LogoTVNOTAS
Samia Bracamontes fue amenazada de muerte en el tráfico de la CDMX
Espectáculos México
06 de Abril del 2022 por @TVNotasmx / Foto: Cortesía de la actriz

A Samia Bracamontes la amenazaron con quitarle la vida mientras manejaba por la CDMX

Samia Bracamontes se llevó tremendo susto cuando un motociclista se le acercó armado.
Vaya angustia sufrieron la actriz Samia Bracamontes, de 36 años, y sus hijos, hace unos días, cuando ella manejaba por las calles de Renato Leduc y Periférico Sur, en la CDMX, y un motociclista se le emparejó y le apuntó con una pistola, lo que denunció en sus redes sociales. Platicamos con ella y nos detalló lo ocurrido: 
 
-Samia, ¿qué fue lo que te pasó? 
“Iba con mis hijos en el coche, habíamos ido a dejar a mi mamá por el sur de la ciudad. De regreso venía sobre Renato Leduc y a la altura de esa calle y Periférico, que te lleva a Tlalpan, se me emparejó del lado del copiloto un motociclista, supuestamente repartidor”. 
 
-¿Y luego? 
“Me hizo señas para que me parara y le dije que no, que estaba loco; entonces se llevó la mano al casco, simuló que tenía una pistola e hizo como que se disparó en la cabeza, y me dijo: ‘ Te voy a matar'”.
 
 
 
-¿Qué hiciste?
“Aceleré, pero se me pegó, se metió la mano al pantalón y me enseñó la pistola, ahí me repitió: ‘ Te voy a matar’”.

-¡Vaya susto!...
“Estaba aterrada, yo temblaba, y lo que se me vino a la mente fue: ‘Esto es en serio y es a mí, pero, ¿qué hago con los niños?’”. 
 
Samia Bracamontes fue amenazada de muerte en el tráfico de la CDMX
 
-Eso era lo más preocupante para ti... 
“Claro. Pensé en atropellarlo, y si hubiera ido sola, lo plancho y me vale; pero me detuve porque pensé que si en una de esas no lo centraba bien, se levantaba y me disparaba por detrás, ahí venían mis hijos y no quería que les pasara nada”. 
 
-Entonces, ¿qué hiciste? 
“Marqué al 911 para que me buscaran una patrulla; mientras, le venía tomando fotos a él, a la moto, a las placas. Nunca se quitó el casco, así que no le vi la cara”. 
 
-¿El tipo seguía detrás de ustedes? 
“Sí, nos tocó el alto y se me acercó; me eché de reversa para no quedar a la par y luego aceleré para irme escapando, nos hacíamos para adelante, para atrás, como persiguiéndonos”. 
 
Samia Bracamontes fue amenazada de muerte en el tráfico de la CDMX
 
-Tus niños, ¿cómo reaccionaron? 
“Mi niña se puso como loca, se tiró al piso y le gritó a su hermano que hiciera lo mismo, pero él decía que quería ver y que no tenía miedo”. 
 
-¿Y ya lo perdiste de vista? 
“No. El sujeto me volvió a enseñar la pistola; sin embargo, llegó un momento en que pensé que ya se iba, pero solo dejó la moto en una esquina y regresó caminando hacia mí, sacó la pistola y comencé a tocar el claxon y a gritar como loca: ‘¡Me quieren matar, auxilio!’”. 
 
Samia Bracamontes fue amenazada de muerte en el tráfico de la CDMX
 
 
-¿Y qué pasó con este hombre? 
“Cuando se puso el semáforo en verde, se dio cuenta de que la gente lo vio, se regresó a su moto y, cuando le acelero y paso frente a él, cortó cartucho y solo les dije a mis hijos que se agacharan”. 
 
-Afortunadamente, la libraron... 
“Me pasé los semáforos, me frené frente a la patrulla y vi por el retrovisor que ahí venía el sujeto; sin embargo, ya vio que estaba con la policía y se volvió hacia Periférico, ¡por fin lo perdí!”. 
 
-¿Qué te dijeron las autoridades? 
“Como le había dejado mis datos por WhatsApp al policía que me atendió, le escribí para saber si detuvieron al sujeto. Les dije que con la placa podían buscarlo por las cámaras del C5, pero solo me respondió que no lo encontraron, yo creo que más bien ya no quisieron hacer nada”. 
 
-¿Fuiste a denunciar? 
“No, mi esposo (el exfutbolista Gerardo Lugo) me dijo que mejor no denunciara, porque el tipo va a saber quién soy y de todas formas ni lo van a meter a la cárcel. Solo subí a mis redes las fotos que tomé, para denunciarlo”. 
 
Samia Bracamontes fue amenazada de muerte en el tráfico de la CDMX
 
-¿Qué crees que te quería hacer? 
“Creo que no era un ratero, era un matón, porque sólo me enseñaba la pistola para asustarme. La verdad me dio delirio de persecución, mi niña quedó en shock y a mi niño, aunque dijo que no, sí se asustó; les quedó muy grabada la situación”. 
 
-¿Han pensado en contratar escoltas? 
“Sí, pero es un arma de doble filo, porque llamar la atención es peligroso”.

-¿Te gustaría andar armada por seguridad?
“Claro, porque la ciudad ya es muy insegura y si uno ve algo raro, puedes hacer justicia por tu propia mano, porque las autoridades no hacen nada”. 
 
-Lo bueno es que no pasó a mayores... 
“Así es, pero aún siento coraje e impotencia porque ese loco anda suelto”, finalizó.