LogoTVNOTAS
Verónica del Castillo se quedó sin trabajo por la pandemia
Espectáculos México
29 de Abril del 2021 por Rubén Alfaro / Foto: TVNotas

Verónica del Castillo no tiene chamba y por su mal carácter su hijo se fue

La pandemia sacó lo peor de la conductora y su hijo se fue a vivir con sus abuelos porque ya no la aguantaba.
Verónica del Castillo, de 51 años, vive un momento difícil, pues debido a la pandemia no ha trabajado desde hace tiempo, lo que ha afectado a su economía. Platicamos con una amiga de la conductora, quien nos contó que son sus padres, Eric del Castillo, de 87, y Kate Trillo, de 79, quienes se encargan de cubrir la colegiatura de su nieto Darwin, de 20; además, él decidió irse a vivir a la casa de sus abuelos por el difícil carácter de Verónica.
 
-Nos enteramos de que Verónica del Castillo no la está pasando nada bien, ¿sabes cómo está?
“Así es, por desgracia desde hace un año mi amiga se las ha visto negras y está muy desesperada, eso ha afectado la relación con su familia. El primero en sufrir por los arranques de mal humor de ella fue su hijo Darwin, quien mejor se salió de la casa y ya va para un año que vive con sus abuelos. Se hartó de tantos gritos por parte de Vero”.
 
-¿Por qué tiene tan mal carácter?
“Anda con mal carácter porque la situación económica que vive la tiene muy estresada, ya no le alcanza el dinero. Para poder sacar adelante la casa y sus gastos, se ha dedicado a la venta de dióxido de cloro, mientras que Darwin vende cigarros electrónicos en las redes para ayudarse con los gastos”.
 
 
 
-¿Es fuerte su problema económico?
“Sí, imagínate, don Eric y doña Katepagan los gastos y colegiaturas de Darwin y a ellos les ayuda su hija Kate”.
 
-O sea que Kate los ayuda a todos...
“Sí, cada mes les manda dinero”.
 
-¿Y a Vero la apoya?
“Lo desconozco, lo que sí sé es que la casa de Vero se ha vuelto insostenible, ya no le alcanza para pagarles a los empleados, por lo que decidió rentarla y se irá a vivir a un inmueble más pequeño para no verse tan apretada”.
 
-¿Y por qué no se va con sus papás?
“Porque, aunque con don Eric lleva muy buena relación y se quieren mucho, con doña Kate, no es que no se quieran, pero chocan mucho y se enojan fácilmente, entonces, prefiere su espacio y así evitar roces con sus papás”.
 
Darwin, su hijo, hace una año no vive con Verónica del Castillo
 
 
-Pero ha tenido trabajos importantes...
“Sí, ha tenido trabajos estables y bien remunerados, pero gasta más de lo que gana, siempre se ha dado lujos fuera de su alcance y nunca se preocupó por ahorrar. De 2005 a 2006 se fue a vivir a Miami para estar en Primer impacto, fin de semana; un año después regresó como corresponsal especial del mismo programa y duró siete años, de 2007 a 2014. Después, regresó a México como conductora titular de Al extremo, en TV Azteca, de 2014 a 2017, pero desde ese entonces le ha costado conseguir trabajo”.
 
-¿A qué se deberá eso?
“Porque es una mujer con un carácter muy fuerte, se enoja y explota fácilmente, y eso le ha generado problemas constantemente. Lo último que hizo fue una sección en Hoy, pero duró poco. Incluso Darwin va con el psicólogo y a éste le ha dicho que Verónica sufre depresión y trastorno bipolar y que eso complica la convivencia con ella”.
 
-¿Cómo le va con la venta de dióxido de cloro?
“Pues ya sabes, no todas las personas creen en el dióxido de cloro, unas dicen que funciona, otras que no, pero al menos a Verónica le ha dado para sobrevivir durante la pandemia; lo vende desde casa y lo ofrece por ‘Whats’ o redes”.
 
Darwin, su hijo, lleva buena relación con su tía Kate del Castillo
 
 
-¿Es todo el trabajo que hace actualmente?
“También da un tipo de terapia de autoayuda llamada ThetaHealing para quitar barreras que no permiten que se logren tus metas; ojalá que use esa terapia para ella misma y logre salir de este bache”.
 
- ¿El papá de Darwin no le ayuda con los gastos de su hijo?
“Lo que pasa es que su exesposo ya tiene nueva mujer y un hijo; además, hace tiempo Verónica le exigió un millón de pesos porque, según esto, no daba la manutención de su hijo y lo amenazó con que de no cumplir le armaría un problemón, él con tal de llevar la fiesta en paz se lo dio para ayudar a su hijo, pero Darwin nunca vio nada de ese dinero y ahora ya es mayor de edad”.
 
-¿Eso afectó su relación?
“No sé qué tanto los afectó, pero lo que es verdad es que no son una madre e hijo unidos, imagínate que acaba de ser su cumpleaños y él prefirió pasarlo en Miami con su tía que con su mamá”.
 
Darwin vende cigarros electrónicos para ayudarse
 
 
-¿Con Kate es más a fin?
“Así es, ellos se adoran y cada vez que tienen oportunidad de pasar tiempo juntos lo hacen; Kate lo invita a su casa y se desvive por su sobrino, son muy unidos y se nota en sus redes sociales, donde ambos comparten sus buenos momentos”.
 
-Está difícil para Verónica…
“Muy difícil, se le juntó estar casi en bancarrota, la mala relación con su hijo y nada de suerte para el trabajo; que se haga una limpia, la necesita y le urge”, finalizó.
 
Verónica vende dióxido de cloro para costear sus gastos