LogoTVNOTAS
Raquel Bigorra vivió momentos de terror en un vuelo a Cancún ¡por poco se desploma!
Espectáculos México
27 de Julio del 2021 por Gil Huerta / Foto: @TVNotasmx

Raquel Bigorra vivió momentos de terror en un vuelo a Cancún ¡por poco se desploma!

Raquel se despidió de su marido.

El domingo 18 de julio, Raquel Bigorra, de 47 años, se llevó el susto de su vida al viajar a la ciudad de Cancún para iniciar la gira junto a La Sonora Dinamita de Lucho Argaín. Y es que en pleno vuelo, les avisaron a los pasajeros que harían un aterrizaje forzoso, pues un tren de aterrizaje había fallado. Es la propia conductora quien nos contó cómo fueron esos momentos: 
 
-Raquel, ¿cómo estás luego del gran susto? 
“La vi cerca, pero gracias a Dios estamos bien. No sabes, íbamos para la primera presentación de la gira con La Sonora Dinamita en Cancún”. 
 
-¿Ibas con tu familia? 
“Siempre viajo con la familia, pero esta vez no porque el vuelo salía muy temprano y al otro día también nos regresábamos muy temprano, me fui sola. Por suerte, Charly, el vocalista, se sentó a lado mío para irnos juntos y entre los dos nos echamos porras para sobrellevarlo”. 
 
-¿Qué fue lo que pasó? 
“El vuelo fue muy temprano y la gente venía dormida; vi que las azafatas caminaban rápido, despertaban a la gente y pedían que nos pusiéramos el chaleco salvavidas. La verdad, pensé que era un simulacro, pero con el paso del tiempo me di cuenta de que era algo más serio. En eso una de las azafatas explicó que había una emergencia porque el tren de aterrizaje no le aparecía en la pantalla al piloto porque estaba fallando la computadora”. 
 
 
 
-¿Qué sentiste al oír eso? 
“Ya te imaginarás, yo preguntando dónde le abría porque justo me tocó en la puerta de emergencia. La gente venía callada, como en paz, pero con la incertidumbre de saber qué estaba pasando. El piloto nos tranquilizó, decía que estaban capacitados y ahí respiré un poco, pero cuando escucho que nos dicen que en caso de impacto nos pongamos de tal manera, ahí ya me asusté más”. 
 
-¡Qué miedo!... 
“Empecé a llorar en silencio, nomás se me salían las lágrimas, cada quien iba rezando y llorando en silencio en todo el avión”. 
 
-¿Después qué pasó? 
“Me acordé que una noche antes, Rafaella me decía llorando que no me fuera y ya sabes cómo somos las mamás, a esa hora yo decía: ‘Mi hija sabía que algo me iba a pasar, ¿por qué no le hice caso?’. Después me empezaron a dar unos temblores de pierna y Charly me empezó a tranquilizar. Acto seguido, me dice: ‘Le voy a mandar un mensaje a mi esposa para decirle qué ropa traigo puesta y en qué asiento vengo para que me encuentren’, y ahí fue cuando me cambió el sentido de todo”.

-Qué nervios...
“Es que se sabe que cuando se impacta un avión, casi no queda nadie vivo. En eso agarro mi teléfono y le escribo a mi esposo para despedirme de él y de la niña, le dije en qué asiento venía. Le mandé una selfie para que me viera, aunque sabía que en ese momento no saldría la foto, pero si llegábamos a aterrizar, le llegaría. Me puse a rezar y no sé cuánto tiempo pasó, pero yo veía que el avión sobrevolaba el mar y no se veía tierra, ahí dije que haríamos un acuatizaje. Cada vez que oía y veía algo, era peor”. 
 
Raquel Bigorra vivió momentos de terror
 
-¿Sí pensaste que podrías morir? 
“Le decía a Charly: ‘Si me toca morirme, he vivido al 200%, cada día me he entregado al máximo, entonces, a la vida nada le debo y si me toca, me voy tranquila’”. 
 
-En el mensaje a Alejandro, ¿qué pusiste? 
“Le puse que había un problema en el avión y que no sabíamos si podíamos aterrizar, que si no la libraba, que supiera que era el amor de mi vida y que Rafaella era la luz de mi vida, me despedí de todos”.

-Ya imagino el susto también para Alejandro al recibir ese mensaje...
“Ahí te va; como el vuelo fue tan temprano, me dejó en el aeropuerto y se regresó a dormir. Entonces, cuando despertó vio ese mensaje, pero también vio que ya habíamos aterrizado, que estaba bien y que cuando pudiera le marcaba. Sí fue un susto, pero no tan fuerte como el que me llevé yo. Eso sí, me puso que si me moría, él también se moría”. 
 
-Tú pensando lo peor... 
“Pero de los nervios y de la situación que estábamos viviendo, que me salen los chistes y las bromas en ese momento (ríe), es que yo pensé: ‘Si estos son mis últimos momentos, quiero irme contenta’, entonces, empecé a bromear y todos se reían. Les decía: ‘No estamos en edad, somos pura gente joven aquí’; empecé a decir incoherencias”.
 
Raquel Bigorra vivió momentos de terror

-¿Qué sentiste cuando aterrizaste?
“Respiré y le agradecí a Dios”.

-¿Ahora le tienes miedo a los aviones?
“No, al otro día tomé el avión de regreso y la vida sigue”.

-¿Cómo fue llegar a casa y abrazar a todos?
“No sabes, Alejandro y mi niña me esperaron en el aeropuerto, abrazarlos me llenó de paz. Obvio, mi niña no sabe porque no la quiero asustar y que piense que cada vez que vaya a trabajar me va a pasar algo, pero sí le dije lo mucho que la amaba”, concluyó. 
 
Raquel Bigorra vivió momentos de terror