LogoTVNOTAS
andrés roemer abuso sexual
Espectáculos México
20 de Febrero del 2021 por @TVNotasmx / Foto: Clasos/ Instagram: @roemerandres/ Twitter: @PeriodistasPUM

Periodista acusa al escritor Andrés Roemer de abuso sexual

Van más de ocho acusaciones en contra de Andrés Roemer. Los testimonios coinciden.
La periodista Monserrat Ortiz acusó de abuso sexual al escritor Andrés Roemer, quien ha sido señalado por el mismo delito por varias mujeres más, incluida la bailarina Itzel Schnaas.
 
De acuerdo con el testimonio de la reportera, conoció al letrado en 2017, cuando ella trabajaba ADN40 (medio de comunicación de TV Azteca) y tuvo que ir a entrevistarlo para escribir una nota sobre el festival Ciudad de las Ideas, cuya organización corría a cargo de Roemer. En ese entonces, Ortiz tenía 23 años.
 
“Ese mismo día me envió una solicitud de amistad en Facebook. Cuando lo acepté, me escribió enseguida para decirme que veía en mí ‘mucho talento’ y tenía unos proyectos donde quizá yo podía colaborar, puntualizó la joven en un comunicado.
 
andrés roemer abuso sexual denuncias
 
 
“Cuando dijo eso me emocioné, no solo porque alguien como él ‘viera mi talento’, sino porque en la empresa me estaban pagando una mi*rda y pensé que quizá trabajando profesionalmente en su proyecto podría tener más ingresos”, destacó.
 
A través de mensajes, Roemer le pidió que se reunieran para conversar y acordaron verse un sábado. Él prometió que pasaría por ella a TV Azteca, pero fue su chofer quien la recogió y la llevó a la casa del escritor, ubicada en la colonia Roma.
 
“Su servidumbre me hizo pasar a la sala principal, el hombre no tardó en presentarse y me llevó a una salita de proyección de películas, pues ‘ahí tenía las reuniones importantes’”.
 
Tras esto, el personal los dejó a solas y comenzó la pesadilla de Monserrat Ortiz. Al principio, la conversación fue sobre las labores de ella. Él preguntó cuánto le pagaban en ADN40 y le prometió que con él podría crecer mucho más.
 
Después, Andrés Roemer comenzó a emitir comentarios incómodos. Le dijo que seguramente llevaba vestido para enseñarle las piernas. La periodista tomó un cojín para cubrirse, él se lo quitó y la empezó a tocar. “Le dije que no, lo empujé. Le dije que quería irme, pero no se detuvo”.
 
andrés roemer abuso sexual mujeres
 
 
Al rechazarlo, Roemer le hizo saber que era amigo de Ricardo Salinas Pliego, dueño de TV Azteca, y que además era accionista de la empresa, por lo que podía hacer que la corrieran si no 'cooperaba'.
 
“Después se empezó a m*sturbar y comenzó el abuso sexual. Cuando terminó me puso enfrente unos 7 mil pesos en efectivo y varios dólares, diciéndome que con eso quería que ‘me comprara un vestido caro’ para volverlo a ver’”, detalló.
 
La reportera preguntó al catedrático por qué no respetaba a su esposa, a lo que él respondió que tenían una relación abierta.
 
“Llegué a mi casa a vomitar. Durante los siguientes meses tuve las crisis de ansiedad más fuertes de mi vida”.
 
Tras la agresión, contó, guardó silencio porque se sentía culpable y por temor a ser despedida. La única que se enteró fue su jefa de ese entonces, a quien le pidió no mandarla a entrevistarlo nuevamente, lo cual no volvió a ocurrir.
 
 
“Quise romper el silencio porque acepté que fui víctima de abuso sexual, tal como las decenas de mujeres que he entrevistado durante mi carrera periodística. Y por fin entendí a quienes no quieren denunciar a sus agresores porque las amenazaron y tienen miedo. Quise romper el pacto patriarcal del que fui cómplice al guardar silencio. Andrés Roemer es un violador”, finalizó.
 
El escrito fue compartido por la cuenta de twitter de la organización Periodistas Unidas Mexicanas, donde se aseguró que el testimonio de la profesional fue compartido de forma anónima hace dos años, pero hasta ahora Monserrat decidió romper el anonimato.
 
En este mismo perfil, se han mostrado ocho denuncias de abuso sexual contra el invetigador, incluidas la de la reportera y la de Itzel Schnaas, quien habló de su experiencia en un reciente video. En suma, Ortiz expuso en su cuenta otros cuatro casos de mujeres que le escribieron en privado para contarle casos similares al suyo vividos con Roemer.
 
Cabe decir que los testimonios coinciden. El escritor las invita a salir bajo promesas de empleo, las cita en su casa, las toca, se m*sturba frente a ellas, les da dinero y les pide que la próxima vez que se vean usen ropa que hayan comprado con la cantidad que les dio.