LogoTVNOTAS
El Capi Pérez conductor
Espectáculos México
25 de Julio del 2020 por Gil Huerta / @TVNotasmx / Foto: @TVNotasmx

El Capi Pérez nos confesó lo difícil que fue que confiaran en él, por no tener físico de galán

"Nunca quise ser unconductor ejemplar, sólo soy un güey que se coló en la televisión", nos dijo.

Lleno de trabajo entre Venga la alegría y La resolana es como todos los días está Carlos Alberto Pérez Ibarra, mejor conocido como ‘El Capi’ Pérez. Platicamos con el conductor para saber un poco más de su vida, desde su infancia y su familia, hasta el momento en el que se convirtió en uno de los conductores más queridos y seguidos de la televisión mexicana gracias a su buen humor, el cual ha sido su mejor arma para sobresalir en todo lo que hace.
 
-Capi, regresemos el tiempo: naciste en Aguascalientes...
“Sí, soy del meritito Aguascalientes, ahí nací y estuve prácticamente toda mi vida. Somos una familia muy de provincia, de clase media, muy divertida; mis papás son super chambeadores, mi padre me enseñó lo bonito que es recibir un sueldo y mi mamá me enseñó a tener actitud positiva todo el tiempo”.

-¿Cuántos hermanos tienes?
“Somos tres, la mayor se llama Alejandra, luego sigo yo y después Daniel, siempre me seguía con mis amigos a todos lados, hasta el día de hoy”.
 
El Capi reportero
 

-¿Cómo fue tu infancia?
“Fui un niño bien portado y un poquito ñoño. Fui mitotero, pero no travieso. Lo que más me apasionaba era encerrarme en mi cuarto y jugar con mis figuras de acción, así empecé a desarrollar mi creatividad. Tenía muchos amigos, pero era muy introspectivo”.

-¿Y de adolescente?
“La pasé bien, gracias a que heredé de mi mamá el ‘no pasa nada’; a pesar de que fui gordito y nunca he sido guapo. Escondía mi inseguridad y la combatía con sentido del humor. Era muy burlón, pero aprendí a no pasarme de la raya”.

-¿Cuál fue tu primer trabajo?
“Tuve muchos; he trabajado desde muy chico. Fui volantero, luego vendí de casa en casa. Ahí descubrí el poder que tiene una sonrisa y ser educado. Estudié mercadotecnia, carrera que no he utilizado (ríe). Jamás me imaginé estar en la televisión, ni me llamaba la atención; estaba acostumbrado a  ser el que siempre tenía el comentario chistoso y se rieran de mí, pero no más allá”. 

-¿Cómo surgió la oportunidad de incursionar en el medio?
“Fue por azares de la vida, pues un amigo quería ser conductor en Azteca Aguascalientes y me pidió que lo acompañara a hacer un casting,  y me quedé en un programa de música banda que se llamó ‘Échale primo’. Mi primera entrevista fue al grupo Pesado y se me caían los calzones (ríe); de hecho, ahora me dicen: ‘Estabas bien pend#%@’ (ríe), y tenían razón,  pero nunca quise ser un conductor ejemplar, sólo soy un güey que se coló en la televisión”.

-¿Cómo decidiste dejar todo para venirte a la CDMX?
“Conocí a Ximena Wilkins en los Panamericanos en 2011, en Guadalajara, y ella me trajo a la CDMX para el programa ‘Los del 7’, que no duró ni siete semanas. Fue difícil decirle a mi familia, sé que mi madre se guardó el dolor y me dijo: ‘Vas, m’hijo’, y me vine con dos maletas y muchas ilusiones”.
 
La Resolana

-Después, ¿qué pasó?
“No fue fácil, creía que me haría famoso de inmediato, y fue un golpe de realidad muy fuerte, ahí entendí que aquí en la CDMX, tenía que empezar de cero, pues no era nadie”.

-Era diferente en la televisora local...
“La verdad sí, en Aguascalientes empecé a salir a cuadro como reportero y aquí me sacaron del cuadro, me mandaron a decir que ‘no era tan atractivo para la tele’, eso me dolió y quería regresarme a mi casa porque no era feliz escribiendo para otros conductores”.

