LogoTVNOTAS
Hija de Carmen Salinas nos comparte cómo ha sido ver a su mamá luchando por su vida
Espectáculos México
01 de Diciembre del 2021 por Gil Huerta / Foto: Gina Sánchez

Hija de Carmen Salinas nos comparte cómo ha sido ver a su mamá luchando por su vida

La actriz, de 82 años, está en coma desde el pasado 11 de noviembre tras sufrir una hemorragia en el tallo del cerebro. 

Fue el pasado 11 de noviembre cuando, lamentablemente, la querida Carmen Salinas, de 82 años, sufrió una hemorragia en el cerebro por la cual entró en estado de coma y fue internada en terapia intensiva. Por poco más de dos semanas, se ha hecho lo humana y médicamente posible para su recuperación; sin embargo, al cierre de esta edición, la situación de la primera actriz seguía siendo crítica, pero estable. 
 
Al respecto, María Eugenia Plascencia, hija de Carmelita, quien es conocida como Nena, nos abrió su corazón sobre cómo ha sido ver a su mamá luchando día a día por su vida: 
 
-Nena, ¿cómo sigue tu mami?
 
“Pues dentro del cuadro grave en el que llegó al hospital, se encuentra estable. Seguimos rezando mucho por ella, yo tengo mucha fe en que nuestro Padre Dios nos hará el milagro de que se recupere”. 
 
 
 
 
-¿Qué les han dicho los doctores?
 
“Que es cuestión de tiempo, porque no hay medicina para esto (señalándose la parte trasera del cuello), pero afortunadamente en la última tomografía que le realizaron se vio que la hemorragia cerebral ya se está desinflamando poco a poco y eso es bueno, además, gracias a Dios tiene bien sus órganos y ya empieza a tener reflejos, eso es una señal de que sigue luchando para tratar de salir de ésta ella misma. También, le hicieron una traqueotomía para que respire mejor y una gastrostomía”. 
 
-Tenemos entendido que fue muy difícil decidir si le hacían o no la traqueotomía… 
 
“Fue necesario porque, como ya mueve la lengua, pues le molestaba el tubito que tenía antes, por eso fue que se cambió, porque aquí (señalando su boca) se provocan más infecciones y acá (señalando su pecho) no, entonces, por ese lado, estuvo bien que le hicieran esta intervención”. 
 
-Lo bueno es que está bien atendida...
 
“Sí, el personal del hospital nos ha atendido de maravilla, no nos podemos quejar. También estamos agradecidos con la ANDA, que está pagando todo porque mi mamá es vitalicia, nunca ha parado de trabajar y por eso siempre cotizó en la ANDA”. 
 
-¿Cómo está la familia ante esta situación?
 
“Estamos viviendo algo muy duro y estamos preocupados, ya que esto es incierto, pues aunque la estén atendiendo muy bien y estemos orando por ella, el único que puede decidir cómo va a estar mi mamá es nuestro Padre Dios”. 
 
 
Su hija es quien toma las decisiones
 
-Y tú, ¿cómo lo estás viviendo?
 
“Aún no he podido procesarlo bien, pero me da mucha tristeza ver a mi madre ahí luchando por su vida (guarda silencio) después de ir y venir tantos años. Si ella está luchando, yo también tengo que luchar por ella, aunque se me esté partiendo el corazón y me sienta mal. Incluso, cuando recién entró al hospital, se me subió la presión por la impresión tan fuerte, pero ya estoy controlada. Sin embargo, por esta situación no duermo bien”. 
 
-Es que estás al pie del cañón...
 
“Si por mí fuera, estaría toda la noche al lado de mi madre, pero como está en terapia intensiva, nadie se puede quedar”.
 
 -Tengo entendido que las visitas son en horarios específicos...
 
“Sí, a las 12 es una, que es cuando estoy yo y me toca media hora; a las 6 de la tarde van mi sobrina y Gustavo (sobrino de la actriz), ellos se quedan sólo 15 minutos cada uno porque nadie más puede entrar, ya que tiene que estar controlado por la situación y porque el hospital es COVID”. 
 
-En esos 30 minutos, ¿qué le dices?
 
“Que le eche ganas, que estamos todos con ella, rezando mucho; le pongo oraciones que me mandan y el Padre Nuestro arameo, que me han dicho que es milagroso. Le agarró la mano. También le pongo grabaciones de sus nietos y de su bisnieto, que no sabes cómo la extrañan; se me van volando esos minutos”. 
 
 
María Eugenia había cerrado su negocio pero retomar las actividades
 
-¿De dónde sacas fuerzas?
 
“Pues de mis hijos, de mi esposo, de mi nieto, de mis sobrinas, de la gente que está apoyando a mi mamá; lo hago por ella, porque no me puedo doblegar ante esto. Me ha costado trabajo, pero ahí vamos”. 
 
-Hasta habías cerrado tu negocio...
 
“Sí, fue semana y media, apenas lo reabrí y fue más que nada porque los clientes decían que me extrañaban, que le echara ganas, y la verdad esto también lo estoy tomando como un apoyo para que los días no sean tan difíciles”. 
 
-¿También te estás haciendo cargo de la casa de doña Carmen?
 
“Están las dos señoras que siempre han trabajado para mi mamá, pero cuando voy a su casa, me pongo muy triste, duele llegar y no verla porque mi mamá es mi compañera, no había día que no estuviéramos juntas, todas las tardes me iba a su casa a ver las novelas y después las noticias, ahí cenaba”. 
 
La actriz sigue aferrándose a la vida
 
 
-¡Qué dolor!...
 
“Mucho. Ella siempre estaba en su estudio y cuando se iba de viaje lo cerraba; ahora lo mantengo así, pensando en que está de viaje y pronto volverá (respira profundo)... Me hace mucha falta, a mí y a todos”. 
 
-Esperemos que ocurra el milagro...
 
“Sí, las oraciones son muy poderosas y sé que Papá Dios me dejará a mi madre por mucho tiempo más. Le agradezco mucho a la gente por sus oraciones”, concluyó. 
 
La familia de Carmen salinas está pasando por momentos complicados