LogoTVNOTAS
Salvador Pineda se niega a apoyar económicamente a su hijo
Espectáculos México
10 de Septiembre del 2021 por Jorge Bustamante / Foto: Cortesía

Salvador Pineda se niega a apoyar económicamente a su hijo

El joven, es hijo del actor y de la actriz lana Mayra Alejandra Rodríguez, quien falleció en 2014 de cáncer. 

Recientemente se dio a conocer que el actor Salvador Pineda, de 69 años, se negó a ayudar a su hijo Aarón Salvador Pineda, de 32, a quien procreó con la actriz venezolana Mayra Alejandra (q. e. p. d.), fallecida en 2014 de cáncer, y es que el joven sufre autismo y esquizofrenia, por lo que lleva casi cuatro años internado en una fundación especializada en Venezuela, pero en mayo pasado estuvo grave debido a que se le formaron piedras en la vesícula.
 
Al respecto, platicamos con Itziar, prima de Aarón, de 32, quien nos contó que ella buscó al actor para informarle del estado de salud del joven y pedirle apoyo económico, pero que él simplemente se desentendió. La joven nos compartió las conversaciones que prueban el desinterés de Salvador por su hijo. Esto nos dijo:
 
-Itziar, nos sorprendió saber que Salvador Pineda no está apoyando a su hijo Aarón, quien estuvo delicado de salud…
 
“A mí también me parece sorprendente, pues no puedo entender cómo un padre puede renegar de su hijo de esa manera y más cuando Aarón estuvo al borde de la muerte y él sabía que su situación era muy grave”.
 
 
 
 
-¿Qué parentesco tienes con Aarón?
 
“Soy su prima, sobrina de su mamá, Mayra Alejandra Rodríguez, quien murió en 2014”.
 
-¿Cuál es el padecimiento de tu primo?
 
“Síndrome de Asperger, que es el primer grado de autismo y, por ello, pese a que actualmente tiene 32 años, se comporta como un chico de 14. También padece esquizofrenia”.
 
-¿Cómo te empezaste a hacer cargo de él?
 
“Aarón vivía con mi tía en Venezuela, pero cuando ella murió, se quedó con mi abuela y con Lizbeth, una amiga de la familia que los cuidaba; luego mi abuela murió, entonces, mis papás y yo nos hicimos cargo de Aarón y vivió con nosotros en España por casi un año”.
 
 
Aaron
 
-¿Por qué vive en una fundación?
 
“Porque con el tiempo notamos que requería cuidados especiales y terapias que en casa no podíamos darle, entonces, buscamos instituciones en España, pero por acá no había asociaciones públicas que lo aceptaran porque su autismo ya es muy avanzado; encontramos algunas privadas, pero eran muy caras y no podíamos pagarlas”.
-¿A dónde lo llevaron?
 
“Por fortuna, encontramos una fundación en Venezuela que se llama CERETPA, es pública y sólo damos una aportación voluntaria. Yo lo pago y está muy bien atendido por personal especializado. Ya lleva ahí casi cuatro años”.
 
-Y en mayo pasado se puso muy grave…
 
“Sí, nos avisaron que la piel de Aarón se estaba poniendo muy amarilla, y es que los medicamentos que toma para tratar sus trastornos son tan fuertes que pueden dañarle el hígado y le crearon piedras en la vesícula, una se quedó en la vía biliar, por lo que no le irrigaba bien la sangre”.
 
 
La prima de Aaron
 
 
-Fue cuando pidieron ayuda para juntar los 10 mil euros (240 mil pesos), ¿no?
 
“Así es, ante la gravedad tuvieron que llevarlo a hospitales privados y pedimos apoyo a través de la plataforma gofund.me. Afortunadamente la gente nos apoyó, pero tan sólo de estudios fueron 2 mil euros (48 mil pesos) y en la cuenta sólo quedaron 373 euros (8,900 pesos) para la operación”.
 
-¡Qué difícil situación!...
 
“Fue muy preocupante, el doctor nos dijo que si no lo operaban cuanto antes, ¡no saldría vivo!”.
 
 
-Y contactaste a Salvador...
 
“Lo busqué en Facebook, di con una página de fans y él mismo contestó; me pasó su número telefónico y hablé con él, pero triste decepción”.
 
-¿Por qué?
 
“Entiendo que nunca se ha ocupado de su hijo porque sólo lo ha visto dos veces en la vida y que tal vez no tiene dinero para apoyarlo, pero le pedí que si nos ayudaba a compartir la página de donaciones y tampoco quiso”.
 
-¿Qué te dijo?
 
“Que no iba a hacerlo; le dije: ‘Es que Aarón se nos puede morir’ y su respuesta fue: ‘Pues a cada uno le llega su momento’”.
 
 
Mensajes
 
 
-¿De verdad?
 
“Sí, al escuchar estas palabras de un padre me quedé helada y ya no le insistí más”.
 
-¿Y sí juntaron el dinero?
 
“Gracias a Dios, sí, una amiga de la familia nos prestó el dinero y fue un gran alivio. Se tuvieron que pagar más de 5 mil euros (120 mil pesos), pero afortunadamente se operó el 14 de junio y todo salió muy bien”.
-¿Cómo ha evolucionado?
 
“Superbién, Aarón ahora se ve muy contento, tranquilo y con un semblante estupendo, eso nos hace muy felices, ya que al final fue un milagro que aguantara”.
 
 
Relación
 
-Tras la operación, ¿volviste a buscar a Salvador?
 
“Claro, le envié fotos y videos donde Aarón decía que ya estaba bien, pero sólo me dejó en visto. El último mensaje que le envié fue en junio y le volví a mandar la página de gofund.me diciéndole que aún necesitábamos dinero, pero no me contestó”.
 
-Qué pena que no quiera acercarse a su hijo…
 
“Es terrible que un padre desprecie así a su hijo. Aunque Aarón es autista y no se da cuenta de muchas cosas, de repente pregunta por su papá y seguro que querría verlo”.
 
-Ojalá que Salvador se decida a buscarlo…
 
“Allá él, la verdad es que se está perdiendo de tener contacto con su hijo, que es un amor. Gracias a Dios, mi primo nos tiene a nosotros que nos ocupamos de él”.
 
-¿Algo que quieras decirle a la gente que ha aportado para apoyar a tu primo?
 
“Les agradezco mucho y, aunque la deuda aún es grande, sólo nos queda trabajar duro para seguirle dando su tratamiento a Aarón”, concluyó.
 
Salvador