-¿Qué te hizo cambiar de opinión?
“El piloto de La resolana. Lo preparé, se lo enseñé a Ximena Wilkins, lo grabamos y un martes o miércoles me dijeron: ‘Van al aire el próximo viernes’, y ahí cambió mi suerte”.
 

-La primera vez que se habló de ti fue cuando le preguntaste a Alfonso Cuarón: “¿Qué fue lo más difícil de grabar en el espacio?”, refiriéndote a su cinta Gravity, ¿cómo recuerdas ese momento?
“Fue bueno, al final de cuentas me dio a conocer. Lo malo es que nadie conocía mi estilo de humor, entonces lo vieron como una estupidez, pero era un chiste. Lo bueno fue que Cuarón sí lo tomó así”.
 
-¿Cómo entras a Venga la alegría?
“Después de casi un año en La resolana, los productores Adrián Patiño y Sergio (Sepúlveda) me llamaron para entrar, porque Mauricio Mancera se había ido, entonces tenían un espacio de comedia y me la jugué; poco a poco me fui ganando mi lugar”.
 
-Con tus parodias y lo que haces... ¿tus compañeros se han enojado contigo?
“Personalmente nunca me han dicho nada, todos somos llevados, y nunca lo hago con el afán de faltarle el respeto a alguien, y si lo hago, soy el primero en pedir disculpas”.
 
Capi en VLA
 

-Se dice que tienes una posición privilegiada en Azteca y eres consentido, ¿tú lo ves así?
“Sin duda. En una ocasión un crítico de televisión publicó un comentario que dijo: ‘Ninguna televisora le daría la oportunidad a alguien tan feo, tan flaco y de un origen tan humilde como El Capi Pérez’, y la verdad sí  me dolió, pero  me di cuenta que tiene razón. Normalmente no le dan oportunidades a personas como yo, entonces sí me siento privilegiado, mas no consentido, porque me he partido la mad$# para estar donde he estado”.

-Mencionas mucho de tu apariencia física, pero tuviste novias muy guapas, debes de tener lo tuyo...
“Ése es otro tema; tengo mucha seguridad en mí mismo y mi filosofía de vida es que la mujer que esté conmigo se la pasará chin&@#, eso es muy atractivo”.

-¿Cómo conociste a tu esposa?
“En redes sociales; ella tiene un personaje en su Twitter que se llama ‘HolaEnfermera’, nos empezamos a seguir, nos escribíamos mucho, y siempre me divertía. Y un buen día me la topé en un restaurante, le hablé y la invité a un concierto esa noche, y ahí se dio la magia”.

-¿Cómo le pediste matrimonio?
“En la mera feria de Aguascalientes, con dos bandas que cantaban ‘Mi razón de ser’, de la Banda MS, me hinqué, le pedí que se casara conmigo y ahí valió mad#$ todo Ya tenemos dos años de casados. Encontré una morra ideal para mí, me divierte y me provoca muchos sentimientos. Me casé para gritarle al mundo que amo a esta morra y que si me moría al otro día, no me quedé con ganas de celebrar lo que ella me hizo sentir”.
 
Boda del Capi Pérez

-¿Te gustaría ser papá?
“Claro, pero estamos en una etapa muy chida, nos [email protected]&@$, nos vamos de viaje y cuando nos den ganas de bebés, pondremos pausa a esta vida de parranda”.

-Hace unos días diste positivo a Covid-19, ¿cómo estás?
“Bien, me di cuenta el 12 de julio, me empecé a sentir mal, con temperatura, ese mismo día me hice la prueba y di positivo”.

-¿Tu esposa también se hizo la prueba?
“Sí, pero ella salió negativa, entonces nos aislamos dentro de la casa, pero ahorita ya me siento mejor. La incertidumbre no está padre, pero estoy con la mejor actitud para sobrellevar esto”.

-Si Dios te dijera que es tu momento de partir de la tierra, ¿qué le dirías?
“Le diría: ‘Gracias por este viaje tan extraño, por dejarme cuidar a mi familia y darles tranquilidad por lo menos en lo económico, ver la sonrisa de mis viejos, con eso me conformó’”, concluyó.  
 
Capi en los óscares
 
 
————— 
No olvides descargar nuestra app TVNotas: 
 
Usuarios Android  Google Play
Usuarios iOS App Store
 
También puedes recibir nuestra edición impresa en tu casa, sólo comunícate al teléfono 8002288668 #QuédateEnCasa