimentación?
“Más o menos, como de todo, no me pongo límites; pero no fumo, bebo muy poco, y sobre todo, no envidio ni odio a nadie (ríe), no tengo resentimientos, por eso vivo a plenitud”.
 
-En contraste, otro de los temas de los que reflexiona en su libro es la muerte...
“Es que la vida es muy frágil, nadie la tiene comprada... no vamos a vivir para siempre, entonces hay que prepararse en la vida muy bien para la muerte”.
 
-Al respecto, recordamos que tras la muerte de su esposo Rafael Cortés (q.e.p.d.), usted firmó una carta de voluntad anticipada...
“Mi marido murió hace once años y al día siguiente firmé mi voluntad anticipada, un recurso que es legal en la CDMX; es una carta notariada diciendo que en caso de una enfermedad terminal, no quieres que te resuciten ni que te pongan cosas para que estés como un vegetal, torturando a tu familia y sufriendo horriblemente”.
 
 
Diana Bracho no le teme a la muerte; ya hasta planeó su funeral
 
 
-Eso debe ser muy difícil...
“Claro, entonces dije: ‘No quiero que mi hija tenga que decidir: -¿Desconectamos a tu mamá?-’. Además pensé: ‘Si he decidido toda mi vida, ¿por qué no voy a decidir
mi muerte?’”.

-Aunque hay a quienes les dé miedo...
“No hay que temer, hay que hacerlo porque es una forma muy sana de liberar a tu familia para que no sufra”.
 
-Igual que hacer un testamento...
“Es muy importante hacerlo y no quiere decir que ya se vaya uno a morir, al contrario, es una forma de proteger a tu familia; de hecho, les voy a contar algo muy íntimo...”.
 
-Gracias por la confianza, adelante...
“Cuando fui a comprar un paquete de servicios funerarios para mi mamá (Diana Bordes, quien falleció en 2019), porque tenía una enfermedad terminal e iba a morir, la persona que me atendió me dijo: ‘Señora, ¿por qué no se compra de una vez el suyo?’, y lejos de ofenderme, dije: ‘¡Qué buena idea!’, luego me dijo: ‘Le doy el treinta por ciento de descuento, seis meses sin intereses’ (ríe)”.
 
Diana Bracho no le teme a la muerte; ya hasta planeó su funeral

-¿Aprovechaste la oferta?
“Sí (ríe), fue lindísimo; entonces ya le dije: ‘Quiero una sala chiquita’, y me preguntó: ‘¿Como para cuántas personas?’, y yo: ‘Oiga, ¿les voy a dar café a todos sus amigos? Los voy a tratar muy bien’, estábamos muertos de risa y así empecé a planear mi velorio”.

-¿No quiere que vaya el público ni la prensa?
“No, no, mi vida y mi muerte son muy íntimas, son experiencias muy personales, así que perdón, pero chance y no van a estar invitados (ríe)”.
 
-El año pasado sufrió la pérdida de su pareja, el señor Juan Manuel de la Rosa, lo lamentamos mucho...
“Gracias, pero de eso prefiero no hablar”.
 
-Vimos que a la presentación vino su hija Andrea, ¿cómo se encuentra ella?
“Muy bien, está fantástica, es supertalentosa, hace remodelaciones de casas de pe a pa y la verdad tiene un gusto increíble”.
 
Diana Bracho no le teme a la muerte; ya hasta planeó su funeral

-¿Y sus nietas, Julia y María?
“Julia tiene 21 años y está estudiando la universidad; y María (de 18) está por terminar la prepa y se quiere ir a Londres a estudiar actuación”.
 
-¿Qué proyectos de trabajo tiene en puerta?
“Tengo uno de teatro, pero hasta el año que entra, una obra magnífica, pero no les puedo contar mucho; es una obra de Terrence McNally (q.e.p.d.), fue su última obra. Tal vez también haga cine, si recibe el apoyo una de las películas para las que me llamaron”.

-¿Tiene tal vez planeado publicar un segundo libro?
“No sé, eso no lo he planeado”, concluyó.
 
Diana Bracho no le teme a la muerte; ya hasta planeó su funeral