LogoTVNOTAS
Susana Diazayas asalto carretera méxico-cuernavaca
Espectáculos México
03 de Junio del 2021 por Mauro Godoy / Foto: Instagram/ TV Notas

Susana Diazayas sufre asalto en la carretera de Cuernavaca

La actriz relató el terror que vivió con sus hijas en la carretera donde les pusieron piedras para que se ponchara la llanta del automóvil. 
La actriz Susana Diazayas, fue víctima de la delincuencia la noche del pasado viernes 28 de mayo en la carretera a Cuernavaca, Morelos ya que iba a pasar el fin de semana para festejar el cumpleaños de una de sus hijas y a través de un video que subió en su cuenta de Instagram, relató el terror que vivió. 
 
Al respecto escribió: Me asaltaron en la Autopista México-Cuernavaca. Breve descripción de cómo fue el asalto que sufrimos mis dos hijas y yo en la Autopista México-Cuernavaca más o menos kilometro 39-40, dos km antes del retorno, aún no llegaba a 3 Marías. La unidad de rescate tardó dos horas en llegar. Pese a sus esfuerzos de apurarse a socorrernos ya que solo hay 3 unidades para 3 carreteras por el recorte de presupuesto a seguridad”. 
 
En el vídeo ya dio más detalles de lo ocurrido: “Eran más o menos las 9 de la noche veníamos cantando yo y mis hijas en el coche, cuando de repente vi que había tres o cuatro piedras grandes, alcancé a esquivar una, pero las otras estaban más hacia el otro carril, la otra estaba más metidita y no la alcance a esquivar, se me ponchó la llanta... fui bajando la velocidad, yo no quería pararme justo en ese pedacito porque se me hacía muy raro que hubiera una piedra en el camino”, explicó.
 
Susana Diazayas asalto carretera méxico-cuernavaca
 
 
Lo primero que hizo fue comunicarse con su hermano y decirle lo que le había pasado: “Le mandé, dije mi ubicación... en ese que yo hablaba con mi hermano, justo se le ponchó la llanta a otro coche que quedo más atrás. A los dos o tres minutos, en lo que yo estaba marcando al seguro, a otro coche se le poncho la llanta y ese avanzo un poquito más y se estacionó enfrente de mi, cosa como que de alguna manera nos dio como seguridad de que ya no estábamos sólitos, yo por lo menos así me sentí acompañada y creí que el riesgo iba ser mucho menor
 
Cuando de repente unos hombres llegaron a asaltarlos: “Yo estaba hablando al seguro y de repente me abrieron la puerta del lado derecho un tipo y de mi lado otro fulano, lo primero que hicieron fue arrancarme el celular, empezaron a decirme: 'ahora sí madrecita, dame toda tu lana y tus cosas...' y yo: 'llévense todo'... se llevaron mi bolsa, todo lo que tenía yo ahí, afortunadamente no abrieron las puertas de las niñas
 
Así contó la historia de terror que vivió:
 
 
Mientras que al mismo tiempo también estaban asaltando a los otros dos automóviles: Otros fulanos estaban con los de atrás y en ese se fueron a asaltar al de adelante, cuando yo veo que se está tratando de defender el de enfrente porque no vio que estaban cuatro conmigo y otros con el señor de atrás, que ya también habían golpeado, empieza a gritar uno de los asaltantes: 'este se nos esta poniendo pesado', con otras palabras”
 
Por lo que su miedo fue aun más ya que creyó se iba soltar una balacera: “Me asusté mucho, voltee a ver a mis hijas, las vi a los ojos y les dije; 'chiquitas tranquilas, no pasa nada, aquí esta Diosito con nosotras, agachen su cabecita y vamos a rezar', era para que no les tocara una bala perdida, no las quería yo desabrochar el cinturón porque si lo hacía era muy fácil que me sacaran a las niñas. De repente regresa un fulano, me abre la puerta y otro me abre la otra y me dicen: '¿cuanto les diste?', ya se habían llevado mi bolsa, el celular... ya después vi que se llevaron las herramientas del coche, las maletas y todo lo que podían cargar, solo me dejaron la comida”. 
 
Susana Diazayas asalto carretera méxico-cuernavaca
 
Aunque no sabe a ciencia cierta cuánto tiempo pasó, para ella fue eterno: Duró esto muchísimo tiempo, porque tuvieron tiempo de asaltar a los 3 carros, yo te podría decir que fueron 10 minutos, a lo mejor fue mucho menos. Ya donde me asusté fue cuando me empezaron a decir: 'estás muy chula mamacita'... y algo pasó porque de repente uno de los asaltantes gritó: 'ya estuvo, ¡ya vámonos!' y pegaron ala carrera todos, calculo que eran como 10 y ahí yo me quedé con el coche, con las niñas tratando de explicarles porque mi hija mayor lloraba y gritaba”, finalizó.