LogoTVNOTAS
Marisa Moreno Bernat confesó que su vida estaba llena de excesos e irresponsabilidades antes de someterse al tratamiento de rehabilitación.
Espectáculos México
26 de Octubre del 2018 por Janet Madrigal Béjar / Foto: Youtube / Ventaneando

Nieta de Cantinflas, revela lo más difícil que enfrentó al salir de rehabilitación

Marisa Moreno Bernat confesó que su vida estaba llena de excesos e irresponsabilidades antes de someterse al tratamiento de rehabilitación.

 
Después de haberse internado en un centro de rehabilitación, propiedad del exboxeador Julio César Chávez, la nieta de Cantinflas, Marissa Moreno reveló lo duro que ha sido enfrentar sus adicciones.
 
Marisa Moreno Bernat confesó que su vida estaba llena de excesos e irresponsabilidades antes de someterse al tratamiento de rehabilitación
 
En entrevista con Ventaneando, Marissa confesó que su vida antes de internarse estaba llena de irresponsabilidades, y vivía prácticamente de noche.
 
"Yo llegué aquí por…primero el plan era apoyo hacia mi hermano, conforme pasó el tiempo me di cuenta de que yo también tengo esta enfermedad y aquí sigo para poder salir adelante y luchar", dijo la nieta de Cantinflas.
 
 
"La verdad es que era una persona totalmente diferente, era vale madrista, no responsable, me la vivía de fiesta todo el tiempo, mi vida era de noche, se me olvidaba que existía el día y la verdad es que era una persona muy distinta a la que soy ahorita, la verdad es que me convierto en otra cosa", confesó sin tapujos Moreno, visiblemente repuesta.
 
 
La joven reveló lo más difícil que tendrá que enfrentar ahora que terminó su tratamiento de rehabilitación:
 
"La adicción a las drogas era mi principal problema, la prueba es diaria, ahorita estoy pasando por el proceso de convivir con los normaloides afuera, con las personas que no tienen esto como yo y poder…es algo que, pues ves el restaurante y ves el alcohol, es algo legal que tienes que enfrentar y ahorita estoy pasando por ese proceso y poder ser lo más cercano a normal posible".
 
"Estoy feliz, me encanto, estoy feliz por el cambio y falta mucho por recorrer, es luchar día a día y tener presente que esto es para el resto de la vida y es ser mejor persona", aseguró.
 
Marissa ingresó a un tratamiento de rehabilitación el pasado mes de marzo, y tras siete meses, fue dada de alta.