LogoTVNOTAS
Yordi Rosado.
Espectáculos México
01 de Octubre del 2021 por @TVNotasmx / Foto: IG

Yordi Rosado rogó por su vida en un antro de Culiacán

El conductor de televisión, reveló que estuvo a punto de perder la vida afuera de un antro.
A través del programa de Unicable, 'Miembros al Aire', donde colabora Yordi Rosado, el condcutor reveló que rogó por su vida afuera de un antro de Culiacán, Sinaloa, donde pasó una terrible experiencia. Yordi, de 49 años de edad, sintió que atentarían contra él afuera del lugar.
 
Yordi contó una de las historias más dramáticas de su vida, ya que incluye momentos de mucha tensión para él y las personas que lo acompañaban.
 
Todo comenzó porque un empresario invitó a Yordi a cenar después de una conferencia. Al pricnipio, el presentador no quería ir porque estaba cansado, pero después de unos minutos logró convencerlo para ir a cenar, ya que, de cualquier forma lo iba a hacer en el hotel donde estaba hospedado.
 
 
Ambos llegaron a un antro, donde un chavo empezó a gritarle a la distancia "¡Yordi, eres el mejor!", se acercó y lo abrazó en diversas ocasiones, situación que terminó por incomodar al también locutor, ya que, pensó que estaban burlándose de él.
 
El sujeto se acercó en tres ocasiones a Yordi, cada vez más brusco, pero siempre diciéndole que lo admiraba y que era el mejor de todos. Sin embargo, la última vez que intentó acercarse, el chavo se subió a una silla y le brincó, el conductor logró verlo y se quitó, pero la cosa no se quedó así, pues estaba enojado y terminó por empujar su cara contra el piso. Después de esto llegó la seguridad y sacó al chavo y a sus amigos.
 
El conductor contó todo.
 
Cuando Yordi quería salir del lugar, le informaron que lo estaban esperando los chavos en una camioneta con armas de fuego para arreglar las cosas, ya que había agredido a su amigo.
 
Finalmente, Yordi cruzó la puerta, se hincó y comenzó a pedir perdón por lo que había hecho; después de unos minutos de rogar por su vida y confirmar que se había equivocado, el chavo accedió a perdonarlo y le invitó unas cervezas en la camioneta.
 
Ahora ya se ríe.